Cruce de Miradas 6/6

—-After School

Como lo tenía previsto, no he podido pegar ojo en toda la noche. Para evitar dormirme me he levantado casi una hora antes de lo que me levantaría yo. Lo primero que he hecho ha sido darme una ducha para evitar dormirme.

Mientras me duchaba no he podido dejar de pensar en E-Young. En qué querrá su jefe, si será bueno o no…

Al tener más de una hora me he tomado todo el tiempo que he querido en el baño. Me he duchado y arreglado con mucha calma. Como hemos quedado para almorzar, he desayunado un poco para calmar el hambre de estar toda la noche sin dormir.

He salido un poco antes que de costumbre de casa porque ya no sabía qué más hacer para entretenerme y no dormirme por lo que estoy esperando donde hemos quedado. Todavía quedan diez minutos para la hora por lo que le escribo a E-Young.

<<Buenos días ^.^/

Sé que todavía no has hablado con tu jefe…

Me gustaría que me dijeses cómo has

quedado y lo que te han dicho, ¿vale?

Después te llamo \(^.^)/>>

-Buenos días.- escucho la voz de Nana.

-Buenos días.- le devuelvo el saludo guardando el móvil.

-¿Dónde quieres ir?- me pregunta un poco nerviosa.

-Suelo ir a una cafetería que hay aquí cerca.- le respondo señalando con el pulgar detrás de mí- Si no tienes alguna preferencia, claro.- añado después un poco nerviosa.

Noto que hablo mal, como si balbucease y tartamudease.

-Pues vamos.- dice animada esperando a que empiece a andar.

Llegamos a la cafetería y nos sentamos en una mesa a espera de que nos atienda la camarera. No he podido dejar de mirarle de reojo mientras veníamos. Me resulta increíble estar con ella como lo estoy ahora. Y sentadas en la mesa es lo mismo. Para evitar estar todo el rato mirándole he centrado mi atención en la mesa aunque mi mirada se levanta sola para mirale. Ella no deja de mirarme con su sonrisa y me intimida un poco.

-Bueno.- rompe el silencio- ¿A qué te dedicas?- me pregunta sin apartar su sonrisa.

-Trabajo en una oficina de ventas.- le respondo sin llegar a fijarme del todo en ella- ¿Y-y tú?- ahora sí que he tartamudeado.

-Trabajo en un almacén de costura.- responde apoyándose sobre un codo en la mesa.

-Buenos días.- nos interrumpe la camarera- ¿Ya sabéis qué pedir?- pregunta mirándome.

-Lo de siempre.- le respondo por inercia ya que suelo pedir lo mismo.

-¿Qué es lo de siempre?- me pregunta Nana.

-Es un café con tostadas.- responde la camarera.

-Pues tomaré lo mismo que ella.- le dice Nana pero mirándome a mí.

Su mirada me intimida. Tenerle de cerca, tanto tiempo, hace que me sienta realmente nerviosa. Me pone nerviosa mirarle y ver que ella está haciendo lo mismo. Siento que nuestras miradas conectan y puede ver a través de mis ojos. Siento que puede ver a través de mí. Es esa conexión de miradas que tenemos desde la primera vez que nos miramos a los ojos.

Pero, ahora, así, tan cerca, tanto tiempo… Noto que me falta el aire cuando retiro mi mirada de la suya pero me da la impresión que si sigo mirándole a los ojos sería incapaz de hablar, que me quedaría muda.

Nos trae el café y las tostadas. Mantengo mi mirada en la suya. Me da la impresión de que me habla, que se comunica conmigo. ¿Esto no es lo mismo que en la calle cada vez que nos cruzamos?

-¿Quieres hacer algo después?- me pregunta volviéndose a apoyar con el codo sobre la mesa.

-N-no tengo nada que hacer ahora.- le respondo centrándome en sus labios.

-¿Te gustaría ir a mi casa?- sigue preguntando aunque un poco más seria.

-Bi-bien.- siento que se me entrecorta la respiración.

Su mirada me habla y no estoy segura de estar recibiendo bien el mensaje. Noto deseo, un deseo que no había visto antes. Tengo miedo de ir a su casa y hacer algo estúpido, algo indebido. No saber reaccionar.

Aunque por eso no creo que deba preocuparme. Sé que su mirada me dirá qué debo hacer, cómo actuar. Puede que sus sentimientos no sean los mismos pero de momento me conformo con poder ver su mirada. Esa mirada que me dedica a mí.

—–Fin

Advertisements
Posted in After School Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics | Tagged , , | 1 Comment

Sifuku Dance 2: FASE 2

Organización

-Dance Dance Dance-

La discoteca todavía está cerrada. En la puerta ya empieza a haber cola. En ella se han incluido un grupo de chicas que parece que es la primera vez que visitan el lugar.

-Es la primera vez que vengo a una discoteca. -dice bastante animada Acchan mirando la largaria de la cola.

-¿Habéis traído todas el carnet de identidad? -pregunta Takamina captando la atención de su grupo.

Hai. -responden al unísono.

-¿Que tipo de música pondrán? -pregunta con curiosidad Mii-chan.

-Seguro que es bailable. -responde Akimoto.

-Tengo ganas de entrar. -dice emocionada Asuka, con el carnet en la mano.

=====

-Hell or Heaven-

El bar está en pleno auge a pesar de que no está el espectáculo central. En el camerino se preparan para su presentación en el bar las nuevas miembros del bar.

Cuando el reloj marca las doce, las luces se paran momentáneamente, dejando el lugar en una corta penumbra que se interrumpe por flashes de luces que simulan los rayos de una tormenta mientras tres chicas suben al escenario. Cuando ya están en su posición, Matsui Sakiko da la introducción, a piano, de “Ame no Pianist”.

=====

-Dance Dance Dance-

Una vez han entrado, el grupo se mezcla con el resto de gente que baila en la pista, menos Minami y Atsuko que se dirigen a la barra en busca de la propietaria, Aya.

-Minami. -le dice Acchan cerca del oído para que pueda oírle -¿Te has dado cuenta de que solo hay mujeres? -le dice haciendo un gesto con la cabeza para que mire a su alrededor.

Takamina le hace caso y observa el movimiento de la gente, sus ropas, sus caras, pelos, cuerpo. Seguidamente mira a Acchan extrañada.

-Chicas. -oyen la voz de Yuko acercarse a sus espaldas, hasta atraparlas entre sus brazos -¿¡Habéis visto que solo hay mujeres!?

-Me lo estaba diciendo Atsuko. -le responde Minami en voz baja.

-¡Es la primera vez que entro en una discoteca de ambiente! -sigue emocionada Yuko.

=====

-Hell or Heaven-

El espectáculo ya ha terminado y el público anima a las chicas del escenario. Cuando bajan, Yui detiene a una de ellas.

-Rena-san. -le llama poniéndose delante de ella -Por hoy ya puedes descansar, con las que somos en la barra estamos bien. -le dice con una sonrisa.

Arigatou. -le hace una ligera reverencia antes de que Yui vuelva a la barra.

Cuando se dispone a iniciar su camino al vestuario, alguien le vuelve a detener, abrazandole por la espalda.

-Has estado genial. -le dice sin soltarle.

Arigatou, Jurina. -le responde sonrojada.

=====

-Dance Dance Dance-

Ambas jefas de los bares, junto con algunas compañeras, están en el pequeño despacho de Aya.

-Vale, entonces la competición se hará en nuestro bar. -dice Minami pensando en los preparativos.

-¿Y el premio? -pregunta Yuko emocionada.

-¿Qué obtuvisteis en la primera? -les pregunta Shizuka.

-Una conmemoración y un espectáculo especial para publicitar el bar. -les responde Minami.

-La conmemoración la puso el grupo anfitrión. -añade Acchan.

=====

-Pista de baile-

El nuevo grupo está bailando en el centro de la pista disfrutando del ambiente. De repente las luces empiezan a parpadear en tonalidades azules y rojas, mientras que de fondo se escucha como una sirena de policía. En el escenario van apareciendo siluetas, camufladas entre los flashes de la luz.

-¿Alguien se ha portado mal esta noche? -pregunta Erie desde la mesa de mezclas, en medio del escenario, pero en el fondo.

El público enloquece y empieza a animar a las bailarinas que han empezado a bailar al ritmo de “REWIND”.

-Pensaba que sería un espectáculo más picante. -le dice Harunyan a Kitarie.

-Es un buen espectáculo. -dice Shinoda analizando el baile -Vamos a tener que esforzarnos bastante más esta vez.

-Pero…- empieza a hablar Sasshi- Parece que solo canten dos.

-¿Usan bailarinas a parte?- se extraña Harunyan.

-Si no me equivoco, una de las bailarinas estaba antes en la barra.- responde Tomochin analizándoles.

-Entonces las bailarinas son parte del grupo.- añade Kitarie.

-Habrá que preparar una buena coreografía.- sigue Mariko-sama.

=====

-Hell or Heaven-

Yui sigue en la barra. En ella está sentada Paru observándole limpiarla.

-¿Crees que ya lo habrán hablado?- le pregunta cuando se acerca a ella.

-No lo sé.- mira la hora- La discoteca abría a las doce.

-Seguramente no tarden.- le dice después de mirar que ya ha pasado más de una hora.

-O se queden de fiesta.- suspira.

-Supongo que Takahashi-san no se quedará de fiesta.- se encoge de hombros.

-No creo que ella lo haga.- mira por el bar- Aunque haya poca gente a ella le gusta estar.

=====

-Calles de Akihabara-

Una parte del grupo que ha ido a visitar a sus rivales va andando muy animado.

-Ha sido muy curioso estar en un bar de ambiente.- comenta Acchan algo animada.

-Realmente no me lo esperaba.- sigue Takamina.

-¿Pensáis que todas van por la otra acera?- pregunta divertida.

-No creo que tenga nada que ver.- le responde Takamina pensativa.

-El ambiente estaba muy bien.- cambia de tema Kojiharu.

-Tienes un don para cambiar de tema.- se burla Takamina cogiéndole la mano.

Acchan suspira y se mantiene un poco más atrás.

-¿Por qué no se da cuenta?- se pregunta a sí misma.

*To be continued*

Posted in AKB48 Fanfics, E-Girls Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Majisuka Gakuen 3: Shoujotachi yo

Zona de taquillas

Dos reinas causan alboroto entre las alumnas con su presencia y por sus actos. Ambas van cogidas de la mano, y de vez en cuando se hacen carantoñas, hasta llegar a la taquilla de Miyuki.

-Ahora vuelvo. -Sayaka le da un beso en la mejilla antes de dirigirse a su casillero.

Miyuki le observa marcharse, algo sonrojada por el beso y las miradas expectantes de las alumnas que están a su alrededor. Cuando por fin logra recomponerse, abre el armarito, descubriendo un par de cartas junto a sus zapatos. Extrañada, dirige la mano hacia ellas​ para cogerlas.

-Las leeré en el descanso. -murmura, mirando a su alrededor, con el sonido del timbre anunciando la entrada a clase de fondo.

*         *         *

Biblioteca

Es la hora del descanso. El lugar se encuentra prácticamente solitario, ya que no se puede comer. En una de las mesas se encuentran dos reinas, quienes comparten vínculo sanguíneo al ser familia. Mayu está terminando sus deberes, en silencio, mientras Miyuki simplemente le mira. De repente parece recordar algo y saca las cartas que ha encontrado por la mañana en su casillero.

Al ver el repentino movimiento de su prima, Mayu levanta la mirada, analizando lo que sujeta entre sus manos.

-¿Eso son cartas de fans? -le pregunta divertida, al ver que está leyendo el contenido de una de ellas -¿Tienen remitente? -coge el sobre vacío -Kinoshita Momoka. -lee para sí misma – Es de primero, ¿no?

-Eso parece. -analiza el contenido -Habla como si fuese una ikemen. -le dice divertida.

-¿Puedo leerla? -intenta cogerle la carta.

Iie, es privado. -aparta la carta, mirando divertida a su prima -Me gusta como eres ahora. -le dice al recordar a la pequeña cyborg que era cuando entró en el instituto.

Mayu se sonroja y desvía la mirada, y rápidamente coge la otra nota.

-¿Y esta de quién es? -le pregunta divertida, leyendo el nombre -Anónimo…

*         *         *

Patio

Hace un clima agradable, incitando a Sayaka, la única alumna que pasea por el lugar, a quedarse.  Pasea por el centro del patio, camino al edificio,  mientras el sol ilumina su rostro. Llega al umbral de la puerta, dirigiendo una última mirada al patio.

La puerta se abre antes de que ella lo haga, dando paso a una alumna de primero. Sayaka analiza a la alumna, divertida, al ver que ha pasado desapercibida, al quedar cubierta por la puerta.

-¿No deberías estar en clase? -le pregunta, saliendo de detrás de la puerta, asustando a la alumna.

-Y-yo… Me he separado del grupo… no se dónde me toca clase… -la alumna intenta explicarse, nerviosa, pensando que se trata de una profesora, ya que no le ha podido ver bien.

-Tranquila. -pone una mano en su hombro -No soy una profesora. -le muestra una sonrisa al ver que se ha tranquilizado.

-Ah, Yamamoto-sama. -le hace una reverencia prolongada.

-Vaya, ya veo que me conoces. -sigue con su sonrisa juguetona.

-Es porque también soy de la clase N. -le explica sonrojada por el juego de la reina.

-¿Anata wa…? -le pregunta sin apartar el tono juguetón de su voz.

-Yagura Fuuko desu. -le hace una ligera reverencia.

-Ven, te acompañaré a clase. -le dice intentando situarse, mirando a su alrededor -O podemos buscar a una profesora. -añade al no saber en que parte del centro se encuentra exactamente.

*         *         *

Pasillos

Miyuki anda distraída por el pasillo. Lleva las cartas, dobladas, en el bolsillo.

-¿Quién será?- se pregunta.

Siente un ligero mareo y se apoya en la pared para evitar caer.

-Watanabe-sama, ¿se encuentra bien?- le pregunta una alumna acercándose.

-Tranquila.- niega con una mano sin despegarse de la pared.

-¿Quiere un poco de agua?- le ofrece la botellita que lleva en la mano- Todavía no he bebido.

-Estoy bien.- fuerza una sonrisa.

-Puedo acompañarle a la enfermería.- se acerca más a ella para que pueda apoyarse.

-No-no.- evita que se acerque- Beberé un poco de agua.- le muestra una sonrisa nerviosa. Miyuki coge la botella y bebe poco a poco.

-¿Ha desayunado? Puedo comprarle algo para comer.- se ofrece sacando el monedero del bolsillo.

-No hace falta.- se separa de la pared- Ya estoy mejor.- le muestra una sonrisa sincera- Si quieres, podemos ir juntas a la cafetería… ¿Tu nombre?- le pregunta curiosa.

-Haruka. Komiyama Haruka.- se presenta nerviosa.

-Un placer.- sonríe satisfecha.

*         *         *

Piscina

El lugar se encuentra solitario al no haber entrenamiento del equipo de natación. Dos alumnas aprovechan el momento para ocupar, secretamente, el lugar.

-Este lugar me trae muchos recuerdos. -dice Sayaka abrazando por la espalda a Miyuki.

-Respecto a eso… -baja la mirada algo sonrojada y apenada por interrumpir el momento -Quería comentarte que podríamos ser algo más discretas en el centro. -se gira para poder verle a la cara -Me siento incómoda con todas esas alumnas mirándonos. -desvía la mirada hacia un lado.

-Está bien. -le acaricia la mejilla, incitándola a mirarle -Pero ahora estamos solas. -le susurra cerca de sus labios.

Miyuki simplemente asiente y se deja llevar por el beso hambriento de su pareja.

-¿Te apetece un baño? -le pregunta quitándole la chaqueta.

-Me parece perfecto. -le muestra una sonrisa Ikemen, desabrochándose la camisa.

*         *         *

Pasillo

Miyuki sale de la biblioteca un poco extrañada al no encontrar a Mayu en ella. Al ir distraída choca con otra alumna que iba a entrar.

-Lo siento.- se disculpan las dos al mismo tiempo.

-Lo siento yo.- vuelve a disculparse Miyuki- Hemos chocado por no fijarme.- se quedan en silencio- ¿Vienes a sacar algún libro?- le pregunta rompiendo el silencio.

-Solo quería echarle un vistazo.- responde un poco nerviosa.

-Ahora no hay nadie por lo que es toda tuya.- le guiña apartándose de la puerta- Eres de primero, ¿verdad?- le pregunta antes de que cierre la puerta.

-Soy del grupo N de primero, Shiroma Miru.- se presenta con una reverencia.

-Nos veremos por aquí.- le comenta antes de darle la espalda.

—–つづく

Posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Cruce de Miradas 5/6

—-After School

Ha pasado toda la semana entre saludos y risas entre las dos. Nos saludamos y nos despedimos con un “Hasta mañana”. Nos sonreímos desde antes de cruzarnos… Se nota que ambas estamos a gusto con la otra, que queremos cruzarnos.

-Buenos días.- le saludo acelerando el paso para acercarme antes a ella. Me siento animada, llena de energía- ¿Mañana haces algo?- le pregunto sin saber de dónde he sacado las palabras. ¿Desde cuando quería quedar con ella?

Es verdad que estado toda la semana pensando en qué pasaría si quedásemos. Incluso he llegado a soñar con el momento. Pero no me había planteado quedar con ella, no ahora.

-¿Mañana?- me pregunta quitando un poco de su sonrisa al pensar- ¿Cuándo?

-¿Cuando tienes libre?- sigo preguntando sin saber de dónde he sacado el valor de hacerlo.

-¿Quieres que quedemos para desayunar?- me pregunta recuperando su sonrisa y su ánimo- ¿A la misma hora de siempre, donde siempre?- sigue con tono divertido.

-Perfecto.- noto el corazón tan acelerado que siento que se me quiere salir del pecho.

-Nos vemos mañana.- se despide después de mirar la hora.

-Hasta mañana.

Juraría que he visto sonrojadas sus mejillas. Se ha sonrojado. Siento que quiero saltar, cantar, gritar al mundo lo feliz que me siento. Hemos quedado para mañana. Hemos quedado ella y yo. ¡Las dos!

Voy tan animada que casi llego corriendo al trabajo. He trabajado super contenta. No ha habido nada que haya conseguido bajarme el ánimo.

Salgo y, después de comprobar que E-Young ya está en casa, voy corriendo a su casa. Sigo llena de energía, energía que no sé si me dejará dormir esta noche.

-¿Sí?- contesta por el telefonillo.

-Soy Lizzy.- le respondo casi empujando la puerta a la espera de que se abra.

Al abrirse la puerta subo corriendo y me lanzo a abrazar a E-Young.

-¿Y ese ánimo?- me corresponde al abrazo- ¿Has avanzando?

-Hemos quedado mañana.- le respondo sin dejar de abrazarle del todo.

-¿En serio?- se anima ella también- ¿Cuándo?

-Vamos a desayunar juntas.- sigo hablando animada por lo que mi tono de voz no es bajo.

-Muy bien.- me anima- Está muy bien. Me alegro mucho por ti.- me abraza ahora ella- ¿Sabes que es lo que más me gusta de que me hables?- me pregunta divertida- Desde que le conoces siempre me hablas animada, contando cosas buenas. Estás tan animada que me animas a mí también.- me confiesa contagiada con mi ánimo.

Sí que es verdad que, desde que empecé a cruzarme con Nana, siempre que le he hablado a E-Young han sido conversaciones animadas.

-Me alegra escuchar eso.- le digo un poco sonrojada- ¿Y tú?- nos sentamos en el sillón- ¿Has encontrado a alguien?

-Estaría bien tener un encuentro como el tuyo pero no he tenido mucha suerte.- se encoge de hombros con media sonrisa.

-Si yo he podido, tú también. Solo tienes que fijarte un poco más.- le animo.

-Creeme que, cuando me lo contaste, he empezado a fijarme en la gente que va por la calle, en el trabajo, pero no he sentido esa química que sientes tú.- se entristece un poco- Parece que mi persona predestinada no está en mi rutina…- se vuelve a encoger de hombros.

-¿Quieres salir esta noche de fiesta?- le animo. Hace tiempo que no salimos de fiesta por el trabajo. Las relaciones entre el grupo de amigas se ha ido distanciando hasta quedar solo ella y yo.

-Ojalá.- suspira- Mañana tengo que estar temprano en el trabajo. Parece que hay algo en lo que no están de acuerdo.- vuelve a suspirar.

-Espero que no sea algo importante.- le acaricio el hombro para intentar animarle.

-Yo también.- se deja caer sobre el respaldo del sillón- Por cierto,- me mira sin cambiar de posición- ¿qué vas a ponerte mañana?

-Tenía pensado llevar ropa de calle, como todos los fines de semana.- respondo analizando la ropa del armario mentalmente.

-Eso está bien. Es mejor mostrarle como eres.- me da un empujoncito con la mano- Seguro que así le gustas más.

-No pretendo gustarle con eso.- niego rápidamente la idea.

-No has negado que pretendes gustarle.- me pica.

-Y-yo…- se me traban las palabras.

-Seguro que todo sale bien. No debes preocuparte por eso.- se incorpora- Se tú misma, es lo mejor.- se levanta- Voy a bañarme.- me invita a irme- Cuando termines con tu cita,- sigue picándome-háblame. Quiero saber como te ha ido.- guiña.

-Hablamos mañana.- me despido de ella.

-Hasta mañana.- se despide cerrando la puerta.

Estaría bien que encontrase a alguien y que le animase. Se le ve cansada del trabajo…

Mañana, ¿eh? Voy a ver a Nana fuera de la rutina. Solo con pensarlo vuelvo a llenarme de energía. Cuando llegue a casa me lo dejaré todo preparado para mañana así no habrá contratiempos. Estoy segura que, con lo animada que estoy, no conseguiré dormir esta noche… Pero también lo estoy de que no me dormiré.

—-Fin del capítulo

Posted in After School Fanfics, Fanfics, K-Pop Fanfics | Tagged , , | 1 Comment

Cruce de Miradas 4/6

—-After School

Salgo motivada de casa para tener todo el valor necesario para poder saludarle. No debe ser tan difícil, solo es un “buenos días”, no he de hacer nada más.

Le veo acercarse desde lejos. El corazón empieza a acelerarse y noto que empiezo a perder todo el valor que he acumulado antes de salir de casa. A medida que se acerca me voy poniendo más nerviosa y me noto el corazón en la garganta. “¿Por qué es tan complicado?”

Vamos a cruzarnos. “Vamos, haz algo.” Me riño al notarme el nudo en la garganta.

Al verle sonreír noto que me tranquilizo un poco.

-Buenos días.- decimos las dos casi al mismo tiempo.

“No puede ser.” Detengo mi paso y me giro a mirarle. “Nos hemos saludado mutuamente. Ha sido mutuo.” Celebro mirándole. “También me ha saludado.” Doy media vuelta al perderle de vista para retomar mi marcha.

Ahora saludarnos forma parte de nuestra rutina. Ya no es solo su sonrisa, ahora puedo escuchar su voz todos los días. Con esos gestos voy motivada a trabajar pero siento que quiero algo más de ella. Me gustaría poder hablarle, poder saber su nombre, aunque solo sea.

Después de dos semanas con esta nueva rutina, he dejado de cruzarme con ella. Me gustaría saber qué es lo que le pasa, si ha cambiado de trabajo o está enferma.

Después de estar toda la semana sin verle empiezo una nueva semana sin animos ya que es poco probable encontrarme con ella.

Voy distraída, mirando mis pies marcar el ritmo de mis paso. Por costumbre levanto la mirada en la misma calle de siempre, donde me cruzo con ella. Desde lejos puedo verle acercarse. Parece distraída. Nuestras miradas coinciden de lejos al cruzar la calle. Veo que sonríe de lejos al verme y no puedo evitar sentirme igual.

Estamos a punto de cruzarnos. He estado demasiado tiempo sin verle para simplemente saludarle. Miro la hora. Es un poco más temprano que de costumbre.

-Buenos días.- me saluda con su sonrisa.

-¿Cómo has estado?- le pregunto sin pensar.

-¿Eso?- detiene su marcha al ver que yo he hecho lo mismo- He estado resfriada.- responde sonriendo.

-Ya estás bien, por lo que veo.- le digo animada de ver que estamos hablando, conversando- Yo…- dudo- Me llamo Park Soo Young.- me presento- Aunque mis amigos me llaman Lizzy.

-Im Jin Ah, Nana para los amigos.- responde sin quitar su sonrisa- Mucho gusto. Nos vemos mañana.- se despide antes de retomar su marcha.

-Hasta mañana.- me despido antes de que se aleje más. Se gira al escucharme y me sonríe antes de saludarme con la mano.

¿Quien me iba a decir hace unos meses que terminaría hablando con ella como si nos conociésemos de antes? Aunque puede que, por la rutina, las sonrisas y los saludos, ya no seamos esas típicas personas que se cruzan en tu vida todos los días y pensamos que deben estar ahí. Puede que ya seamos algo más. Puede que, dentro de poco, podamos ser algo más que simples conocidas.

Vuelvo a casa. He avisado a E-Young para contárselo. Quiero que sepa los avances que he hecho, aunque sean pocos.

-¿Y bien?- me pregunta sentándose en la cama.

-He conseguido hablar con ella.- le respondo animada- Nos hemos presentando.

-¿Hoy?- se sorprende- ¿Ha sido todo hoy?

-Mi cuerpo ha actuado solo al hacer tiempo que no le veía.- respondo un poco nerviosa al recordar el momento- Estaba un poco preocupada por si le había pasado algo así que, cuando le he visto, solo le he preguntado.

-Impresionante.- me da una palmadita en el brazo- Muy bien.- me felicita- Has hecho un buen avance.

-Estaba realmente nerviosa.- le confieso- Pensaba que hablaba tartamudeando.- vuelvo a sentir los nervios- No era consciente de todo lo que quería decir.

-Se te nota que todavía sigues con los nervios.- me coge de la mano- Espero que sea correspondido.

-¿Correspondido?- me sonrojo- ¿Piensas que podría ser?- noto que me tiemblan las palabras todavía por los nervios.

-¿Tú crees que podría ser?- me pregunta un poco seria- Dependiendo de como pase la semana, podrás hacerte una idea.- me anima.

Ella ya me lo dijo en su momento. Si Nana me ha llamado la atención es porque me gusta. Si yo le he llamado la atención a ella, ¿yo también le gusto?

—-Fin del capítulo

Posted in After School Fanfics, Fanfics, K-Pop Fanfics | Tagged , , | 1 Comment

Juujun’na Slave [AtsuYuu]

Parece que me haya propuesto terminar con los Juujun’na Slave este mes, pero no es así, simplemente es inspiración divivna para ciertas parejas que encajan bajo este título *.* Como veis, este es un AtsuYuu (el cual he de reconocer que tenía ganas de escribirlo =3 )

Esta pareja se convierte en la 14 de 48 que tengo pensado escribir OwO por lo que se aceptan sugerencias para poder completarlo ^.^ Adaptando la temática a la pareja sugerida =D

[Este Fanfic presenta contenido para +18]

—————————————————————————————————————————————-

Me encanta todo de ella. Soy adicta, más bien esclava, de su cuerpo. Muero por tocarlo, acariciarlo, besarlo desde casi el primer momento en que le vi. Más que amor, es adicción, le necesito para poder respirar, comer, dormir y sentir a mi corazón latir.

Mi corazón late fuertemente, recordándome que estoy viva, cuando se acerca a mí con su movimiento hipnotizante de caderas, cuando me mira con su mirada felina, cuando me devora con sus besos, cuando acaricia mi piel con la suya.

Pero mi ilusión, mi vida, desaparecen junto a ella cuando sale por la puerta para seguir con su vida. Se marcha porque es solamente una cliente. Ella tiene su vida, seguro que mucho mejor de lo que yo le puedo ofrecer, de la cual yo no conozco nada. Solo sé que me busca para llenar algún vacío en su vida que alguien no sabe llenar, o simplemente no ha aparecido. ¿Por qué yo de todas la que hay aquí? No lo sé, pero me eligió en su momento y sigue haciéndolo.

-Yuuchan, tienes trabajo. -me manda el jefe -En la habitación de siempre. -dice alejándose.

-Es ella. -murmuro ilusionada poniéndome de pie.

Después de arreglarme para la ocasión, me deslizo por los pasillos del edificio hasta la habitación especial. Mientras llevo la mano al picaporte, siento que se me entrecorta la respiración a causa del exceso de fuerza que ejerce mi corazón sobre mi pecho. Cierro los ojos, respiro hondo y abro la puerta.

-Maeda-sama. -le digo haciendo una reverencia.

-Has tardado mucho. -dice levantándose de la cama.

-Permítame su abrigo. -me acerco para cogerlo.

Tras mis palabras, empieza a quitarse el abrigo, lentamente, deslizándolo de forma sutil por sus hombros, dejándolos al descubierto. A medida que la prenda va bajando siento que se me cae la mandíbula sin poderlo controlar. Bajo el abrigo, mostrándose casi a cámara lenta, un corsé, negro de encaje, con decoración floral de color morado en el pecho descendiendo por los costados hasta la cadera, donde se encuentra el final de este. El abrigo cae al suelo, provocando un sonido sordo, terminando de descubrir sus piernas, decoradas con medias de media pierna, sujetas con un liguero.

Trago saliva, intentando dejar mi mente en orden, clara y despejada para lo que puede ocurrir. Lentamente me acerco a ella y me agacho para recoger el abrigo que cubre sus zapatos negros de tacón fino. Sigo mi camino hasta la percha y cuelgo su abrigo. Al girarme para volver a donde se encuentra Maeda-sama, contemplo su espalda, sus caderas, su… tanga. Vuelvo a tragar saliva y a respirar profundamente para evitar morir por la falta de aire.

Lentamente me acerco a ella, aprovechando que voy descalza sin hacer ruido, y me detengo detrás de ella. Lentamente dirijo la mano derecha a su hombro, para realizar una caricia desde este hasta su mano.

-Te he echado de menos. -le susurro al oído antes de besar su cuello, entre la oreja y la mandíbula.

Ella cierra los ojos y echa la cabeza hacia atrás, cediéndome paso a su cuerpo.

Deslizo la otra mano por su cintura, acariciando su costado, lentamente, hasta llegar al abdomen. Detengo la mano ahí para poder acercarla más a mí, mientras sigo besándole el cuello. En respuesta, ella deja escapar un suspiro sonoro. Le suelto la mano y la llevo a su cadera, hacia delante, para llegar al interior del muslo.

-No tan rápido. -me dice en voz grabe girándose para quedar de cara a mí.

En ese momento me besa de forma agresiva, mordiéndome el labio inferior.

-Me encanta lo que llevas puesto. -le susurro antes de que vuelva a besarme.

De un movimiento rápido la cojo en brazos y la llevo a la cama. Cuando siente que su cuerpo es posado sobre la cama me vuelve a besar, sin desenredar sus piernas de mi cintura ni sus brazos de mi cuello.

Viendo que tengo accesibilidad a su entrepierna, sitúo mi pierna, haciendo un poco de presión, provocando que gima en mis labios y suelte el abrazo para, con una mano cogerse a la almohada y la otra enredar sus dedos en mi cabello. Muevo la pierna al sentir su humedad mientras le vuelvo a besar el cuello. Ella favorece el movimiento de mi pierna con su contoneo.

Sigo bajando, dejando un recorrido de besos por su esternón, hasta llegar a la tela del corsé. En ese momento, con ambas manos, atraigo su cuerpo al mío, pegando más su placer a mí, causándole un gemido más sonoro. Dejo una mano en su trasero, mientras la otra empieza a desatar esa prenda de ropa que le queda genial, pero que en estos momentos me molesta.

Al desabrochar esa prenda, su cuerpo se queda prácticamente al descubierto. Ella encorva la espalda, indicándome que quite el corsé de su sitio. Sin hacerle esperar, arrojo la prenda fuera de la cama. Entonces, sin apenas darme tiempo a reaccionar, se vuelve a abrazar a mi, pegando su torso desnudo sobre el mío. Al ver que todavía llevo mi yukata, lo desabrocha y pasa sus manos por debajo de la tela, sobre mi piel. Aprovechando el contacto de nuestros cuerpos, empiezo a mover la cadera, estimulando su zona de placer, lentamente.

Ella vuelve a gemir, esta vez de forma más seguida, silenciándolos sobre mi cuello, cerca de mi oído. Apoyándome sobre un brazo, para no dejar caer todo mi peso sobre ella y poder seguir besándole, empiezo a descubrir su cuerpo, empezando por su costado, sin llegar a tocar su pecho, el cual se encuentra cubierto por el mío, bajando hasta su cadera. Andentro un poco la mano a su entrepierna e inicio un recorrido hacia fuera, pasando nuevamente por su cadera hasta llegar a su espalda. Subo la mano hasta el centro y la vuelvo a bajar, acariciando sus lumbares antes de posar la mano en su nalga. Seguidamente vuelvo a reanudar el recorrido por su pierna, hasta la rodilla, y vuelvo a subir hasta la ingle.

Dejo de besarle en los labios para repetir el recorrido de mi mano con los labios, pero centrándome más en las partes que esta ha descuidado. Me entretengo en sus pechos, mientras llevo la mano a sus labios inferiores. Superficialmente, deslizo los dedos entre ellos. Gimo al notar que está mojada, y acaricio su interior, mientras vuelvo a reanudar los besos por su cuerpo. Me detengo en la cadera y sigo jugando con mis dedos, llenando la habitación de música de sus gemido.

Detengo el movimiento de mis dedos para empezar con la lengua. Le beso, le saboreo, le doy pequeños mordiscos. Me aferro a sus piernas, para evitar que se pueda apartar en cualquier momento mientras realizo mi trabajo de darle placer. Sus gemidos se vuelve más sonoros y más graves. Cuando siento su pulso en mis labios, se aferra a mi pelo, acercándome más ella.

-No pares. -me dice entre gemidos.

Sigo con el movimiento de lengua, hasta que su cuerpo se tensa y deja momentáneamente la habitación en silencio.

Un tirón fuerte en el cabello hace que me separe de su entrepierna para quedar frente a ella. Me besa de forma voraz, sin dejar que llegue a recuperar del todo el ritmo de la respiración. Me coge de la mano y la guía hasta su destino. Cuando centro la mirada en ella, me mira fijamente, haciendo que nuestras miradas conecten, hasta que cierra los ojos, para que siga con lo que he empezado.

Empiezo lentamente, amándola, saciando mi mirada de su cuerpo, de sus gestos de placer y mis oídos de sus suspiros y gemidos retenidos. Acelero y aumento un poco la fuerza, y ella se aferra a mi cuello.

-Para… -dice mientras siento que mi mano se moja -No sigas… no quiero… -sustituye sus palabras por más gemidos al ver que no me detengo.

Un dolor en el cuello me devuelve a la realidad. Por un instante me detengo a causa del dolor, pero inmediatamente sigo al entender que está pasando. Aprieta más sus dientes sobre mi cuello, provocando que suelte un gemido ahogado por el dolor.

Suelta su agarre, arañando mi espalda antes de abandonar mi cuerpo, para agarrarse a las sábanas. Abre los ojos, con una mirada más felina de lo habitual, y una media sonrisa en sus lábios. Se incorpora y vuelve a besarme.

Como puedo, me acomodo para poder quedar sentada en la cama, sin dejar de mover la mano que le da vida a la habitación. Ella compensa la falta de movilidad de mis dedos, al estar entre ambos cuerpos, con su movimiento de caderas. Al moverse, de forma indirecta, con su pierna, empieza a estimularme. Inconscientemente empiezo a gemir.

-Maeda-sama, no pare. -le suplico al ver que la estimulación va a más.

Me muestra una sonrisa pícara antes de acelerar el ritmo de sus caderas. Esta vez me aferro a su cuello para callar mis gemidos, besándole de forma más agresiva. Ella desliza sus dedos por mi cabello, sin dejar de moverse.

La habitación se llena del sonido de nuestras voces y del sonido de los muelles de la cama. Ya no puedo más y dejo salir toda la energía extra de mi cuerpo, pero la fuente que la provoca no se detiene. Ella sigue, abrazándome, cubriendo su rostro en mi cuello, giemiendo cerca de mi oído para indicarme que ella también ha terminado.

-Lo siento. -me disculpo al ver que ella ha terminado más tarde que yo -No me lo esperaba. -le explico rápidamente.

-No pasa nada. -me dice sujetándome la cara con ambas manos para que le mire a los ojos.

Me muestra una sonrisa, cálida, tierna. Se acerca, acariciando mi nariz con la suya, antes de besarme.

-Gracias por todo. -su mirada se torna triste mientras se aleja de mí para buscar su ropa.

Se viste y busca su cartera en el bolsillo de su abrigo.

-Maeda-sama. -le llamo, poniéndome de pie -No hace falta que me pague. -le digo cuando ha centrado su atención en mí.

-Pero yo quiero hacerlo. -saca los billetes -Los necesitas. -se acerca para dejarlos en la mesita.

-Te invito a cenar. -me armo de valor para dar una paso más.

Me vuelve a mostrar una sonrisa, con su mirada triste.

-En otra ocasión. -dice poniéndose el abrigo, mientras se dirige a la puerta -Quizás. -murmura antes de abrirla para salir de la habitación.

Cierra la puerta, dejándome sola en la habitación que solo uso cuando viene ella.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics | Tagged , , | 5 Comments

Majisuka Gakuen 3: Watashi wa Watashi

Zona de casilleros

El timbre que da inicio a las clases hace poco que ha sonado. El lugar se encuentra prácticamente solitario, excepto por algunas alumnas que entran corriendo para no llegar tarde a clase.

Una de las alumnas, una reina, Paru, pasea tranquilamente por los pasillos formados por las pequeñas taquillas, hasta encontrar la suya. En su misma sección, uno de los casilleros capta su atención, al estar mal cerrado. Extrañada, mira a su alrededor en busca de su posible propietaria.

-Llegaría tarde. -murmura acercándose para cerrarla, pero algo en su interior impide que lo haga -¿Qué es esto? -mira el nombre en la puerta -Miyawaki Sakura. -saca lo que hay extra en su interior, comprobando que solo queden los zapatos, y vuelve a cerrar el casillero.

*         *         *

Cafetería

En una de las mesas, más próximas a la ventana, se encuentran dos de las ocho reinas, Paru y Kawaei con su sub-reina, Annin. Las tres comentan divertidas anécdotas sobre las clases y su experiencia como reinas.

-Y ahora, cuando llego tarde a clase, no me preguntan si me he perdido, simplemente me dejan entrar y ya está. -termina de explicar divertida Rina.

-En eso tienes suerte. -le dice Haruka contagiada del ánimo de su compañera.

-¿Y a ti que tal te va? -le pregunta Annin algo preocupada.

-Si no estuvierais vosotras aquí, esto sería muy solitario sin Maeda-san o Yui. -les muestra una sonrisa sincera.

-Qué bonito. -le dice Kawaei abrazándole.

-Siempre tendremos la cafetería para poder estar las tres juntas. -añade Anna animado a sus compañeras.

*         *         *

Pasillos

Las clases ya han iniciado. Por los pasillos anda solamente Paru, distraída, sin rumbo fijo, por la zona de las aulas de música. Al girar una esquina choca con otra alumna, que iba bastante apresurada.

-Oh, gomenasai. -la alumna se disculpa, haciendo una reverencia bastante prolongada al ver que ha chocado con una reina.

-Tranquila. -le dice al verle algo nerviosa -Yo también iba distraída, también tengo algo de culpa. -sigue al ver que la alumna ha dejado de hacer la reverencia –Arigatou… -le agradece, al ver que no ha chocado adrede con ella.

-Furuhata Nao desu. -le responde al ver que estaba esperando a que le dijese su nombre.

-Supongo que tenías prisa, Furuhata-san. -le recuerda, al ver que carga consigo un instrumento.

Ha-hai. -empieza a andar apresurada –Arigatou, Shimazaki-sama. -le agradece dándose momentáneamente la vuelta para poder verle.

Paru le observa marcharse, antes de volver a reanudar su marcha.

*         *         *

Despacho Seito Kaichou

Paru se encuentra asolas en el despacho. Está sentada en la silla al frente de la mesa de la Seito Kaichou, completamente apoyada en el respaldo.

El sonido de la puerta interrumpe los pensamientos de la Reina. Se levanta de la silla y mira a las recién llegadas.

-Buenos días.- le saluda una de las dos alumnas- He venido a traer los formularios de la delegada de clase.- le acerca los papeles.

Paru los coge y lee el nombre de la delega.

-¿Eres tú Okada-san?- le pregunta acercándose.

Hai.- responde un poco nerviosa.

-¿Te acompaña…- centra su atención en la acompañante de Nana.

-Kojima Mako desu.- se presenta más nerviosa.

-Un placer.- les sonríe- Pero yo no soy la Seito Kaichou.- retrocede un poco para dejar los papeles sobre la mesa- Si dejamos aquí los papeles los verá cuando llegue.- les sonríe acercándose a ellas para poder salir del despacho- ¿Queréis algo más?- les pregunta una vez fuera al ver que no se mueven.

-No-no.- responden ambas.

-Os dejo.- se despide con un gesto de mano. Una vez les da la espalda se ríe al recordar que le han confundido con la Seito Kaichou.- Ha sido una situación divertida.

—–つづく

Posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics, Nogizaka46 Fanfics | Tagged , , , , , , , , | Leave a comment

Cruce de Miradar 3/6

—–After School

Cada vez me siento más incómoda cuando me cruzo con ella. Necesito ver su mirada pero me cuesta mantenérsela. Me da miedo que me malinterprete y me evite…

No sé qué hacer. Algo me dice que es solo rutinario pero a mí me da la impresión que hace para cruzarse conmigo. Que, si voy por la acera de enfrente ella cruza para ir en la misma que yo. Me da la impresión que, al igual que yo, me ve cuando llega después que yo a la calle. No sé si es solo mi imaginación o ella se siente igual.

Como E-Young no lo ve extraño he decidido quedar con ella para contárselo. Esta vez he ido yo a su casa.

-Bienvenida.- me dice E-Young dejándome paso- ¿Qué pasa?- me dice tomando asiento en la mesa e indicándome que haga lo mismo.

-Yo…- dudo en cómo empezar- Sobre la chica que me cruzo con ella…- intento ordenar mis pensamientos- Siento que… Puede que me lo esté imaginando todo.- rectifico rápidamente- Pero me da la impresión de que ella también hace para cruzarse conmigo.- me atrevo a confesarle.

-Eso está bien, ¿no?- dice animada- ¿Qué hay de malo en eso?

-Que no sé qué hacer.- suspiro- Siempre nos miramos cuando nos cruzamos y yo… yo…- me pongo nerviosa.

-Salúdale.- dice al ver que no sigo hablando- Cuando os miréis, salúdale.- me sonríe.

-¿Saludarle?- le pregunto un poco extrañada- No nos conocemos de nada.

-Si os miráis cuando os cruzáis, es como si os saludaseis.- me explica animada- ¿O me equivoco?

-Puede que tengas razón pero… de ahí a saludarle…- sigo con duda.

-Todo es empezar por ahí.- sigue con su sonrisa- Es una manera de crear un encuentro verbal y dejar un poco de lado el visual.- me guiña.

-Pero…- intento ordenar las palabras- No tiene sentido que lo haga si no nos conocemos.

-Tampoco pierdes nada. Le vas a seguir viendo todos los días, ¿qué hay de malo en saludarle? Podría decirse que os conocéis, aunque de vista.- vuelve a guiñarme.

-E-Young.- me quejo- Yo…- suspiro.

-Seguro que estás deseando que pase algo nuevo en tu rutina.- me acaricia la mano más seria- No creo que te evite porque le hayas​ saludado. Es solo eso, un saludo, en este caso creado por una rutina.- me anima- Hagas lo que hagas, no vas a perder nada. Lo único que puedes hacer es avanzar.- sigue animándome.

-¿Tú crees?- empiezo a verle la lógica.

-Si no lo pensase no te lo diría.- me muestra una sonrisa sincera.

-Pero, ¿qué le digo?- empiezo a ponerme nerviosa.

-Un “buenos días” o “hasta luego” o “hasta mañana” estaría bien.- me aconseja- No hace falta nada más. De momento.- vuelve a guiñarme.

-Lo intentaré.- poso mi otra mano sobre las nuestras ya juntas- Gracias.

A partir del lunes lo intentaré. Intentaré saludarle como lo hago con cualquier conocido. Tengo el apoyo de E-Young, no tengo nada que perder.

—-Fin del capítulo

Posted in After School Fanfics, Fanfics, K-Pop Fanfics | Tagged , | 1 Comment

Juujun’na Slave [WMatsui]

Uoh! *.* Creo que es la primera vez que escribo un “Esclava Sumisa” en tan poco tiempo OwO Espero que a pesar de eso se me haya quedado bien ^.^

————————————————————————————————————————————-

Otra vez castigada, llegaré tarde a casa. No sé la cantidad de veces que me ha castigado sin motivo. Lo peor es que solamente a mí me hace quedarme después de clase.

Aún así estoy feliz. Una parte de mí se alegra de ser yo su centro de atención, ya que desde que entró, el primer día de clase, al aula me enamoré de ella. Su largo cabello negro, su piel blanca, su sonrisa, su manera de andar, su actitud… Es la primera vez que me fijo en una profesora de ésta manera, pero me gusta que sea ella.

El día de San Valentín me armé de valor y le regalé una caja de bombones. Ella los aceptó, mostrándome su hermosa sonrisa mientras nuestras manos hacían contactó al coger la caja. A pesar de lo que parece, la situación ha ido a mal, ya que desde ese día empezó a castigarme porque sí. Algunas de las veces, si hemos estado asolas, le he dejado ver mis sentimientos con dibujos, frases, tratándole como a una reina e, incluso, diciéndoselo directamente. Ella simplemente me sonríe y me acaricia la cabeza, como si fuese una niña pequeña. Ya no sé qué más hacer para que se fije en mí como algo más que como su alumna.

-Matsui-sensei. -le llamo cuando he terminado el último ejercicio.

Ella levanta la mirada de sus apuntes para fijarla en mí, mientras me muestra su hermosa sonrisa.

-Ya he terminado. -le digo tímidamente al notar que mi voz casi hace eco en el aula.

Sensei se levanta de su silla para acercarse a mí. Se para detrás de mí y mira los resultados.

-Esto… -lo señala, pegando su cuerpo al mío y haciendo que su rostro quede casi pegado al mío -Es del revés. -dice girándose para verme a la cara.

Corrijo el ejercicio, y me giro hacia ella para comprobar que lo he hecho bien. Al seguir mirándome, nuestros rostros están a escasos centímetros. Siento que se me para el corazón al sentir su aliento sobre mis labios. Sin mirar los suyos, sé que está sonriendo por las pequeñas marcas que salen al lado de sus ojos. Bajo la mirada a sus labios, esperando alguna señal para acercarme o alejarme, y veo que se está mordiendo el labio inferior. Hago mención de acercarme, con duda, pero ella aparta la mirada para dirigirla a la libreta.

-Ahora está perfecto. -murmura, casi en un susurro, mirándome de reojo, con mirada felina.

-M-ma-matsui-sensei… -intento poner mi mente en orden, decirle algo que acabe con esta situación que me está volviendo loca, pero mi memnte se encuentra cautiva en sus ojos.

-Llámame Rena. -susurra girándose completamente hacia mí, sentándose sobre la mesa.

-Rena… -trago saliva, ilusionada porque me deja llamarle por su nombre.

Rena se acerca, lentamente, a mí y me acaricia la mejilla, volviendo a morderse el labio inferior.

-Te quiero… -le vuelvo a confesar en un susurro para mantener el ambiente del aula.

Sonríe y sigue acercándose a mí, tanto que nuestros alientos se vuelve a fusionar. Cierro los ojos, esperando sentir sus labios sobre los míos, pero los siento en mi frente.

-Eres muy linda. -susurra cerca de mi oído, acariciándome la mejilla con el pulgar.

Abro los ojos, al dejar de sentir su calor cerca de mí, para descubrir que se está alejando de mí.

-Rena. -le llamo cogiéndole de la mano para evitar que se aleje más de mí.

-Rena-sensei. -posa una mano sobre la mía -Es raro que me llames por el apellido, ya que tenemos el mismo. -me explica sin quitar su sonrisa -Pero en horario de clase me tendrás que seguir llamando Matsui. -me suelta la mano y se levanta de la mesa.

Sensei, por favor. -me levanto yo también -No estoy jugando, mis sentimientos son serios. -abro mis sentimientos, sin moverme de mi sitio al ver que se ha detenido.

-Lo sé. -acaricia su mesa, hasta los apuntes -Yo tampoco estoy jugando. -se gira con expresión seria, la cual no había visto todavía.

-¿Entonces? -le pregunto confusa, poniéndome delante de ella.

-Nos veremos mañana, después de clase. -me dice posando una mano, otra vez, sobre mi mejilla.

Respiro hondo, intentando calmar a mí corazón, y poso mi mano sobre la suya. Cierro los ojos, para sentir mejor la caricia y guardarla en mi mente. Abro los ojos, al sentirme más tranquila, encontrándome con su rostro, con los ojos cerrados, cerca de mí. Vuelvo a cerrar los ojos, para sentir mejor el beso que ha depositado en mi otra mejilla, cerca de la comisura de los labios.

-Hasta mañana, Jurina. -escucho su voz, ya desde el marco de la puerta.

-Hasta mañana, sensei. -murmuro, con lágrimas en los ojos, una vez ha abandonado el aula.

Suspiro a la vez que las gotas de tristeza se desprenden de mis ojos, maldiciendome por haberme enamorado de una profesora, sintiendo que mi corazón se rompe a pedazos cada vez que pienso que puede corresponderme los sentimientos, cada vez que parece que quiere besarme, cada vez que se acerca más que a cualquier alumna, cada vez que… me sonríe, me mira, me besa, me acaricia…

Pero esperaré, probablemente hasta que me gradúe, o hasta que ella me acepte, o hasta que se vaya con alguien más y se terminen mis ilusiones. Hasta entonces, seguiré luchando por ella, mostrándole mis sentimientos y haciendo todo lo que ella me pida, aunque me duela.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics | Tagged , , | 2 Comments

All the Things She Said

Os suena el título!!??? Seguro que a los fans del Yuri y de este grupo sí =3 En efecto, es el título del primer single, en inglés, del grupo ruso t.A.T.u. =D Y como todavía son fan de este grupo, a pesar de su separación, he decidido escribir un Oneshot ^.^

Es el primero que escribo de ella y se me ha quedado un poco corto, pero espero que igualmente os guste \^w^/

——————————————————————————————————————————–

Estoy en el instituto, refugiada en la soledad de la biblioteca. Todavía resuenan por mi mente todo lo que ella dijo.

<<-Ya Shosla S Uma.- dice asustada mirando alrededor.

-¿Por qué dices eso? -le pregunto preocupada al ver que está algo alterada -¿Qué pasa?

Ya tebya lyublyu.>>

Suspiro y me dejo caer sobre el respaldo de la silla. Delante de mí los libros y libretas, los cuales he dejado de usar hace un buen rato.

-Señorita, la biblioteca va a cerrar. -me dice la bibliotecaria, pasando por detrás de mí.

Vuelvo a suspirar y empiezo a recoger mis cosas. Me levanto y dejo la silla en su sitio. Me deslizo entre los silenciosos pasillos, formados por estanterías repletas de libros. Al salir de la biblioteca ya está anocheciendo. Me detengo en la puerta, observando el horizonte, por donde se desvanece el sol.

-Puede que yo también haya perdido la cabeza. -murmuro retomando la marcha.

De camino a casa, sus palabras resuenan una y otra vez por mi mente. Llego a casa y dejo caer la mochila en la puerta. Como de costumbre, me encuentro sola en la enorme casa. Me dirijo, a paso pausado, hacia la cocina para preparar la cena. Mientras cocino, me doy cuenta de lo solitario que es preparar comida para uno, ya que de normal hago dos platos, el suyo, el de Julia, y el mío. Dejo el plato, ya preparado, sobre la mesa, y me siento para empezar a cenar.

-¿Por qué me inquietan tanto sus palabras? -murmuro al recordarlas -Bueno, es una mujer. -le hablo a la nada para intentar aclarar mi mente -Es normal sentirse inquieta cuando una mujer se te declara. -llevo algo de comida a mi boca -Pero me hizo sentir feliz. -recuerdo la mezcla de emociones que sentí al escuchar esa frase, en la que me declaraba sus sentimientos.

Dejo de comer, dejando el plato medio vacío, y subo a la habitación.

Ya tebya lyublyu. -analizo la frase, en busca de algo que me aclare su significado -No hemos hablado desde entonces. -me dejo caer sobre la cama.

Saco el móvil del bolsillo y entro en registro de llamadas, donde el primer nombre en aparecer es Yúliya, su nombre, y la duración de la llamada, casi una hora, de hace dos días. Deslizo el dedo sobre el contacto, iniciando así la rellamada. Suena el primer pitido. Mi corazón empieza a acelerarse mientras suena el segundo, a la espera de escuchar su voz.

Intento tranquilizarme, ya que nunca me ha puesto nerviosa hablar por teléfono con alguien.

-Lena, ¿pasa algo? -responde con tono preocupado.

-No, no es nada de eso. -le digo rápidamente, intentando no tartamudear -¿Por qué tendría que pasar algo? -le pregunto extrañada por su forma de responder al móvil.

-No sé… yo… -se forma un pequeño silencio -como hace dos días que no hablamos… -baja el tono de voz a cada palabra.

-Ah… -se me queda la mente en blanco, ocasionando otro silencio, pero esta vez más largo -Yo… -intento recordar el motivo de la llamada -Me preguntaba si querías venir a cenar. -cierro los ojos fuertemente, intentando silenciar los latidos de mi corazón -Te echo de menos. -digo casi sin pensar.

-Sí, claro. -su tono de voz muestra más alegría, pero no es la habitual.

La línea se corta, dejando un incesante zumbido que evita que la habitación se quede en silencio. Sigo sobre la cama, con el aparato posado todavía sobre mi oreja. Cuelgo y dejo cae el brazo sobre la cama.

-Ya he cenado… -recuerdo mi plato sin terminar de hace unos minutos -Y seguro que ella también.

Me levanto y empiezo a andar de un lado a otro, esperando a que la inspiración venga a mí.

-Seguro que se ha dado cuenta de que estaba nerviosa. -me detengo delante del espejo, donde me veo con el uniforme escolar -¿Qué me pongo? -me dirijo al armario y empiezo a rebuscar en él -Vale, para. -me digo a mi misma observando el desorden.

Llaman al timbre. Miro la hora y otra vez el desorden. Cojo la ropa que he echado sobre la cama y la lanzo al armario. Bajo corriendo las escaleras hasta la puerta. Respiro hondo para calmar mi respiración antes de abrir.

-Ho-hola. -saluda desviando la mirada al suelo.

Le miro un instante, ya que nunca le había visto actuar de forma tan tierna.

-Pasa. -me aparto de delante de la puerta para cederle el paso.

En silencio, llegamos al salón. Julia se detiene delante de la puerta, con duda.

-Supongo… que ya has cenado. -murmuro, mirándole con la cabeza gacha.

Ella me sonríe y asiente ligeramente. Le hago una seña para que entre al salón, pasando por su lado para entrar primero. Me siento en el sofá y espero que ella haga lo mismo.

-Lo siento. -rompe el silencio que nos ha estado acompañando hasta el momento -No tendría que haber dicho nada.

-Yo… -intento poner mi mente en orden, analizando sus palabras, esa confesión, sus sentimientos.

-Pensarás que es asqueroso… -murmura.

-De eso nada. -le interrumpo al ver que se ha hecho una idea equivocada.

Ella me mira sorprendida, como si no esperase mi reacción, o porque le he interrumpido.

-Amar nunca será asqueroso. -le explico -Eso es algo que no podemos controlar. -siento que se me sonrojan las mejillas -Tus palabras me hicieron sentir confusa, pero también feliz de saber que era yo la dueña de tus sentimientos. -bajo el tono de voz -He estado pensando en mis sentimientos… y en lo que me dijiste, y tal vez yo también he perdido la cabeza. -me sorprendo a mi misma por el rumbo que está tomando la conversación –Ya… Ya lyublyu tebya.

Ella sigue en silencio, mirándome fijamente. Baja la cabeza y cierra los ojos. Ahora soy yo quien le observa. Coge aire lentamente y lo suelta. Vuelve a centrar la mirada en la mía, causando que me vuelva a sonrojar. Veo como cada vez su rostro está más cerca del mío. Parece que duda y se detiene, así que decido armarme de valor y ser yo quien termine de romper la distancia que queda entre nuestros labios.

Ya shosla s uma. -susurro antes de besarle.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Posted in Fanfics, Russian-Pop Fanfics, t.A.T.u. Fanfics | Tagged , | 4 Comments