Lie – Capítulo 2

Mientras sigo con Influencer, os dejo la continuación de este fic de T-ara ^.^ Aunque sé que he tardado un poco en publicarla -.-‘

Espero que os vaya gustando el desarrollo de la historia =3

————————————————————————————————————————————-

He empezado a adaptarme a la rutina. HyoMin ha empezado a venir más seguido con nosotras. Solemos vernos en la estación para ir a la universidad, pero no vuelve con nosotras. También se ha vuelto diferente la relación entre JiYeon y yo.

El tren de vuelta se detiene delante de nosotras y JiYeon me sujeta la mano y me pone detrás suyo. Entramos y me guía hasta un asiento libre.

-¿No te sientas? -le pregunto al notar que se ha parado delante de mí.

-No quedan sitios, pero no pasa nada. -me responde cogiéndome de la mano.

-Pero hace nada has dicho que estabas cansada. -me siento culpable por tener que ocupar yo ese sitio -Ven. -tiro de ella para acercarla a mí -Siéntate aquí. -le indico mis piernas con la mano libre.

-Que va, no. -intenta retroceder, pero se lo impido al tener sujeta su mano -Vale. -desiste -Pero lo justo sería que fuese del revés. -me dice intentando que me levante.

-No, porque así me proteges de los posibles golpes. -bromeo haciendo fuerza para que no pueda levantarme.

-Vale, vale, tú ganas. -suspira.

Siento como lentamente va sentándose sobre mis piernas, y su calor corporal cerca que mí. Sin poderlo evitar, cuando ya está completamente sentada, le abrazo y apoyo la cabeza en su espalda. Ella parece sorprenderse, pero al instante se relaja y sujeta mis manos.

Es tan cálida y agradable. Se está tan bien. Llegamos a nuestra parada de esta manera, en silencio. Ella se levanta, sin soltar mis manos, y me guía hasta la puerta. Bajamos del tren y seguimos en silencio hasta salir de la estación. Me aferro a su brazo, con seguridad, mientras siento los rayos de sol en el rostro. JiYeon parece tensarse, pero al momento siento que acaricia mis manos.

-EunJung, quiero hablar contigo. -detiene el paso -Vamos a sentarnos. -su tono es apagado, diferente al que suele usar conmigo.

Le sigo en silencio, hasta un banco, y nos sentamos.

-Hay algo que no te he contado… -oigo que habla sin mirarme, ya que su voz se pierde hacia delante -Te he mentido respecto a HyoMin.

Me giro hacia ella, esperando a que siga hablando, curiosa por saber qué es lo que me tiene que contar, pero en ningún momento sin dejar de sentirme cómoda a su lado a pesar de sus palabras.

-HyoMin y yo nos conocemos de antes de entrar en la universidad. -dice casi en un murmuro.

El silencio le sigue a la frase. Me quedo callada, esperando a que siga, sin saber que camino va tomar la conversación. Es verdad que sentí algo extraño cuando nos encontramos con ella el primer día, pero parecía que no se conocían… Ellas se presentaron como dos desconocidas…

-Tuvimos una relación… -sigue hablando sin mirarme, y su voz suena oscura.

-Una relación… -repito sus palabras, asimilando su significado -¿Quieres decir… ?

-Mh. -musita -Fue durante el último verano que fui con mis padres de viaje. -su voz suena dolida, imagino que puede estar llorando.

Para comprobarlo, con algo de temor, llevo mis manos a sus mejillas, húmedas por las lágrimas. Le acaricio las mejillas con el pulgar, intentando limpiar las gotas de tristeza que cubren su rostro.

-Y aparece ahora… -interrumpe la frase, dejándola sin terminar, abrazándome.

-¿Te sigue gustando? -le pregunto, sintiendo que me tiemblan las manos que rodean su cuerpo.

Ella asiente, sin salir de su refugio entre mis brazos.

-¿Y por qué no habláis? -intento entender la situación y animarle al mismo tiempo.

-Prometimos que esa relación se quedaría allí. -responde ya más tranquila.

No sé qué decir ni qué hacer. Me limito a seguir cobijándole entre mis brazos.

-También… -empieza a hablar, sujetándose a mi brazo.

-¿Qué pasa? -le pregunto al ver que no va a seguir.

-Nada, déjalo. -empieza a relajarse -Te lo diré más adelante…

-Vale, no pasa nada. -le acaricio la cabeza -No tienes por que obligarte a contármelo.

-Gracias. -dice ya más tranquila -Por eso me gusta estar a tu lado.

Un corriente de algo se adentra en mi pecho, dejándome sin aliento, deteniendo mi corazón. ¿Qué me pasa?

En ese momento se separa de mi. Entre mis brazos, ahora, siento vacío, soledad. Compruebo que mi corazón sigue latiendo, pero mi respiración sigue alterada.

-¿Te encuentras bien? -me pregunta con notable preocupación en su voz -EunJung.

-Creo que es por el calor. -intento tranquilizarme.

-Vamos a un sitio con sombra. -me sujeta del brazo para ayudarme a ponerme de pie.

Siento el cambio de temperatura al llegar a la sombra, incluso el fresco de alguna fuente cercana.  

-Espera aquí, voy a mojar el pañuelo.

¿Qué me está pasando? ¿Por qué me siento así de repente? Nunca me había pasado. Puede que sea por estar demasiado tiempo bajo el sol. Pero el abrazo… Siento como se instala un nudo en mi garganta, que me da ganas de llorar. Hago lo posible para no hacerlo, pero enseguida siento como las lágrimas se deslizan por mis mejillas.

Entonces, unos brazos rodean mi cintura, y dejan la cabeza posada en mi hombro. Por el olor, sé enseguida que se trata de JiYeon. Simplemente me abraza, no dice nada, para que pueda llorar tranquila.

-¿Quieres quedarte en mi casa a dormir? -me susurra al oído, sin cambiar de posición.

Asiento y me aferro a sus brazos.

 

Estamos en la cama. Estar en su casa me ha hecho sentirme mejor, recordar cuando éramos pequeñas y corríamos entre esas paredes. Al acostarnos, el silencio lo ha hecho con nosotras. A pesar del tiempo que nos conocemos, hay incomodidad entre nosotras.

Me acuesto boca arriba, asimilando todo lo que ha pasado hoy, cómo se puede sentir JiYeon y lo que me ha pasado. JiYeon se mueve, siento que se acerca y, con ella, su calor. Me abraza y posa la cabeza en mi pecho. Por inercia, le devuelvo el abrazo, sintiendo directamente su piel. La curiosidad y el pensamiento de que puede estar desnuda a mi lado hacen que deslice mis manos por su espalda, afirmando mis pensamientos.

-Espero que no te importe. -susurra para no romper de forma brusca la calma de la habitación -Hace tiempo que duermo así y ahora me parece molesto el pijama.

Trago saliva y niego con la cabeza.

Una caricia en mi brazo me pone alerta. Analizo su procedencia y descubro que es ella.

-Echaba de menos esto… -dice sin dejar de acariciar mi brazo.

Me quedo en blanco, no sé qué respuesta sería la adecuada.

-Ha pasado bastante tiempo… -le respondo, devolviéndole la caricia en la espada.

Siento que se estremece y suelta una ligera risa al pasar por su costado.

-Me has hecho cosquillas. -me dice divertida, incorporándose un poco.

Con la otra mano, sigo el recorrido de su brazo hasta su rostro, para saber dónde está. Está cerca, pero no me parece molesto, lo encuentro normal por la situación.

Siento que me acaricia la frente, pasando por la mejilla, hasta detrás de la oreja, supongo que para apartar un mechón de pelo y, como su cuerpo se posa más sobre mío.

-Es una imagen muy bonita. -me sorprende su voz -Verte desde aquí. -me acaricia la mejilla con el pulgar.

-Seguro que mi punto de vista es más hermoso. -le digo al imaginarla sobre mí, con el cabello cayendo con gracia para enmarcar su rostro que, seguramente, está sonriendo, iluminada por la escasa luz que entra por la ventana.

-Si pudieses verme no dirías lo mismo. -me acaricia el cabello.

-Siempre me has parecido hermosa. -recorro su rostro, con la llena de los dedos, para poder saber cómo es -Y seguro que ahora lo eres más.

No responde. Empiezo a pensar que le ha incomodado mi comentario, pero no se aparta de encima de mí. En ese momento posa la mano en mi mejilla y, con el pulgar, realiza una sutil caricia en mis labios.

Inconscientemente los entreabro, y mi cuerpo empieza a sentirse extraño. En la cama hace más calor y me siento algo inquieta. No sé si es por la caricia o por la situación, siento deseo de besarla. Para apartar esa idea y calmar ese deseo, me muerdo el labio inferior.

Al liberar mi labio de entre los dientes, siento como otros se posan sobre los míos. Es una sensación tan agradable y yo me siento tan inexperta… Le respondo al beso antes de que se aparte y ella profundiza más. Me dejo llevar por sus labios y llevo las manos a su cintura.

El beso dura poco. Cuando separa los labios de los míos, ella también se aleja.

-Buenas noches. -susurra acomodándose nuevamente sobre mi pecho.

**************************FIN**************************

Espero que os haya gustado ^.^ y si ha sido así que le deis a “Like” =3

Todos los comentarios serán bienvenidos OwO tanto para comentar aspectos del texto como para hacer propuestas =D

Ah, y si queréis estar al día de nuestras actualizaciones, nos podéis seguir, haciendo click en “Follow”

Espero que sigáis disfrutando de nuestras lecturas =)

Advertisements
This entry was posted in Fanfics, K-Pop Fanfics, T-ara Fanfics and tagged , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Lie – Capítulo 2

  1. Tina says:

    ¿Cómo lo dejas así 😲😲? ¿Buenas noches y ya?😱
    Tienen que hablar, se gustan 😤

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s