Lie – Capítulo 2

Mientras sigo con Influencer, os dejo la continuación de este fic de T-ara ^.^ Aunque sé que he tardado un poco en publicarla -.-‘

Espero que os vaya gustando el desarrollo de la historia =3

————————————————————————————————————————————-

He empezado a adaptarme a la rutina. HyoMin ha empezado a venir más seguido con nosotras. Solemos vernos en la estación para ir a la universidad, pero no vuelve con nosotras. También se ha vuelto diferente la relación entre JiYeon y yo.

El tren de vuelta se detiene delante de nosotras y JiYeon me sujeta la mano y me pone detrás suyo. Entramos y me guía hasta un asiento libre.

-¿No te sientas? -le pregunto al notar que se ha parado delante de mí.

-No quedan sitios, pero no pasa nada. -me responde cogiéndome de la mano.

-Pero hace nada has dicho que estabas cansada. -me siento culpable por tener que ocupar yo ese sitio -Ven. -tiro de ella para acercarla a mí -Siéntate aquí. -le indico mis piernas con la mano libre.

-Que va, no. -intenta retroceder, pero se lo impido al tener sujeta su mano -Vale. -desiste -Pero lo justo sería que fuese del revés. -me dice intentando que me levante.

-No, porque así me proteges de los posibles golpes. -bromeo haciendo fuerza para que no pueda levantarme.

-Vale, vale, tú ganas. -suspira.

Siento como lentamente va sentándose sobre mis piernas, y su calor corporal cerca que mí. Sin poderlo evitar, cuando ya está completamente sentada, le abrazo y apoyo la cabeza en su espalda. Ella parece sorprenderse, pero al instante se relaja y sujeta mis manos.

Es tan cálida y agradable. Se está tan bien. Llegamos a nuestra parada de esta manera, en silencio. Ella se levanta, sin soltar mis manos, y me guía hasta la puerta. Bajamos del tren y seguimos en silencio hasta salir de la estación. Me aferro a su brazo, con seguridad, mientras siento los rayos de sol en el rostro. JiYeon parece tensarse, pero al momento siento que acaricia mis manos.

-EunJung, quiero hablar contigo. -detiene el paso -Vamos a sentarnos. -su tono es apagado, diferente al que suele usar conmigo.

Le sigo en silencio, hasta un banco, y nos sentamos.

-Hay algo que no te he contado… -oigo que habla sin mirarme, ya que su voz se pierde hacia delante -Te he mentido respecto a HyoMin.

Me giro hacia ella, esperando a que siga hablando, curiosa por saber qué es lo que me tiene que contar, pero en ningún momento sin dejar de sentirme cómoda a su lado a pesar de sus palabras.

-HyoMin y yo nos conocemos de antes de entrar en la universidad. -dice casi en un murmuro.

El silencio le sigue a la frase. Me quedo callada, esperando a que siga, sin saber que camino va tomar la conversación. Es verdad que sentí algo extraño cuando nos encontramos con ella el primer día, pero parecía que no se conocían… Ellas se presentaron como dos desconocidas…

-Tuvimos una relación… -sigue hablando sin mirarme, y su voz suena oscura.

-Una relación… -repito sus palabras, asimilando su significado -¿Quieres decir… ?

-Mh. -musita -Fue durante el último verano que fui con mis padres de viaje. -su voz suena dolida, imagino que puede estar llorando.

Para comprobarlo, con algo de temor, llevo mis manos a sus mejillas, húmedas por las lágrimas. Le acaricio las mejillas con el pulgar, intentando limpiar las gotas de tristeza que cubren su rostro.

-Y aparece ahora… -interrumpe la frase, dejándola sin terminar, abrazándome.

-¿Te sigue gustando? -le pregunto, sintiendo que me tiemblan las manos que rodean su cuerpo.

Ella asiente, sin salir de su refugio entre mis brazos.

-¿Y por qué no habláis? -intento entender la situación y animarle al mismo tiempo.

-Prometimos que esa relación se quedaría allí. -responde ya más tranquila.

No sé qué decir ni qué hacer. Me limito a seguir cobijándole entre mis brazos.

-También… -empieza a hablar, sujetándose a mi brazo.

-¿Qué pasa? -le pregunto al ver que no va a seguir.

-Nada, déjalo. -empieza a relajarse -Te lo diré más adelante…

-Vale, no pasa nada. -le acaricio la cabeza -No tienes por que obligarte a contármelo.

-Gracias. -dice ya más tranquila -Por eso me gusta estar a tu lado.

Un corriente de algo se adentra en mi pecho, dejándome sin aliento, deteniendo mi corazón. ¿Qué me pasa?

En ese momento se separa de mi. Entre mis brazos, ahora, siento vacío, soledad. Compruebo que mi corazón sigue latiendo, pero mi respiración sigue alterada.

-¿Te encuentras bien? -me pregunta con notable preocupación en su voz -EunJung.

-Creo que es por el calor. -intento tranquilizarme.

-Vamos a un sitio con sombra. -me sujeta del brazo para ayudarme a ponerme de pie.

Siento el cambio de temperatura al llegar a la sombra, incluso el fresco de alguna fuente cercana.  

-Espera aquí, voy a mojar el pañuelo.

¿Qué me está pasando? ¿Por qué me siento así de repente? Nunca me había pasado. Puede que sea por estar demasiado tiempo bajo el sol. Pero el abrazo… Siento como se instala un nudo en mi garganta, que me da ganas de llorar. Hago lo posible para no hacerlo, pero enseguida siento como las lágrimas se deslizan por mis mejillas.

Entonces, unos brazos rodean mi cintura, y dejan la cabeza posada en mi hombro. Por el olor, sé enseguida que se trata de JiYeon. Simplemente me abraza, no dice nada, para que pueda llorar tranquila.

-¿Quieres quedarte en mi casa a dormir? -me susurra al oído, sin cambiar de posición.

Asiento y me aferro a sus brazos.

 

Estamos en la cama. Estar en su casa me ha hecho sentirme mejor, recordar cuando éramos pequeñas y corríamos entre esas paredes. Al acostarnos, el silencio lo ha hecho con nosotras. A pesar del tiempo que nos conocemos, hay incomodidad entre nosotras.

Me acuesto boca arriba, asimilando todo lo que ha pasado hoy, cómo se puede sentir JiYeon y lo que me ha pasado. JiYeon se mueve, siento que se acerca y, con ella, su calor. Me abraza y posa la cabeza en mi pecho. Por inercia, le devuelvo el abrazo, sintiendo directamente su piel. La curiosidad y el pensamiento de que puede estar desnuda a mi lado hacen que deslice mis manos por su espalda, afirmando mis pensamientos.

-Espero que no te importe. -susurra para no romper de forma brusca la calma de la habitación -Hace tiempo que duermo así y ahora me parece molesto el pijama.

Trago saliva y niego con la cabeza.

Una caricia en mi brazo me pone alerta. Analizo su procedencia y descubro que es ella.

-Echaba de menos esto… -dice sin dejar de acariciar mi brazo.

Me quedo en blanco, no sé qué respuesta sería la adecuada.

-Ha pasado bastante tiempo… -le respondo, devolviéndole la caricia en la espada.

Siento que se estremece y suelta una ligera risa al pasar por su costado.

-Me has hecho cosquillas. -me dice divertida, incorporándose un poco.

Con la otra mano, sigo el recorrido de su brazo hasta su rostro, para saber dónde está. Está cerca, pero no me parece molesto, lo encuentro normal por la situación.

Siento que me acaricia la frente, pasando por la mejilla, hasta detrás de la oreja, supongo que para apartar un mechón de pelo y, como su cuerpo se posa más sobre mío.

-Es una imagen muy bonita. -me sorprende su voz -Verte desde aquí. -me acaricia la mejilla con el pulgar.

-Seguro que mi punto de vista es más hermoso. -le digo al imaginarla sobre mí, con el cabello cayendo con gracia para enmarcar su rostro que, seguramente, está sonriendo, iluminada por la escasa luz que entra por la ventana.

-Si pudieses verme no dirías lo mismo. -me acaricia el cabello.

-Siempre me has parecido hermosa. -recorro su rostro, con la llena de los dedos, para poder saber cómo es -Y seguro que ahora lo eres más.

No responde. Empiezo a pensar que le ha incomodado mi comentario, pero no se aparta de encima de mí. En ese momento posa la mano en mi mejilla y, con el pulgar, realiza una sutil caricia en mis labios.

Inconscientemente los entreabro, y mi cuerpo empieza a sentirse extraño. En la cama hace más calor y me siento algo inquieta. No sé si es por la caricia o por la situación, siento deseo de besarla. Para apartar esa idea y calmar ese deseo, me muerdo el labio inferior.

Al liberar mi labio de entre los dientes, siento como otros se posan sobre los míos. Es una sensación tan agradable y yo me siento tan inexperta… Le respondo al beso antes de que se aparte y ella profundiza más. Me dejo llevar por sus labios y llevo las manos a su cintura.

El beso dura poco. Cuando separa los labios de los míos, ella también se aleja.

-Buenas noches. -susurra acomodándose nuevamente sobre mi pecho.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Advertisements
Posted in Fanfics, K-Pop Fanfics, T-ara Fanfics | Tagged , , | Leave a comment

Amistad Enemiga 8/?

——AKB48/ E-Girls/ Nogizaka46

Casa de Mayu. La propietaria no está sola, Jurina le acompaña. Ambas están acostadas en la cama, sobre las sábanas, abrazadas. Jurina tiene la cabeza apoyada en el hombro de Mayu.

-Si ha sido muy duro le puedo decir a Takahashi-san que no vuelva a mandarte algo así.- le dice Mayu un poco seria- No puedes dejar que se aproveche de ti así.

-No se aprovecha.- le interrumpe- Siempre me pregunta si me parece bien o si quiero hacerlo.

-Ya… Pero aun así…- respira hondo- No sueles salir bien de todo esto. Terminas teniendo pesadillas.

-Sabes que muchas de las pesadillas son mías.- vuelve a interrumpirle- En su caso, el de Yurino-san, es algo bastante más fuerte.- vuelve a respirar hondo- Y no solo le afecta a ella. Hay alguien más como ella, y no me refiero a especie.

-¿Quién?- pregunta Mayu un poco preocupada.

-No sé si debería decírtelo.- retira la mirada- Takahashi-san me dijo que no lo contase.

-¿Por? ¿Tan grave es?- se incorpora haciendo que Jurina también lo haga.

-Un poco.- suspira- Y ninguna de las dos parece que lo sabe.

——–

Cafetería de Karen. 10:30. Yurino entra y se sienta en una de las mesas vacías. Karen, al tener todas las mesas servidas, se sienta con ella.

-Buenos días.- le saluda con naturalidad.

-Bu-buenos días.- le responde un poco nerviosa.

-¿Cómo es que no te has acercado a la barra?- le pregunta fingiendo tristeza.

-¿Cómo puedes actuar como si nada?- le pregunta sonrojándose.

-¿No debería?- le pregunta apoyándose en el respaldo.

-Después de lo que pasó…- retira la mirada más sonrojada- Yo…

-¿No te parece bien?- le pregunta seria- Pensaba que…

-No es que no quiera pero…- respira hondo y le mira a los ojos- no sé si podemos…

-¿Por qué?- le coge de la mano- ¿Es por lo que eres?- al ver que no dice nada sigue- Sabes que con las vampiresas es más complicado y muchas tienen pareja.

-Ya pero…- suspira- No sé si mi caso es igual. Te hice daño…- le dice al ver que lleva manga larga.

-De por sí eres más grande que yo, me hubieses podido hacer daño igual.- le coge de la mano- Y no me lo hiciste.

-¿Y las marcas?- le señala los brazos.

-Tener marcas no quiere decir que me hicieras daño. En ese momento no sentí dolor.

-Si solo con un beso te hice eso, ¿qué pasará cuando…?- se sonroja más.

-No lo sabremos hasta que pase.

——-

Casa de Kumi. Está tumbada en la cama, boca arriba, pensativa.

-¿Por qué no quiso explicármelo?- se pregunta a sí misma- Ella sabe que he estado trabajando para una vampiresa incluso antes de dejar de trabajar para ella, ¿por qué no me comentó nada? ¿De qué tiene miedo? Ella sabe que no le dije el nombre porque no hay que desvelar la identidad de ellas…

Suena el timbre. Mira la hora sorprendida antes de levantarse para ir a abrir.

-Minarun…- se sorprende al verle.

-Siento que te debo una explicación.- le interrumpe- ¿Puedo pasar?- le pregunta algo nerviosa.

-Claro.- se aparta para dejarle pasar.

-Antes que empieces a preguntar,- dice Mina sentándose en la silla- te lo voy a contar. ¿Qué sabes de la familia Yokoyama?

-No sé mucho de su vida.- le responde- Solo sé que no es una de las familias de más alto linaje.

-Su familia perdió su linaje antes de la caza de licántropos.- sigue Mina- Una de las ramas se mezcló con ellos. Sabes que los hombres no son vampiros igual que las mujeres no son licántropos, ¿verdad?

-Solo sabía algo de la parte de los vampiros. No sabía que existían los licántropos…- le dice un poco nerviosa.

-Un hombre, un descendiente Yokoyama se enamoró de una descendiente licántropa.- respira hondo- Como ninguno de los dos tenía rasgos de no ser humanos no se dieron cuenta…

——-

Bar de Minami.

-Ninguna de las dos familias aprobó su relación por lo que se formó un enfrentamiento.- sigue contando Jurina- Los vampiros terminaron con ellos, con la familia de Yurino-san… Pude ver también que se cambiaron los apellidos y vivieron escondiéndose hasta que encontraron a alguien que les ayudó.

-Entonces, ¿no es su apellido real?- se sorprende Minami- ¿Y ella ha vivido todo eso?

-No estoy segura que todos los recuerdos fuesen suyos. Sé que hay recuerdos de alguien más.- le responde- Y creo que son de Yokoyama-san.

——-

Casa de Kumi.

-Soy la única que sigue viviendo bajo el apellido Oba, todos los demás desaparecieron…- termina de contar Mina.

-¿Eres descendiente de licántropos?- se sorprende.

-Sí.- asiente en voz baja- Y, como te he dicho, nosotras no nos transformamos. Seguramente quede algún hombre lobo pero no será de mi familia.- se le llenan los ojos de lágrimas.

-¿Por qué no me lo has contado antes?- se acerca a ella y le abraza.

-Desde pequeña siempre te enseñan que te has de ocultar…- le responde.

-Sabes que puedes confiar en mí.- le abraza con más fuerza.

—–

Bar de Minami. Jurina ya se ha ido. Minami está sentada, pensativa, analizando toda la información.

-¿Yurino es descendencia de las Yokoyama?

—–

Casa de Yuki. La única que va por la casa es Haruna al ser todavía por la tarde. Después de arreglar la compra mira la hora.

-Será hora de despertarla.- dice animándose.

Sube las escaleras y abre la puerta de la habitación poco a poco. Al ver que Yuki sigue dormida entra evitando hacer ruido.

-Yuki.- le susurra al oído- Yuki.- sigue al ver que reacciona- ¿Puedo estar un ratito contigo?

Yuki le deja hueco en la cama como respuesta. Haruna se tumba a su lado y le abraza por la espalda.

-Yuki.- le acaricia la oreja con la nariz- ¿Vas a seguir durmiendo?- le besa el cuello, bajando al hombro- Yuki.- le acaricia el brazo rozándole un poco el pecho- ¿Duermes?

Yuki se gira hacia ella haciendo que quede bajo.

-¿Has venido a buscarme?- le pregunta mordiéndole la oreja- Porque si no lo has hecho me vas a tener igual.- le besa de forma hambrienta.

——

Reina sale de casa mirando el último mensaje de Rina. Suspira y se dirige hacia la discoteca.

Al llegar al callejón ve que Anna está parada delante de la puerta.

Konbanwa.- le saluda Reina con suavidad.

Konbanwa.- le devuelve el saludo Anna un poco nerviosa.

-Pensaba que no volverías.- le confiesa Reina- ¿Entramos juntas?- le pregunta al ver que no le va a responder.

Ambas entran. Reina es saludada por las trabajadoras mientras se hace hueco entre la multitud.

-¿Quieres beber algo?- sigue preguntando Reina. Al ver que sigue sin respuesta pide lo mismo para las dos- ¿Te encuentras mejor?- se atreve a preguntar cuando ya tienen las bebidas delante.

-Si te soy sincera, no.- suspira- Sigo igual de cansada y sin poder dormir lo que quiero. No quiero cambiar mi horario porque el de noche no me gusta pero seguir como ahora terminará conmigo…- vuelve a suspirar.

-¿Has hablado con Takahashi-san?- le pregunta con algo de temor.

-No quiero preocuparle.- le responde mirando la copa que tiene delante- Además, está Yokoyama-san… Si hago que nee-chan trabaje por la mañana no podrán verse. Yo no podría ver a Rii-chan…

-No es nada fácil.- suspira ahora Reina- Pero estaría bien intentar encontrar una solución. No solo por estar con Rina-san, sino para que puedas estar bien. Lo primero es eso.

-¿Y qué hago?

-¿Sabes el tiempo que puedo pasar con Shuuka?- le pregunta muy tranquila- El ratito que vengo aquí y cuando dormimos juntas.- le responde- Después nos vemos cuando anochece los días que no trabaja. Sé que es poco tiempo pero, si no lo hacemos así, no estaríamos bien ninguna de las dos.

Anna suspira y retira la mirada de la de Reina. Se centra en el movimiento de sus dedos acariciando la copa.

-Puede que tengas razón.- rompe el silencio entre las dos- Debería hablar con nee-chan.

——

Bar de Minami. 2:30. El ambiente está muy animado al estar el bar abarrotado. Dos de las jóvenes vampiresas bailan en mitad de la pista.

-¿Tomamos algo?- le pregunta Juri a Mako.

-Vale.- responde dejando de bailar- Estoy sedienta.- le sonríe al ver que le ofrece la mano para dirigirle a la barra.

-¿Qué os pongo?- pregunta Minami animada de verles.

-Algo suave.- responde primero Mako.

-Lo mismo.- sigue Juri- Parecía que no pero las dos solas también nos lo pasamos bien.- le comenta a Mako al alegarse Minami.

-La compañía también es buena.- le sonríe.

-Esto ya está muy lleno.- cambia de tema mirando la pista- No podremos volver donde estábamos. ¿Te apetece dar una vuelta cuando nos terminemos la bebida?- le pregunta un poco nerviosa.

-Claro.- le responde ampliando su sonrisa.

—–

Pub de Reika. El local se encuentra en su máxima capacidad. Las camareras ya no tienen tiempo de descanso. Nanase está sentada en una mesa, sola, viendo el ir y venir de Mai. Reika, al ver a su zona servida, se acerca a hablarle.

-¿Puedo sentarme?- le pregunta sujetando la silla por el respaldo. Nanase le asiente para no gritar por la música- ¿Cómo te encuentras?- le pregunta acercando la silla para poder hablar más cómoda.

-Ya está todo arreglado.- le responde un poco sonrojada- Ahora ya está todo claro.- añade.

-¿Has hablado con Shiraishi-san? Le tenías preocupada.

Nanase vuelve a asentir.

-Bueno…- se levanta- Voy a seguir con mi trabajo. Disfruta de la noche.- le dice antes de alejarse.

Se dirige hacia su zona, acercándose a Yumi para poder “chocar” con ella.

-Lo siento.- se disculpa Yumi.

-¿Te quedas más tarde esta noche?- le pregunta intentando sonar seria- Seguramente termine tarde.- sigue con un tono algo infantil.

-Me esperaré todo lo que haga falta.- le guiña antes de seguir repartiendo copas.

—–Fin del Capítulo

Posted in AKB48 Fanfics, E-Girls Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics, Nogizaka46 Fanfics | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment

Juujun’na Slave [RenAirin]

Y aquí sigue la publicación de los Juujun’na Slave hasta llegas a los 48 que tengo pensado ^.^ Este es el que hace 21!!! Recuerdo que se recogen sujerencias para ayudar a llegar al objetivo =3

Espero que os guste!!! ^.^

————————————————————————————————————————————-

Su recuerdo me tortura entre las paredes de la habitación, las cuales guardan en completo secreto susurros de amor y gemidos de pasión; entre las sábanas, testigos de noches en vela y caricias incontroladas.

Me dejo caer sobre la cama, sola. El recuerdo de sus labios sobre los míos me causa una corriente eléctrica que recorre cada fibra de mi cuerpo. Su dedos sobre mi piel la erizan en su totalidad. La cálida brisa de su aliento, al suspirar o susurrar en mi oído, avivan la llama que hay en mi interior.

Esa noche se ha convertido en la opresora, anulando todas las que han venido hasta el momento. Era una cita doble, con el amigo de mi novio. Él, muy simpático, y su novia, Rena, muy educada, hermosa… Y en la cena fue donde empezó todo.

Ellos hablaban de sus trabajos, nosotras… nos miramos y nuestras miradas conectaron. Su mirada, fija en la mía, cual felina, me hacía vibrar, ser torpe. Esa torpeza me tiró la bebida encima, por lo que tuve que ir al baño.

-¿Necesitas ayuda? -me preguntó Rena, apareciendo por la puerta, lentamente.

-No creo que la mancha se vaya. -dejé el trapo en la pila, molesta conmigo por haber estropeado los pantalones.

Rena se acercó, tanto que pegó su cuerpo al mío y pude sentir su aliento sobre mis labios. Mi cuerpo se tensó, y cuando se separó me di cuenta de que le quería cerca.

Con el trapo en la mano, motivo por el que se había acercado, se agachó e intentó quitar, sin éxito la mancha.

-Déjalo… -toqué su hombro para que se levantara -Me cambiaré antes de ir a la fiesta.

-Te puedo llevar ahora, para que no estés incómoda. -saca las llaves del bolso y me las muestra.

Miré hacia la puerta del baño, con duda, seguidamente las llaves y la mancha en mi ropa. Después me centré en sus labios, los cuales me invitaban con una sonrisa.

-Vamos. -me decidí, dirigiéndome a la puerta del baño. Rena me seguía, y antes de poder salir del baño, me detuvo, sujetándome la mano. Me giré, encontrándome con su mirada felina clavada en mi.

-Yo avisaré de que nos vamos, y salimos con discreción para que la gente no se fije en la mancha. -sentí como me acariciaba la muñeca con el pulga -Y cogeré los bolsos. -se acercó, para darme un beso en la mejilla, pero mi cuerpo actuó solo y giró mi rostro para que nuestros labios se encontraran.

Ella no se apartó, al contrario de lo que podría haber sucedido en otra situación, me respondió al beso.

La puerta del baño se abrió, causando que nos separáramos rápidamente. Su mirada irradiaba deseo, y sus movimientos, elegantes, hacia nuestra mesa, sensualidad. Seguía sus​ movimientos, casi sin disimularlo, mientras salía del restaurante.

En el coche, hasta mi casa, nuestras manos se rozaban, buscando el contacto en el volante, o en cambio de marchas. A cada contacto que hacían nuestras manos sentía que me cambiaba el ritmo del corazón y se me alteraba la respiración. Tenía la sensación de que, solo con el roce de nuestras manos, la temperatura dentro del coche había aumentado.

Paramos en mi casa, justo en la puerta. Bajamos del automóvil, en silencio, mientras nuestras miradas deseosas se buscaban. Su mirada detenía mis funciones vitales, dejándome desarmada e indefensa ante ella. Nunca había sentido algo así, tan sensual, misterioso, sexy…

Abrí la puerta de casa, y al instante en que la puerta se cerró, sus labios buscaron los míos, conteniendo todo el deseo para que el beso fuera delicado. Respondí al beso inmediatamente, pero mi cuerpo tenía hambre de ella, y ese beso no lo saciaba, así que profundicé el beso, analizando su cuerpo con mis manos, mientras ella hacía lo mismo con el mío.

Deslicé mis labios a su cuello, causando que un pequeño gemido escapase de sus labios, mientras mis manos buscaban el final de su blusa para encontrarse con su piel. Al principio acariciaba su piel bajo la ropa, pero mis ojos buscaban contemplar su cuerpo y sentirlo sin ropa, por lo que llevé mis dedos hacia los botones, mientras mantenía la mirada fija en la suya, describiéndonos lo que deseábamos de la otra.

Despojada de su blusa, la guié hacia la habitación, dándole besos en los labios mientras me deshacía de su sostén. Cuidadosamente nos acostamos en la cama, quedando yo a horcajadas sobre sus caderas. Ella aprovechó ese pequeño momento de pausa para quitarme la camiseta.

Y entonces fue cuando pude contemplar su hermoso torso desnudo. Llevé los dedos a sus labios, deseándolos con una sutil caricia. Ella cerró los ojos y suspiró. Bajé hasta su barbilla, siguiendo el contorno de su mandíbula, perfectamente delineada, hasta el cuello. Sentí envidia de mi dedos y mis labios empezaron a trazar el mismo recorrido con besos, caricias con la lengua y pequeños toques con los dientes queriendo saborearla. Deslicé los dedos desde su mentón, en forma descendente, entre sus pechos, pasando por su ombligo, hasta el principio del pantalón, para desabrocharlo. Seguidamente realicé ese trayecto con mis labios.

Era tan hermoso el contoneo de su cuerpo al contacto con mis labios, fusionado con el sonido de sus suspiros y gemidos contenidos, que me volví esclava de las sensaciones que me causaba.

Dejaba a mis manos explorar a merced su cuerpo, desde su pecho a su cintura, espalda, piernas, con caricias, intentando retener su contacto cerrando el puño para agarrar su cuerpo; mientras que con besos saboreaba su parte más privada. Le provocaba llevando mis labios a sus muslos y la entrepierna, desviando mi atención de donde ella quería que la tuviera.

-Vamos, por favor. -gimió al ver que no llegaba a hacer contacto directo en su placer.

Hice caso, como si esperase a que me lo pidiera. Sentía sus manos aferrarse a mi cabello, con indecisión, hasta que tiró de él para centrar ahora la atención a sus labios. La sentía inexperta. Sus manos me apartaban y me atraían a la vez. Me cedía paso a su cuerpo y me lo cerraba.

Mirándole fijamente a los ojos, trasmitiéndole seguridad con la mirada, levanté sus manos por encima de la cabeza y las sujeté con una sola mano.

-Confía en mí. -le susurré al oído, antes de besarle en el cuello y deslizar mi mano libre por su entrepierna.

Estaba mojada, por los intentos de darle placer, y me encantaba. Suspiré al sentirla de esa manera y ella al sentir mis dedos. Le acaricié, asegurándome de que no rechazara también ese contacto. El contoneo de su cuerpo, el como se mordía el labio y se aferraba a mi cuerpo, me decían que le gustaba lo que estaba haciendo, así que entré en ella.

Su manos aferrándose a mi espalda, sus dedos enredándose en mi cabello, sus gemidos cerca de mi oído, el sabor de su piel, los suspiros, la pasión y el deseo, me siguen por las noches en sueños, en recuerdos cuando entro en la habitación y me acuesto en la cama, aunque al otro lado esté él.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics | Tagged , , | 2 Comments

Influencer 4th Night

Querid@s lecotres!!! Aquí está la actualización de este fic del grupo Nogizaka46!!! ^.^

Vamos cambiando los personajes, pero siguiendo la misma trama =3

Espero que os guste!!! Disfrútenlo!!!! ^.^

—————————————————————————————————————————————

Ikoma Rina

Es una mañana tranquila. Como todos los días, Rina levanta la persiana del bar y prepara el lugar para la llegada de los clientes. Cuando se encuentra en el almacén, buscando la leche, para los desayunos, llega Nanase, con el aspecto algo cansado.

-Buenos días. -le saluda entrando al almacén.

Rina se asusta por escuchar a su amiga de repente, y se gira, hacia ella ya con los cartones de leche en las manos.

-Buenos días. -le devuelve el saludo con una sonrisa -¿Qué tal la noche? -le pregunta saliendo.

Nanase le sigue, en silencio, ya que se encuentra pensativa.

-Diferente… -responde mientras sus mejillas toman un color rojizo.

Este hecho pasa desapercibido por Rina, que va delante. Una vez llega detrás de la barra, si gira hacia ella para poder verle.

-Si te sientes cansada, puedes quedarte en casa. -le dice analizando su estado de ánimo.

-No, que va. -niega con las manos, mientras vuelve a sonrojarse -Si me siento bien.

-¿Segura? -se acerca a ella para posar la mano en su frente -Estás roja.

Nanase desvía la mirada al suelo.

Rina, al ver el cambio de actitud, aparta la mano de su frente con algo de duda.

-Voy a girar el cartel de la puerta. -le dice sintiendo como se desvanece su estado de ánimo, dejando a Nanase sola detrás de la barra.

Cuando llega a la puerta, suspira, mirando el cartel con algo de pesar, antes de girarlo para abrir definitivamente el local.

 

Las horas transcurren con normalidad, los clientes habituales llegan a la hora de siempre y los nuevos tantean el lugar. Una clienta nueva entra y se dirige a la barra. Rina termina de preparar un pedido para una mesa y se acerca a atenderla.

-Buenas, ¿qué le sirvo? -le pregunta con una sonrisa.

La chica desvía la mirada de su móvil y la centra en la gerente del local.

-Un zumo de piña. -le responde mirándole fijamente.

Rina se queda un instante absorta en su mirada antes de servirle la bebida.

-Perdone. -la chica evita que se aleje al ver que ya tiene la bebida delante.

-Dígame. -se detiene sin quitar la sonrisa de su rostro.

-¿Este bar es el Influencer? -le pregunta analizando el local.

-Sí, es este. -le responde extrañada por la pregunta.

-Muchas gracias. -vuelve a centrar la mirada en el móvil.

Rina sigue sirviendo las copas y preparando los pedidos, sin apartar su atención de la chica.

En ese momento, otra chica entra y se sienta al lado de la primera.

-Hola Yurina. -le saluda -¿Has esperado mucho?

-No que va…

-Buenas. -Rina les interrumpe, para atender a la recién llegada -¿Le sirvo algo?

-Un Gintonic, por favor. -le muestra una sonrisa embelesadora.

-Perdone, me podría enseñar su DNI. -le dice intentando averiguar la edad de la chica.

-Tengo la edad, pero entiendo que está haciendo su trabajo. -le dice buscando en su bolso -Aquí tiene.

Rina analiza el año de nacimiento y después a la nueva clienta.

-Ahora le sirvo la copa, Nagahama-san. -se aleja, sin dejar de analizarla, ya que no le parece que sea mayor de edad.

Cuando deja la copa delante de Neru, Nanase pasa por su lado.

-Nanase. -le llama en voz baja.

Nanase se detiene, con una sonrisa, pero extrañada de que use el tono de voz que usan para hablar de algún cliente.

-¿Te parece que esa chica tiene edad para beber? -habla de espaldas a ella, haciendo un gesto de cabeza para señalarla.

Nanase le mira, analiza la interacción entre ambas y las bebidas de cada una, y sorprendida, se encoge de hombros.

-¿Le has pedido el DNI? -le pregunta con el mismo tono.

Rina asiente y Nanase le hace un gesto para que se relaje.

-Perdona. -les llama Neru.

Se acerca Rina, ya que son sus clientes.

-Cóbrate. -la chica le tiene un billete de cincuenta, sin siquiera preguntar que cuesta todo.

Nanase observa la escena, sorprendida, mientras Rina le muestra, con disimulo el billete.

-Creo que le he visto antes. -mira la hora en el reloj de la pared -Creo que trabaja con Shiraishi-san. -le explica mientras Rina busca cambio para cobrar las bebidas.

-¿¡Esa chica trabaja en un bar!? -le pregunta más sorprendida, sin elevar el tono de voz.

Nanase asiente en señal afirmativa, situando a la chica en el otro local.

-Y ahora se irá a trabajar. -vuelve a comprobar la hora.

Rina también mira la hora, contando cuánto les queda para cerrar, mientras Nanase se aleja a atender mesas y ella le da las vueltas a Neru.

-Muchas gracias. -le dice cogiendo el dinero -Espera. -impide que se aleje, sujetándole por la muñeca -Esto para ti. -le deja cinco euros en la mano, mirándole fijamente a los ojos con una sonrisa que muestra seguridad.

-Es mucho dinero. -le dice Rina poniéndose nerviosa, queriendo devolverlo.

-Si me pareciese excesivo no te lo hubiese dado. -le giña un ojo, levantándose del taburete, junto con Yurina.

-Muchas gracias. -le hace una reverencia bastante prolongada.

Yui pasa por su lado, mirándole extrañada, y seguidamente a las clientas.

-¿Qué ha pasado? -le pregunta cuando Rina deja de hacer la reverencia.

-Han dejado mucha propina. -le muestra el billete.

-Ella también trabaja en la hostelería. -le dice algo incómoda, siguiendo su camino.

-Eso me habían dicho… -murmura para si misma, mirando la hora -¿Por qué vienen a este bar? -se pregunta extrañada, empezando a limpiar copar para apresurar el cierre.

-Nanase. -le llama al ver que se ha quedado libre. Nanase se acerca a ella, con su habitual sonrisa -¿Quieres que vayamos… al bar ese de tu amiga…? -le pregunta con duda -Tengo curiosidad por saber que tipo de local es.

-Vale. -le muestra una sonrisa -¿Se lo digo a Imaizumi-san?

-Sí quiere venir, hoy invito yo. -le muestra una sonrisa, mientras sigue limpianado.

Cuando Nanase se aleja, vuelve a mirar la hora y suspira.

-¿Qué tipo de local será para ganar tanto dinero, y por qué vienen aquí? -se pregunta cerrando el lavavajillas.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Posted in Fanfics, J-Pop Fanfics, Nogizaka46 Fanfics | Tagged , , , | 4 Comments

Infulencer 3rd Night

No me había olvidado de este fic, tranquil@s ^.^ Es solo que no he tenido tiempo de escribir, pero ya está aquí la continuación =3

Espero que os vaya gustando la trama y el grupo, así como los personajes y las parejas que se pueden deducir que aparecerán ^.^


Matsumura Sayuri

 

La noche sigue su ritmo habitual. Las chicas van de un lado a otro a atender a sus clientes, la mayoría hombres. Mientras su cliente paga, Sayuri se levanta del sofá y se aleja del lugar, hasta los vestuarios. Entra y cierra la puerta.

-Qué pesado. -suspira dirigiéndose al lavabo.

Se mira al espejo, lavándose las manos. Al terminar, se refresca la nuca y vuelve al trabajo.

-¿Dónde estará Mai? -mira hacia las mesas donde suele estar.

Al encontrarle intenta averiguar qué tipo de cliente atiende.

-¿Es una mujer? -se extraña, acercándose disimuladamente.

La chica le parece joven para estar en un lugar así. Analiza la interacción entre ambas. Mai ha conseguido que Nanase se relaje. Ambas charlan animadas mientras toman una copa.

Sayuri ha detenido el paso, observando a la pareja. Le parece extraño ver tanta naturalidad entre ellas, tanta cercanía, sonrisas…

-Matsumura-san. -escucha que le llaman.

Se gira con una sonrisa, ya que sigue trabajando, pero siente que no le apetece sonreír en ese momento.

-A la mesa 4. -le dice Reika, indicando con la mirada al cliente que espera en la mesa.

-Entendido. -con una ligera reverencia, se despide y sigue con su trabajo.

 

El local ya ha cerrado. Las chicas están en los vestuarios, cambiándose de ropa para salir a la calle. Sayuri está sentada en un banco quitándose los zapatos. Al encontrarse completamente descalza, se relaja. En ese momento siente unos brazos rodear su cintura.

-¿Estás bien? -escucha la voz de Mai mientras apoya la cabeza en su hombro.

-¿Por qué no iba a estarlo? -se gira hacia ella con una sonrisa.

-Pareces distante. -suelta la cintura de su amiga y se sienta a su lado para quitarse los zapatos.

-Uno de los clientes​ ha sido muy pesado. -su expresión se torna triste y vuelve a suspirar.

Mai se lanza sobre ella y le vuelve a abrazar.

-Ya hemos terminado. -intenta animarle sin dejar de abrazarla -No tienes que volver a verle. -se separa un poco de ella para mirarle a los ojos -Podemos ir juntas, si tienes miedo. -le acaricia los brazos.

-Gracias. -le muestra una sonrisa triste.

-No tienes que darlas. -le sujeta ambas mejillas -Ayudame con la cremallera. -se levanta, dándole la espalda, donde está la cremallera del vestido.

Sayuri cierra los ojos y respira profundamente antes de ayudarle. Lentamente lleva las manos a la cremallera, y con cuidado, empieza a bajarla. A medida que la cremallera desciende, empieza a descubrir la piel de la espalda. Sayuri vuelve a cerrar los ojos, hasta terminar de desabrochar el vestido.

-Gracias. -la voz de Mai le devuelve a la realidad y abre los ojos, encontrándose con el torso de su amiga desnudo, mientras el vestido sigue cayendo al suelo.

Matsumura se gira, rápidamente, intentando no fijarse, de más, en el cuerpo de su compañera, y sigue cambiándose de ropa.

 

Las calles de Ginza se encuentran prácticamente solitarias. Las trabajadoras del local van abandonando el grupo a medida que llegan a la calle que les toca o a su casa. Las siguientes en abandonar el grupo son Sayuri y Mai. Al quedarse a solas siguen su camino en silencio.

-Me ha parecido a mi, -rompe el silencio Sayuri -o esta noche has tenido una cliente mujer. -le dice con picardía.

-No esperaba encontrarme con ella. -le responde pensativa.

-¿Ya os conocíais? -le pregunta deteniendo la marcha, sorprendida.

-Es la camarera de una bar al que fui la otra noche. -le responde deteniéndose también, pero sin girarse a su interlocutora.

-¿Y cómo ha llegado al local? -le pregunta poniéndose a su altura.

-Ha venido con la otra chica, la que va con Amiami. -le responde pensativa.

Sayuri analiza el comportamiento de su amiga y su forma de hablar.

-Pensaba que no nos volveríamos a ver. -sigue, mirando hacia el horizonte.

-Eso querrá decir algo. -intenta animarla, sujetándose a su brazo, como suele hacer en esos casos.

Mai sigue con el paseo, ausente. Al no obtener respuesta, Sayuri afloja el abrazo para apartarse de ella. Mai se lo impide, atrapando su mano. Sayuri se sorprende, pero no hace mención de soltarse.

De esta forma llegan al bloque de apartamentos que les hace vecinas. La primera puerta es la Mai. Ambas se detienen, mientras Mai busca las llaves en el bolso. Sayuri le mira, en silencio, esperando a que su amiga entre en su casa.

-Nos vemos mañana. -se despide Mai, con una sonrisa, abriendo la puerta de su apartamento.

-Buenas noches. -le devuelve la sonrisa.

Cuando Mai cierra la puerta, su sonrisa se desvanece y, a paso pausado, llega a su apartamento. Cierra la puerta y se apoya en esta, lanzando un suspiro al aire para despejar su mente.

-¿Qué me está pasando? -se deja caer al sentir que las piernas le fallan, con un nudo en la garganta -¿Por qué ahora? -empieza a llorar en la penumbra de la entrada de su apartamento.

Cuando su llanto cesa, se levanta y se dirige al baño. Enciende el grifo de la ducha y observa el agua caer. Lleva la mano bajo el chorro, sintiendo la temperatura, y se mete bajo la ducha, sin quitarse la ropa.

-Mañana será otro día. -se dice a sí misma, quitándose la ropa -Todo seguirá como siempre.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Posted in Fanfics, J-Pop Fanfics, Nogizaka46 Fanfics | Tagged , , , | 2 Comments

Amistad Enemiga 7/?

—–E-Girls/ AKB48/ Nogizaka46

Yurino va andando sin rumbo fijo después de acompañar a Karen a casa.

-Yurino-san.- le llama Kumi al reconocerle- ¿Cómo estás?

-No sabría qué responderte.- le responde sin levantar la mirada del suelo- Me han acusado de algo que yo no he hecho…

-¿Quieres hablar del tema?

-No estoy segura de hablarlo con alguien que no sé hasta que punto está metida en esto.- le muestra media sonrisa.

-Seguramente sepas que hay más como tú pero de diferente forma.- empieza a hablar evitando dar datos de más- No sé qué eres pero yo estuve trabajando para alguien diferente de ti.

-¿Trabajando?- se sorprende.

-Empezó como te conocí a ti pero en ella.- le responde con una sonrisa nostálgica- Nos ayudábamos mutuamente. Ella también tenía… tiene sus problemas. Aprendí mucho de su mundo y pude ayudarle.- deja una pausa- ¿Puedo intentar saber de qué se trata lo tuyo?

-¿Por qué no?- le mira extrañada.

-¿Es miedo a dañar a alguien que es como yo?- le pregunta con algo de temor- ¿No puedes estar muy cerca de ella?- sigue al ver que Yurino no dice nada- ¿Karen-san?- deja una pausa- ¿Sabes? No sé lo que ella sabe y lo que no, pero todo se puede arreglar hablando.- le sonríe.

——

Nanase y Rina están sentadas en un banco del parque. Al ser de noche no queda casi nadie.

-No lo sabía.- se lamenta Nanase con los ojos llorosos- ¿Y si mis padres sí que participaron y mataron a los suyos?

-Eso no podemos saberlo.- le coge de la mano- ¿Y si no lo hicieron? ¿Y si solo fue un accidente?

-Aun así…- respira hondo para evitar llorar- Le he estado culpando por nada. Ella no hizo nada, igual que yo.- le salen las lágrimas- A nosotras eso ya no nos toca. No pudimos participar en ello.

-Nanase.- le abraza- ¿Quieres que vayamos y nos disculpamos?

-No creo que quiera verme.- se aparta un poco- Me he portado muy mal con ella sin conocerla…

-Si no vamos no lo sabremos.

—–

Reina y Rina están sentadas en un banco del parque.

-Parece que contigo sí que hablaría…- le dice Rina algo decaída- Me da la impresión que soy la causante de que esté mal…- repite- ¿Tú…- duda.

-¿Quieres que hable con ella?- le pregunta al ver que duda.

-Has dicho que parecía que quería hablar, puede que lo haga.- suspira- Pero no creo que lo haga en una situación normal…

-Es verdad que ella anoche bebió…- recuerda.

-¿Podrías salir con ella esta noche?- le interrumpe- Conmigo nunca ha bebido y conmigo no hablará.

-Pero…- se pone nerviosa.

-Mientras esté rodeada de ambiente y tenga alcohol a mano no será peligrosa.- vuelve a cortarle- Si se descontrolase vendría a buscarme.- le muestra una sonrisa nerviosa.

-No sé…

-No es peligrosa, en serio.- le corta algo desesperada- Necesito que hables con ella para saber qué es lo que le preocupa. Si soy yo, por mucho que lo intente, no hablaría conmigo.- habla de forma apresurada- Por favor.- le coge la mano.

—–

Casa de Mina. Kumi llega animada.

-Ya estoy en casa.- dice cerrando la puerta.

-Bienvenida.- le saluda Mina saliendo de la cocina- ¿Con quién has estado?- le pregunta mirándole extrañada.

-Con una chica que conocí el otro día por accidente.- le responde con una sonrisa- Hoy nos hemos vuelto a encontrar y hemos estado hablando.- mira su expresión- ¿Pasa algo?

-¿Puedo saber quién es?- le pregunta seria.

-No sé si le conocerás, no es de la zona.- le responde un poco cohibida.

-¿Nombre?- insiste.

-Yurino.- le responde algo asustada- No sé el apellido. No he estado con Yokoyama-san.- sigue de forma apresurada.

-¿Yokoyama?- se sorprende- ¿Ella…

-No…- intenta hacer que se calme.

-¿Era ella tu dueña?- le pregunta acorralándola contra la pared.

-No le digas que lo sabes…- le sale en un hilo de voz.

-¿Por qué siempre son ellos?- se aparta de ella y anda de lado a lado del salón- Tú…

-¿Qué pasa?- consigue preguntarle algo confusa.

-Ellas me quitaron todo lo que tenía.- responde de forma cortante- Yo…- empieza a hablar al darse cuenta de lo que ha dicho.

—–

Karen va andando por las calles de Shibuya. Va cabizbaja y con las manos en los bolsillos.

-¿Por qué nunca me lo dijo?- se pregunta después de suspirar- También es verdad que tampoco hablo de papá y mamá con ella… Debería ir a ver cómo está…- suspira- ¿Asesina? Mira que llamarle así…

Se detiene delante de la puerta de casa de Yurino. Respira hondo y llama.

-¿Sí?- se escucha a través del timbre.

-Soy Karen.- responde un poco nerviosa.

La puerta se abre y ella sube. A medida que se acerca a la puerta nota que se pone más nerviosa.

Al estar en frente de la puerta puede escuchar que Yurino no está sola, que hay alguien más.

-¿Yurino?- pregunta entrando y cerrando la puerta tras ella.

-Pasa.- escucha la voz animada de esta.

Al entrar del todo puede ver que Nanase y Rina están con ella.

-Tú.- le dice a Nanase cuando sus miradas coinciden.

-Karen.- se levanta Yurino y se pone a su lado- Ya está todo hablado.- le acaricia el brazo- Se ha disculpado conmigo por lo de antes.

-Yo…- dice Nanase poniéndose de pie- Lo siento.- se disculpa también con Karen.

-¿Por qué te disculpas conmigo?- le pregunta entre confusa y enfadada.

-Por haberte mostrado una parte de mí desagradable con tu amiga.- sigue disculpándose sin dejar de hacer la reverencia.

-Si ya te has disculpado con ella, y ella lo ha aceptado,- mira a Yurino que le asiente con la cabeza- está todo bien.- hace que deje de hacer la reverencia.

——

Callejón del bar de Minami. Sumire está esperando apoyada en la pared.

-Sumire.- le llama Karen entrando en el callejón- No sabía si ya habías entrado.- se apoya a su lado.

-He llegado un poco pronto y todavía está cerrado.- le muestra media sonrisa- ¿Qué haces por aquí?- le pregunta después de pensar en la hora.

-Me apetecía verte sin ser camarera.- le responde algo sonrojada.

-Esta semana nos hemos visto muy poco…- dice después de suspirar- ¿Quieres que mañana pasemos el día juntas?- le pregunta animándose- Mañana no trabajo.

-¿No tienes nada más que hacer?- le pregunta con algo de duda.

-Si te estoy diciendo de quedar es por algo, ¿no?- le sonríe.

Se abre la puerta del bar.

-¿Vas a venir después?- le pregunta Sumire antes de entrar.

-No lo sé.- le muestra una sonrisa algo forzada- Pero intentaré venir.- le dice dándole un beso en la mejilla antes de dar media vuelta para salir del callejón.

—–Fin del capítulo

Posted in AKB48 Fanfics, E-Girls Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics, Nogizaka46 Fanfics | Tagged , , , , , , , , , , | 2 Comments

Amistad Enemiga 6/?

—–AKB48/ Nogizaka46/ E-Girls

Sala de entrenamientos. El reloj de la pared del fondo marca las 18:50. En ella están Minami, Karen, Ikoma y Nanase.

Nanase está un poco más apartada porque están comentando cosas sobre la práctica. Alguien entrando en la sala llama su atención. Su cuerpo reacciona al notar su presencia.

-Tú.- le dice casi gruñendo a Yurino.

Yurino detiene su avance al ver la reacción de Nanase.

-¿Nanase-chan?- se sorprende Minami- ¿Pasa algo?- mira a Yurino.

-Tú.- vuelve a decir poniéndose en guardia.

-Nanase, cálmate.- se acerca Rina para tranquilizarle- ¿Qué pasa?- le pregunta intentando sonar tranquila.

-Ella es…- empieza a responder.

-Es la práctica de hoy.- interrumpe Minami- Es una mujer lobo.

-¿Qué?- se sorprende Rina- ¿Por qué no me lo dijiste?- le pregunta nerviosa.

-No he avisado nunca sobre las prácticas.- responde intentando entender.

-Tú.- Nanase se lanza sobre Yurino y caen las dos al suelo- Asesina.- le grita intentando cogerle del cuello.

-Cálmate.- le intenta coger Minami- Ella no ha hecho nada.

-Asesina.- vuelve a gritarle forcejeando con Minami para que no pueda cogerle.

Karen intenta ayudar a Yurino a ponerse de pie pero Nanase se ha vuelto a soltar del agarre de Minami y le ha vuelto a tirar al suelo.

-Déjala.- le grita Karen al ver que no puede hacer nada.

-¿Qué está pasando aquí?- pregunta Tomu entrando corriendo a la sala para ayudar a quitar a Nanase de encima de Yurino.

-Asesina.- sigue gritando Nanase al ver que no puede acercarse de nuevo a ella.

-¿Estás bien?- le pregunta Karen a Yurino ayudándole a ponerse de pie.

-¿Es esta la práctica?- pregunta Karen enfadada- ¿Querías usar a Yurino de saco?

-No es eso.- responde Minami poniéndose nerviosa- No era mi intención que esto pasase. Solo quería que ella contase su caso.- mira a Nanase- ¿Qué pasa contigo?

-¿Conmigo? Mejor di, con ella.- le responde dejando de forcejear- Su clase acabó con mi familia.

—–

Sobre haber pasado toda la mañana durmiendo, Anna sigue dormida. Llaman al timbre pero sigue sin despertarse.

-Con permiso.- se escucha que dicen desde la entrada- La puerta está abierta.- se escucha desde más cerca- ¿Annin?- pregunta Rina entrando en la habitación.

Se acerca a la cama y se sienta en el borde.

-¿Es por mi culpa?- le pregunta aunque sabe que no le escucha- Lo siento.- se disculpa acostándose a su lado- Lo siento.

—–

Casa de las hermanas Fujii. Shuuka ya se ha despertado pero Reina sigue dormida. Mira la hora, suspira y prepara el desayuno.

Cuando lo tiene va a la habitación y despierta a Reina.

-Reina.- le da un beso en la frente- Ya es de tarde.- le dice acariciándole la mejilla con la nariz.

-¿Tan tarde?- le pregunta desperezándose.

-Nos acostamos muy tarde.- le recuerda- Por cierto,- le da un beso en los labios- buenos días.

-Buenos días.- le sonríe- ¿A tí…- duda en preguntar- te ha pasado alguna vez?- termina de preguntar mirándole a los ojos.

-Era la primera vez que veía algo así.- le responde- ¿Por qué tiene sueño de noche?- le pregunta- Eso es algo que damos por hecho que no debería pasar.- responde ella misma- Es extraño.

-Me dijo que trabaja en una cafetería por las mañanas.- le cuenta- ¿Eso puede ser?

-Si llega antes de que salga el sol y se espera a que el sol se vaya para irse, ¿por qué no?- le responde pensativa- Pero no entiendo por qué lo hace.

-¿Crees que debería ir a hablar con ella?- le pregunta incorporándose- Me pareció que tenía ganas de hablar.

-Se habla mejor con alguien a quien le tienes menos confianza.- le comenta pensativa- ¿Por qué no?

—–

Sala de entrenamientos. En el reloj de la pared del fondo marcan las 19:20. La situación ya está más tranquila aunque sigue siendo tensa. Yurino está algo apartada del grupo mientras hablan.

-Si te soy sincera los tenía por extinguidos.- le explica Minami- Y, normalmente, las mujeres lobo o nacen muertas o mueren durante la primera transformación.- mira a Yurino- Ella es un caso extraño.- vuelve a mirar a Nanase- Yo misma controlé su transformación y no se vuelve agresiva. Y, en caso de que pudiese pasar algo, sería lo mismo que en vuestro caso, no sería queriendo.- mira ahora a Karen- Igual que las grado tres pueden transformar sin querer, ella puede pasarse de fuerza.- termina de explicar en general antes de centrarse completamente en Nanase- El caso de tus padres, lo siento.- respira hondo- Cuando mi padre empezó a entrenarme como cazadora, había un enfrentamiento entre hombres lobos y vampiros por cuestiones de normas de alimento. Hubo una caza por parte de las vampiresas hacia los hombres lobo porque eran las únicas que podían compararse con ellos en fuerza.- deja una pausa para coger aire- Tu familia se vio en el conflicto y tal vez no participaron en la caza. Después de muchas muertes innecesarias, los hombres lobo se creyeron extinguidos y, si quedaba alguno, cumplían con la normativa del alimento.

-No lo sabía.- dice Nanase mirando a Yurino- ¿Tus padres…- se le entrecorta la voz.

-Ellos también fueron asesinados.- responde cabizbaja y con la voz temblorosa- No sé si ellos cumplían o no con la normativa del alimento.- habla con los ojos llorosos- Puede que les pasara como a los tuyos…- mira a Nanase- Yo no os he acusado nunca de nada.- le tiembla la voz- No todas sois iguales.- le mantiene la mirada- Hay que saber diferenciarlo.- respira hondo y mira a Minami- ¿Puedo irme?

-Claro.- mira la hora- Te acompaño fuera.

-Espera.- dice Karen- Voy contigo.- le dice bajito.

-Tu tienes que entrenar.- le muestra media sonrisa- Te espero fuera, ¿vale?

Minami acompaña a Yurino a la puerta.

-Lo siento.- se disculpa haciéndole una reverencia prolongada- De verdad, lo siento mucho.

-No ha sido tu culpa.- hace que deje de hacer la reverencia- Ha sido un choque de conflictos. No pasa nada.

-Aun así…

-No me importará volver a venir pero prefiero dejarlo por hoy.- le muestra media sonrisa.

-Te volveré a llamar.- le devuelve la sonrisa.

—–

Casa de Minami. Anna sigue dormida pero Rina no está sola, le acompaña Reina.

-Siento haber venido sin avisar.- se disculpa Reina un poco nerviosa.

-Tranquila.- le muestra media sonrisa- ¿Te hiciste cargo de ella anoche?- le pregunta entristeciéndose.

-No dejó que le acompañase.- se le entristece la sonrisa- Me pareció que quería hablar…- deja una pausa- Debe ser difícil vivir así.

-Siento que es culpa mía.- le confiesa Rina.

-No es culpa tuya.- le coge de la mano- Si es como Shuuka, ¿por qué hace vida de día?- le pregunta para entender mejor la situación.

-Cuando la cafetería se abrió ella todavía era menor de edad por lo que no podía trabajar por la noche.- le explica- Y si la mantienen es para poder cubrir todos los gastos.

-Su hermana no es como ella, ¿verdad?- intenta entender mejor la situación- ¿Por qué no se cambian el horario?

-Porque no me gusta el ambiente del bar.- responde Anna dejándose ver en el comedor- Sé que estás preocupada pero…- le dice a Reina- en esto no hay nada que puedas hacer.- le muestra media sonrisa.

-¿Alguien más conoce tu situación?- le pregunta Reina levantándose.

-No estoy sola, tranquila.- le responde después de respirar hondo.

-Siento haberme entrometido.- le hace una reverencia- Me iré ya.- dice saliendo del comedor.

-Espera.- le detiene Rina en la puerta de casa- ¿Te importaría ayudarme?

—-Fin del capítulo

Posted in AKB48 Fanfics, E-Girls Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics, Nogizaka46 Fanfics | Tagged , , , , , , , , , | 1 Comment

Urano [Haruka x Michiru]

Fan de Sailor Moon, aquí os dejo un Oneshot de una de las parejas Yuri más antiguas y conocidas del anime!!! >.< Como en el anime no sale mucho el tipo de relación que tienen, y hace tiempo que vi la serie, he hecho una histrieta semi ñoña de ellas.

Espero no haber estropeado la imagen de estas dos sailor ^.^’

———————————————————————————————————————————

Ella, al igual que el planeta Urano que tiene su eje rotatorio diferente al de los otros planetas, es diferente al resto de los demás, ya que a pesar de ser mujer, actúa y viste como un chico. Como también, Urano está rodeado de muchos satélites, ella está rodeada de gente, principalmente mujeres, que se acercan a coquetear, si no es ella quien lo hace.

A veces parece que tiene el corazón de hielo o piedra, como el interior de Urano. Tiene un carácter fuerte y sabe mantener la mente fría cuando hace falta. Aún así es atenta y gentil, y por ello me enamoré de ella.

Recuerdo la primera vez que le vi correr, su energía, su vitalidad, su sonrisa. Sentí algo, algo especial que se apoderó de todo mi ser. Empecé a interesarme en ella, a investigar para conocerla, a frecuentar los lugares que ella frecuentaba. Hasta que por fin me decidí a hablar con ella.

Aunque disten nuestras formas de pensar o actuar, nos complementamos. No sé cómo lo hace, pero me entiende y sabe hacerme sentir mejor cuando no estoy de humor.

Las vueltas en coche en busca de atardeceres, sus palabras susurradas, su sonrisa, los paseos por el parque sujeta a su brazo, sus brazos protectores. Su ritmo de vida se adapta al mío, por ello podemos estar juntas, como pareja, ya que su apariencia facilita que podamos salir juntas sin que la gente nos diga nada por ser ambas mujeres.

-¿En qué piensas? -llama mi atención, con dulzura, para no asustarme.

-En ti. -respondo fijando mi mirada en la suya.

-No hace falta que pienses en mí si estoy a tu lado. -detiene el paso para centrar su total atención en mí.

-Pero si puedo pensar en lo feliz que soy a tu lado. -le muestro una sonrisa, sujetando sus manos.

Veo como se sonroja e intenta ocultarlo reiniciando la marcha y poniéndose a mi lado.

Seguimos la marcha en silencio, hasta estar casi en el centro del parque por el cual paseamos, donde ella se detiene, deteniéndonos a ambas.

-Estaba pensando… -empieza a hablar, poniéndose delante de mí -en que podríamos hacer lo nuestro oficial.

-¿Qué quieres decir con hacer oficial? -le pregunto entre emocionada y confundida.

-Decírselo a nuestros padres. -responde decidida, sujetándome las manos.

-Yo… -la idea de pensarlo me asusta.

Mis padres no son como los suyos, son más tradicionales y puede que me impidan verla si lo saben.

-Iré contigo, y escucharé a tu lado lo que tengan que decir. -me dice en voz suave, acariciándome la mejilla -Si no lo aceptan, intentaré convencerles. -detiene la mano en mi cuello -Y si fallo, te vienes conmigo. -me muestra una sonrisa que irradia seguridad.

-Te quiero. -me sale sin pensar, sumergida en su mirada.

-Yo también te quiero. -siento que me atrae a su cuerpo, como el núcleo al exterior del planeta, seguro para abrazarme y adentrarme en su atmósfera, por lo que aprovecho el impulso para besarle, en medio de ese parque, donde seguro que pasa gente y que me da igual que nos vean.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Posted in Anime Fanfics, Bishoujo Senshi Sailor Moon Fanfictions, Fanfics | Tagged , | 2 Comments

Majisuka Gakuen 3: Party is Over

Instituto para señoritas Nogizaka

Ambas sub-reinas pasean por el patio para dirigirse al centro hermano y ayudar con la ceremonia. Al pasar por la parte que está separada por la valla, Erina desvía la mirada, como buscando a alguien. Este detalle no pasa desapercibido por Neru, que le mira interrogante.

-¿Pasa algo? -analiza la valla.

-No es nada. -responde suspirando, bajo la mirada incrédula de Neru- Es solo que… -vuelve a suspirar -El otro día, paseando, vi a una chica al otro lado de la valla. -levanta la mirada al cielo, haciendo memoria -El uniforme era un poco diferente al vuestro, por lo que pensé que tendría algún cargo o algo. -vuelve a suspirar.

Neru, al deducir el desenlace de la historia, oculta una sonrisa con la mano.

-Me llamó la atención y pensé que podría hacerle mi sub-reina más adelante…

-Pero es una alumna de secundaria. -empieza a reír, sin mala intención, por la confusión de su amiga -¿Sabes en qué curso está?

-Este año pasa a tercero.

*         *         *

Instituto femenino Majisuka

El ambiente está animado. Las alumnas van de un lado a otro organizando los preparativos para la graduación de sus senpai.

Un poco apartada de este movimiento está Sakura, que mira la oportunidad de acercarse a alguien y ayudar. En ese momento ve aparecer a Anna, con dificultad para llevar una caja por ser demasiado grande.

-Espera, te ayudo. -le dice acercándose para coger la caja por el otro lado.

Murashige se asusta por la repentina aproximación y suelta, sin querer, la caja.

-¿Estás bien? -Sakura se agacha a ayudarle.

-Sí, tranquila. -le muestra una sonrisa, sin dejar de recoger las cosas que se han desperdigado por el suelo -Miyawaki-san. -añade al ver que pasan algunas alumnas por el pasillo.

-Anna, ¿va todo bien? -sujeta la mano que ha acercado para coger un papel que estaba a su lado, para evitar que se aleje.

-Sakur… -niega con la cabeza -Miyawaki-san…

-Estamos solas ahora. -le dice después de comprobarlo -No te preocupes por los honoríficos, somos amigas. -le muestra una sonrisa sincera.

Anna suspira, analizando sus palabras.

-Y me da la sensación de que me evitas… -añade la sub-reina, soltando su mano.

-Yo no te evito. -esta vez es ella quien sostiene la mano de su amiga -Yo haría todo lo contrario… -centra la mirada en la de Sakura -Me gustaría pasar más tiempo a tu lado, pero no quiero que las otras alumnas te odien. -desvía la mirada a sus manos.

-No tienen porque odiarme por ser tu amiga. Las demás reinas tienen más amigas. -le acaricia la mejilla.

En ese momento, sus miradas vuelven a coincidir. La distancia entre ambas se acorta, casi sin que ellas sean conscientes, hasta que sus labios hacen contacto.

*         *         *

Despacho de Nana

Nana se encuentra sola, en la gran mesa del despacho, revisando su discurso de despedida a sus senpai. En ese momento llaman a la puerta. La nueva Seito Kaichou mira la hora, extrañada, antes de dejar entrar a quién ha llamado.

Cuando la estudiante entra, Nana vuelve a estar centrada en sus papeles. La alumna se detiene delante de la mesa, esperando a que Nana finalice su trabajo.

-¿Necesita algo, Taniguchi-san? -pregunta, con tono profesional, levantando la mirada de su discurso, mientras una sonrisa aparece en su rostro al reconocer a la estudiante.

-Mh. -niega con la cabeza -Es solo que se me hace extraño que estés sola. -mira alrededor por si ha obviado la presencia de alguien.

-No deja de ser un lugar de trabajo. -fija la mirada en la de Megu.

-Entonces me pasaré más seguido. -oculta un sonrojo, bajando la mirada al suelo.

-Me parece bien. -amplía su sonrisa, antes de volver a centrar la atención en sus papeles.

*         *         *

Aula vacía

Dos alumnas se paran delante de la puerta. Se les puede escuchar hablar muy animadas a través de la puerta.

-¿Y si entramos?- pregunta Haruka centrando su atención en la puerta.

-¿No es esta de donde salen los rumores?- pregunta Sakura acercándose a Haruka.

-Tú lo has dicho.- abre un poco la puerta y sonríe satisfecha al comprobar que no está cerrada- Son solo rumores.- termina de abrir y entra.

-Pero…- no termina de hablar porque Haruka ha tirado de ella para que entre.

-No te quedes tanto tiempo ahí parada.- cierra la puerta- Podría vernos alguna profesora.- le acorrala un poco contra la puerta.

-Si tienes miedo de que nos vean,- le empuja con suavidad para apartarse de la puerta- ¿no será mejor apartarse de la puerta.- se gira para analizar el interior de la case.

Haruka se acerca a ella por la espalda y le abraza por la cintura.

-Sakura, yo…- respira hondo- No sé qué imagen tienes de mí… Yo…- duda- Hay algo que llevo toda la semana pensando y… Y…

Sakura mira a Haruka a través del reflejo en la venta. Puede ver que Haruka no le está mirando directamente y que se esconde tras su hombro. Sabe que lo que le va a decir lo va a decir en serio.

-Me gustas.- termina de decir después de una pausa que parecía no terminar- Eres la única que me gusta.

*         *         *

Gimnasio

El lugar ya está todo lleno. Las alumnas de tercero ocupan las primeras filas y los familiares las últimas. Todas las alumnas hablan entre ellas a la espera que empiece la ceremonia.

El silencio empieza a reinar en el lugar a medida que la Seito Kaichou que está a punto de graduarse se acerca al centro del escenario.

Kon’nichiwa,- saluda con una reverencia- Saito Makiko desu.- se presenta dejando de hacer la reverencia- Como habéis podido ver durante el año, este año también ha sido un año de cambios.- empieza con el discurso- Tenemos a nuestra primera seito kaichou ikemen, y este año también han participado estudiantes de la extensión privada de nuestro instituto hermano. Este año, un año de nuevos cambios, me ha hecho pensar en este acontecimiento. ¿No se supone que es nuestro instituto hermano? ¿Por qué no pueden graduarse con nosotras?- deja una pequeña pausa al ver que se escuchan murmullos entre las alumnas- Estas preguntas no dejaban de rondarme por la cabeza. La respuesta es obvia, todas queremos graduarnos en el centro donde hemos estado estudiando.- revisa la hoja que tiene delante- Ahora, lo que todas esperamos, la entrega de diplomas.- se aparta un poco del atril- Okada-san.- le llama bajando del escenario.

Las estudiantes empiezan a hacer alboroto por la presencia de la ikemen.

Kon’nichiwa.- saluda también Nana con una reverencia- Empecemos con la esperada entrega de diplomas.- lee los nombres para sí misma- Empezamos por…- empieza a decir los nombres en voz alta y las nombradas empiezan a subir al escenario.

A cada reina e ikemen que suben al escenario se le alaba. Incluso animan a la ex seito kaichou.

-Y ahora…- sigue después de decir el último nombre de la lista- vamos a decirle un último adiós a las graduadas de nuestro instituto hermano.

Las alumnas no saben si animar o mantenerse en silencio por la sorpresa. Ante la presencia de las nombradas el centro se llena de ánimos y alboroto.

*         *         *

Entre las estudiantes del público

Sakura se pasea entre las alumnas de segundo en busca de alguien.

-Haruppi.- le llama al encontrarle.

-Sakura.- le mira sorprendida por la manera de referirse a ella en público- ¿Pasa algo?

-¿Podemos hablar?- mira el jaleo d’estudiantes- En un lugar algo menos escandaloso…

-Claro.- le coge de la mano y tira de ella hacia el exterior del gimnasio- ¿Qué pasa?- le pregunta una vez fuera.

-Antes…- baja la mirada- no he reaccionado bien.- se sonroja un poco- He sentido miedo o… No sé.- empieza a hablar más rápido- Y he huido sin darte una respuesta.

-Sakura, yo…- se sostiene de los hombros para que pare de hablar- No te lo he dicho para que me des una respuesta hoy. Puedo esperar.- le habla muy tranquila.

-Tú sí, pero yo no.- juega con sus manos sin mirarle a la cara- Tú… Tú…- le mira a la cara muy sonrojada- Tú…- respira hondo y le besa de forma rápida.

Intenta huir pero Haruka tira de ella y le besa, de forma dulce y tranquila.

-Espero no haberlo interpretado mal.- le dice Haruka al romper el beso.

Sakura le abraza y esconde la cara en el cuello de la mayor.

-También me gustas.- le dice más para sí misma.

—–終わり

Posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics, Nogizaka46 Fanfics | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Lie – capítulo 1

Buenas queri@s lector@s!!! ^.^ Aquí os dejo la continuación de este fic de T-ara, aunque puede que esperéis la actualización del “Influencer” del Nogi 0.0′ Voy a ver si termino el siguiente cap =3 Mientras tanto podéis leer este ^.^

Espero que os guste =D

———————————————————————————————————————————–

Suena el despertador. Con el tacto, busco el aparato para desconectar la alarma. Me incorporo y me giro hacia la derecha para quedar sentada en la cama. Me levanto y ando hasta la silla que queda enfrente de mí, donde tengo la ropa y empiezo a vestirme.

Al terminar de desayunar espero a JiYeon en la puerta. Siento la cálida luz del sol sobre la piel de mi rostro, por lo que se ve que hoy será un día soleado.

-EunJung. -oigo su voz desde lejos -Pensaba que se había hecho tarde al verte fuera.

Oigo como se acerca y se sitúa a mi lado.

-Hoy tenía la ropa preparada. -le respondo, girándome a su dirección.

-¿Vamos? -me pregunta con el tono de voz animado, iniciando la marcha.

Le sigo, sin soltar su brazo, sintiéndome segura por ello.

-Hoy te toca clase en un aula diferente, ¿verdad? -me pregunta.

Sé que conoce mis horarios, y que lo hace para sacarme un tema de conversación.

-Sí. -le respondo con una sonrisa.

-¿Ya has hecho amigos? -me pregunta con tono burlón.

-Pareces mi madre. -le digo riéndome por ese hecho.

-Vale, lo siento. -sigue riéndose -¿Cómo crees que son tus compañeros de clase? -me pregunta con curiosidad.

-No sé. -me apeno al recordar el primer día -La gente parece que me tiene miedo. Se callan cuando pasan por mi lado.

-Eso es porque no saben cómo reaccionar ante las novedades. -siento que me acaricia el brazo -Probablemente tengan miedo de decir algo que te pueda ofender.

Tiene razón, me imagino lo difícil que tiene que ser para la gente tratar con una persona invidente. A pesar de poder hablar, hay muchas barreras que impiden una comunicación fluida.

-Yo reconozco que al principio tenía miedo de utilizar el “ves” o “mira”. -sigue hablando, con el tono más tranquilo y melancólico.

-Pero son expresiones que yo también uso. -le muestro una sonrisa.

-Ya hemos llegado a la estación. -me informa, al ver que hay mucha gente alrededor -¿Quieres sacar el bastón? -me pregunta al ver que alguien ha chocado conmigo.

-Tranquila, estoy bien. -le muestro una sonrisa para tranquilizarla, aferrándome más a su brazo -Seguro que a ti también te están empujando. -le digo al notar que se mueve más de lo normal.

-Vale, tienes razón. -se ríe -Pues dame el bastón a mí, que me están agobiando los empujones.

Empieza a reír, y yo con ella.

-EunJung, JiYeon. -se oye de fondo, entre el sonido de la multitud.

-HyoMin, buenos días. -dice JiYeon.

-Buenos días. -respondo mostrando una sonrisa.

-EunJung. -presto más atención -He visto que coincidimos en la clase de primera hora.

-Ah, pues si es así… -empiezo a hablar, pero me detengo al escuchar el sonido del tren.

-Este es nuestro tren. -me dice JiYeon, cogiéndome de la mano para situarme detrás de ella.

A pesar del ruido que llena todo el lugar, hay silencio, silencio entre nosotras. Me aferro a su brazo al notar que empieza a andar, intentando averiguar qué está pasando para que estemos calladas.

-Pues lo que estaba diciendo… -HyoMin rompe el silencio que había entre nosotras -Podemos ir juntas a clase.

-Yo… -me pongo algo nerviosa, ya que de normal es JiYeon quien me acompaña a clase y no sé qué responder.

-Tranquila, -interrumpe JiYeon -después pasaré a por ti.

-Podemos ir juntas todos los martes. -me dice HyoMin.

-Va-vale. -le respondo.

Se me hace extraño que una persona que no sea JiYeon me acompañe. En cierta manera me alegra, porque así JiYeon no tiene que estar tan pendiente de mí, ya que no coincidimos en todas las clases. Pero, por otra parte, me he acostumbrado a estar con ella, y me gusta pasar esos ratos juntas, hablando de cómo nos va el día o, simplemente bromeando y riéndonos de cualquier cosa.

Llegamos a la universidad y nos detenemos en la puerta. JiYeon me coge de la mano y se para delante de mí.

-Nos vemos al finalizar la clase. -me dice sin soltarme la mano -Ahora te llevará HyoMin. -me guía hacía el brazo de HyoMin -Si tienes algún problema avísame por mensaje. -me dice en voz baja cerca de mi oído.

Asiento con la cabeza y le muestro una sonrisa.

-Hasta luego. -dice mientras se aleja.

-Hasta luego. -decimos al mismo tiempo HyoMin y yo.

Al quedarnos a solas, tengo la sensación de que el centro se ha llenado de gente de repente, y empiezo a sentirme algo asustada.

-Vamos. -posa una mano sobre la mía, a la espera de que empiece a andar -Se nota que se preocupa por ti. -dice mientras nos deslizamos por los pasillos.

Yo simplemente asiento, intentado encontrar la seguridad que siento con JiYeon.

-¿Desde cuándo os conocéis? -me pregunta con curiosidad, apartándome de algo que había en el camino.

-Supongo que desde siempre. -le respondo, empezando a andar más tranquila -Nuestras madres son amigas.

-Vaya, pensaba que esas cosas ya no pasaban. -dice animada – Ya hemos llegado. -me coge de la mano para entrar ella delante.

Me extraño ante este gesto, ya que de normal JiYeon no me coge de la mano a no ser que sea para cambiar de posición. Al no saber cómo actuar ante este nuevo contacto, dejo la mano suelta, sin sujetar la suya. Ella sigue el camino, supongo que con naturalidad. Tengo curiosidad de como será, ya que parece extrovertida y eso puede ir ligado a su imagen. Por la altura en la que suena su voz, probablemente sea un poco más baja que yo.

-¿Dónde quieres sentarte? -me dice deteniendo la marcha.

-Donde haya un sitio libre. -le respondo soltando su mano, nerviosa.

-Vamos a la ventana, me apetece que me de el sol. -esta vez me guia la mano a su brazo.

Me guía hasta la mesa y me ayuda a sentarme. Se nota que da el sol porque la silla no está fría. En la mesa siento el cambio de temperatura de donde da el sol a donde hay sombra. Paseo la mano por la madera, analizando el contraste de temperaturas, ya que me parece agradable.

-Acaba de entrar el profesor. -me dice en voz baja, deteniendo mi exploración.

Saco la máquina perkins para sacar apuntes y la dejo delante de mí, sobre la mesa.

-¿Cómo haces para escribir con eso? -me pregunta HyoMin, cerca de mi oído, para que no la oiga la profesora, asustandome por la repentina proximidad -Solo tiene seis teclas.

Respiro hondo, intentando que no note que me ha asustado, y me giro para responderle, situando los dedos sobre las teclas para empezar a tomar nota.

-Cada tecla es una posición de los puntos del braille. -escucho lo que dice el profesor y lo anoto antes de que se me olvide -El número de teclas, y el orden son una letra en alfabeto occidental. -sigo tomando nota.

-Parece complicado. -murmura alejándose.

La clase termina y me espero a que HyoMin termine de recoger sus cosas para salir juntas del aula.

-EunJung. -me llama poniéndose a mi lado, cogiéndome la mano para llevarla a su brazo -¿Vamos? -me pregunta esperando a que inicie la marcha -Oye, ¿me dictarías los apuntes? -me pregunta con tono apenado -Es que no los he tomado de lo primero que ha dicho el profesor.

-Claro, sin ningún problema. -me alegro por tener a alguien que me pide los apuntes de clase, ya que desde que perdí la vista nadie me ha preguntado por ellos.

-EunJung. -oigo acercarse la voz de JiYeon.

Me giro hacia su dirección, con una sonrisa.

-Todavía tenemos una hora libre hasta la siguiente clase. -dice ya delante de nosotras.

-Yo tengo clase ahora. -dice HyoMin, apartando cuidadosamente mi mano de su brazo -Nos vemos. -oigo que se aleja.

-¿Ha pasado algo? -pregunto al ver que JiYeon se ha quedado callada.

-No, nada. -me responde cogiéndome de la mano -¿Te apetece hacer algo? -su tono de voz suena ahora más alegre.

-Me apetece ir fuera, a que me de el sol. -le respondo animada.

-Perfecto. -espera a que me sujete a su brazo y iniciamos la marcha hacia la salida.

-JiYeon. -empiezo a hablar con duda -¿Qué opinas de HyoMin? -le pregunto con curiosidad, ya que no puedo ver su rostro cuando nos cruzamos con ella.

-Parece simpática y te trata de forma natural. -responde en tono neutro.

-No mires por mí. -le riño al ver que a veces se preocupa demasiado por mí -¿Te cae bien?

-No sé. -dice ahora con indiferencia -No he tratado mucho con ella.

Pasamos la puerta que nos conduce al exterior y siento la calidez del sol sobre mi rostro. No puedo evitar esbozar una sonrisa al sentir la agradable sensación.

-Me gusta verte sonreír por cosas tan sencillas como es sentir el sol. -oigo que dice JiYeon, dando un paso adelante.

No puedo evitar sonrojarme al escuchar sus palabras, sin saber exactamente por qué lo hago.

-Vamos a sentarnos en un banco. -espera a que empiece a andar -Aquí molestamos a los que quieren entrar o salir. -me dice guiándome hasta donde nos podemos sentar -Nos sentaremos aquí.

Me aparta cuidadosamente la mano y oigo como se sienta. Yo inicio la exploración del banco por saber cómo es para evitar caer al sentarme.

-Realmente se está bien al sol.

Me gustaría poder verle ahora, con los rayos de sol iluminado su rostro, sabiendo que estará sonriendo. Era muy bonita cuando íbamos al instituto, bueno, siempre lo ha sido, y seguro que ahora se ha convertido en una mujer hermosa. Ella tiene muchos fans, tanto hombre como mujeres, y por lo que me cuenta, ha tenido varias relaciones, pero nunca le han salido bien. En la última conversación que tuvimos de este tipo, me confesó que también le gustaban las mujeres, pero que no se atrevía a dar el paso para salir con alguna por el qué dirán.

¿Cómo será estar en una relación? Al perder la vista antes de graduarme en secundaria, no he tenido la oportunidad de encontrar a ese alguien que me haga sentir algo. JiYeon me dice que yo tengo ventaja al no ver a las personas, porque le presto más atención a cómo son como persona. No sé, pero a mí me parece un abismo entre yo y el resto de las personas. Pero si JiYeon ha conseguido estar todo este tiempo a mi lado del abismo, supongo que alguien más podrá llegar aquí, al igual que HyoMin.

Sonrió al haber resuelto mis propias dudas y por el hecho de tener una amiga más. ¿Ella me considerará amiga? En ese momento siento que alguien se apoya en mi hombro, asustándome un poco por el repentino contacto.

-Tranquila, soy yo. -me dice JiYeon con voz somnolienta -Es tan agradable.

-No te duermas que si no no sabré qué hora es. -le digo divertida al ver que se está acomodando.

-No mamá. -dice en voz infantil terminado de acomodarse.

Hago lo mismo y me relajo, dejando la mente en blanco para llegar fresca a la siguiente clase.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Posted in Fanfics, K-Pop Fanfics, T-ara Fanfics | Tagged , , | 3 Comments