Estás en Mí 5/5

—–K.A.R.D

Ha aceptado. Todo está yendo bien. Lo más importante, ha aceptado la condición para estar juntas.

Como se sabe, tres son multitud. Y más si son cuatro. Sabe que mi marido y su novio sobran. Sabe que son el obstáculo en nuestra relación y que hay que deshacerse de ellos.

No me extraña que haya aceptado mi proposición de salir juntas. Lo que me extraña es que haya aceptado mi proposición de deshacerse de ellos. Aunque, sabiendo lo que sé de su novio, tampoco me extraña.

Si en el fondo le estoy haciendo un favor. Y SoMin lo sabe. Sabe que así será libre.

—–

No puedo creer que haya aceptado. ¿Cómo he podido aceptar algo así? Obviamente sé que él es un impedimento para estar juntas pero… No creo que sea motivo suficiente para deshacerse de él así. Pero es lo que ella dice, podría buscarme y obligarme a volver con él…

Últimamente siento que valgo. Que puedo hacer algo con mi vida. Si no fuese por ella no sé qué sería de mi vida ahora.

Me ha hecho ver que valgo más de lo que él me hace creer. Que puedo valerme por mí misma. Que no me hace falta un hombre para poder ser yo. Y menos un hombre como lo es él.

Pero para poder ser yo me tengo que deshacer de él… Lo sé. No tengo otra alternativa. Lo sé.

Para poderlo llevar a cabo nos hemos reunido en un motel de carretera con la excusa que me han ascendido en el trabajo. Ella, junto con su marido, están en la habitación del lado.

Ella también quiere deshacerse de su marido porque no le hace caso. Dice que ella es solo el capricho sexual de él.

Esta noche llevaremos a cabo nuestro plan. Me ha dado una pastilla para que se la eche en uno de los botellines que se beberá esta noche. En uno de tantos.

No sé cuanto botellines se ha bebido ya pero ya no se puede levantar del suelo. Cojo el botellín, el definitivo, y echo la pastilla deshecha en él. Miro como el polvo se disuelve y desaparece. Este botellín me liberará de él.

-SoMin, la cerveza.- me grita desde el suelo al lado de la cama.

-Ten.- se lo entrego y me acuesto en la cama y le abrazo por la espalda.

Lo siento mucho, en serio. No quiero hacerte daño, pero no me queda otra. Eres tú o yo… Necesito una vida mejor y tú no me la podrás dar. JiWoo tiene razón, solo me haces daño.

Se termina el botellín y, al contrario que siempre, no me pide más. Deja caer los brazos al lado de su cuerpo. Me levanto y me siento a su lado, apoyando la cabeza en su hombro. Noto que su respiración va calmándose poco a poco. Parece que va durmiéndose.

Pocos minutos más tarde no le noto respirar. No puede ser. No. No. ¿Qué he hecho? No respira. ¿Está muerto? No puede ser. Lo está. Está muerto.

Me levanto y pienso en lo que he hecho, andando de un lado a otro de la habitación.

Le he matado. Le he matado. He matado a alguien. No puede ser. Soy una asesina. Le he arrebatado la vida a alguien. No puede estar pasando.

Espera. Eso quiere decir que ya sol libre. Soy libre. Por fin soy libre. Me he liberado de él. Me he liberado de la cadena que me impedía estar con JiWoo.

-Lo siento, cariño.- me disculpo con él abrazándole de nuevo.

De repente me siento llena de energía. Soy libre. Ya no tengo ataduras. Puedo estar con JiWoo sin que nadie se interponga. Soy libre.

Unos golpes en la pared me dicen que ella también es libre. Que podemos salir de la habitación y ser libres por fin. Solas ella y yo. Sin nadie más. Sin ataduras.

——

Tuve mucha suerte en encontrarle. Ella me hizo ver que estoy cometiendo un error en mi vida.

Mi vida no es estar con un hombre que no me presta atención y que solo me compra regalos para tenerme contenta.

Su estilo de vida me dio la idea. Tenía que deshacerme de él. Y SoMin podría ayudarme. Tenía la excusa para hacerlo.

Él ya está dormido para siempre en la cama. Le echado una pastilla en el vino durante la cena. Sobre no estar en esa enorme casa las cosas han sido como siempre. Aburridas.

Siendo su última noche, he tenido que provocarle para ir a la cama. Si la sangre está alterada el veneno hace efecto más rápido. Esto tiene que terminar cuanto antes. No quiero alargarlo más.

Se pensaba que tendría recompensa pero casi que se ha dormido al tocar la cama.

-Tonto.- le digo levantándome de su lado y acercándome a la pared que me separa de SoMin.

Llamo cuatro veces, la señal de que todo ha terminado. Que podemos salir.

Salgo de la habitación y escucho cerrarse la puerta de la habitación donde estaba SoMin.

-JiWoo.- me llama poniéndose a mi lado..

-Estoy aquí.- le abrazo al verle algo alterada- Somo libres.- le beso en la cabeza- Por fin libres.- sonrío. Soy libre. Gracias SoMin- Ahora solo seremos tú y yo.- le aparto un poco para que me mire- Tú y yo solas.- le beso en la frente.

-Te quiero, JiWoo.- me dice ocultando su rostro en mi cuello.

Un crimen pasional.

—-FIN

Advertisements
This entry was posted in Fanfics, K-Pop Fanfics, K.A.R.D Fanfics and tagged , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Estás en Mí 5/5

  1. mairemegami says:

    Uoooooo que final *.* Me ha encantado ^.^ pero me da a mí que JiWoo se ha aprovechado bastante de ella -.-‘ aunque su vida ahora vaya a mejor, algo me dice que JiWoo no es la mejor compañía O.O pero me ha gustado muuuucho >.<

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s