Juujun’na Slave [TanoTomu]

Buenaaas querid@s lectoreee!!! ^.^ Aquí dejo el Juujun’na Slave que me pidió Tina-senpai =3 Como podréis ver, cada pareja tiene una trama y un desarrollo de la historia diferentes 0.0 por lo que podéis pedir la pareja que querais =D Con ésta pareja, son 9 hasta completar las 48 que tengo pensadas OwO (Y ya tengo otro por ahí empezado =P aunque he decidido terminar este primero)

Espero que os guste el TanoTomu escrito bajo el punto de vista de una esclava sumina ^w^

—————————————————————————————————————————————

Toda ella, en si, me tiene presa. A pesar de la diferencia de edad que hay entre nosotras, consigue causar en mí un sentimiento que no ha conseguido nadie, aflorar antes.

A veces pienso que no es consciente del efecto que tiene sobre mí, tanto su personalidad como su cuerpo. Otras, parece que lo sabe, que espera el momento oportuno para sacar todo su potencial y dejarme desarmada. Me vuelve loca. Las emociones que causa en mí descontrolan mi mente y hacen de ella un juego que maneja a placer.

Recuerdo el primer momento de confusión que sentí a causa de los sentimientos que empecé a tener por ella. Fue precisamente por eso, por ser ella. Nunca me había fijado en una mujer tanto como lo hice con ella cuando le conocí.

Empezaba a trabajar para su familia, ya que mi familia era de clase baja y no podían costearse mi educación ni los medicamentos que mi padre necesitaba. Me recomendaron unos parientes cercanos y acepté el trabajo. Mi deber era obedecer, limpiar y cuidar de su hija. Todo ello sin regresar a mi casa. A cambio le pagaban las medicinas a mi padre. Me quedaba sin estudiar, pero al menos mi padre podría sobrevivir a la enfermedad.

Recuerdo que entré en la casa, o más bien mansión, nerviosa, cohibida. Tenía miedo de no adaptarme y de fallar. Me presentaron a los padre, para que diesen el visto bueno, y me llevaron junto el resto del servicio. Después de una rápida explicación de horarios y tareas, me llevaron directamente a la habitación de la única hija de la familia, quien ocuparía gran parte de mis tareas.

Mi tiempo se detuvo en el momento en que se abrió la puerta y le vi. Pensaba que sería una niña pequeña, o al menos bastante más joven que jo. Ella es solamente dos años menor que yo. Me sorprendió que alguien de su edad causará tantos problemas al servicio, tal como ellos me habían contado. La sirvienta se marchó en algún momento, del cual no me había dado cuenta. Ella, simplemente me miraba con curiosidad por irrumpir en su habitación.

-Tano-sama. -le hice una reverencia algo torpe -Soy Muto Tomu, desde hoy seré su sirvienta. Por favor, cuide de mí. -le dije rápidamente.

Después de eso solo siguió el silencioso. Levanté la mirada, encontrándome con la suya a escasos centímetros de mi rostro.

-Muy bien. -rompió el silencio de la habitación, alejándose y dándome la espalda -Cuando termines con tus tareas después de cenar, quiero que vengas.

-Entendido. -le respondí devolviendo la mirada al suelo antes de salir de la habitación.

Llegó la noche, y la limpieza ya estaba terminada. Sigilosamente me dirigí a las escaleras, subiendo cada peldaño cuidadosamente para evitar tropezar o hacer algún tipo de sonido que rompiese con el silencio espectral de la gran casa. Llegué a su habitación y, antes de llamar, respiré hondo, causando que me viniera a la mente el recuerdo de su rostro tan cerca del mío. Sentí como me estremecía el recuerdo de su mirada, penetrante, sobre la mía, y se reflejaba con un ligero temblor en la mano que se disponía a llamar.

En ese momento la puerta se abrió, encontrándome con una chica molesta.

-Pensaba que no ibas a venir. -me dijo en tono algo molesto, o tal vez preocupado.

-El personal me ha dicho que no podía salir de mi cuarto por la noche. -empiezo a contarle torpemente a causa de los nervios -Y he tenido que esperar a que todos se acostaran.

Se apartó de la puerta y me indicó que pasara con un gesto de cabeza. Vi como miraba por el pasillo antes de cerrar la puerta.

De repente su expresión facial cambió por una más tierna, y bajó la mirada al suelo.

-Me cuesta dormir sola. -murmuró -¿Podrías dormir conmigo?

Un nudo se formó en mi garganta y me impedía hablar y respirar. Esa parte tierna despertó algo en mí que en ese momento no puede saber de qué se trataba.

Hoy en día sigo subiendo a su habitación para dormir con ella, en la misma cama, para que, al usar mi cuerpo de almohada, pueda dormir por las noches. Pero la que no consigue dormir ahora soy yo. Cada vez que me abraza mi corazón se acelera y me convierto en gelatina. Tengo miedo de que un día lo note y me eche.

Lo que más me pone nerviosa es su cambio de actitud cuando estamos solas en su habitación. Se vuelve más juguetona, me abraza más veces y más rato, y me dice que está enamorada de mí. Es un juego, pero una parte de mí quiere que sea real, poder abrazarle sin que ella me lo pida, o, simplemente, subir a su habitación cuando quiera verla. Pero trabajo para ella, es mi ama, no puedo permitirme el lujo de decirle abiertamente mis sentimientos ni de actuar conforme dicta mi corazón. Me contento con seguir sus órdenes, sus deseos, y hacerle sonreír siempre, porque soy a la única del servicio a quien sonríe.

Ya es hora de acostarse y el silencio reina en la casa. Poco a poco me escabullo de las habitaciones del servicio y me dirijo a su habitación. La puerta está entreabierta. Dudo un instante antes de empujar lentamente la puerta. Ahí está ella, de espaldas a la puerta, poniéndose el pijama. Al escuchar la puerta se gira y me sonríe.

-Vamos a la cama. -me dice animada, sentándose a un lado.

Me dirijo al otro lado y también me siento, dándole la espalda sin querer. En ese momento sus brazos rodean mi cintura y siento como pega su cuerpo al mío.

-Te he echado de menos. -murmura cerca de mi oído.

Me giro y me acuesto en la cama, lentamente, para que ella se pueda acomodar. Su pequeño cuerpo rodea al mío firmemente, como evitando que me pueda escapar mientras duerme.

-Te amo. -murmura ya dormida -No te apartes nunca de mi lado. -aprieta un poco más el abrazo.

-Tranquila, haré todo lo posible para que no me aparten de tu lado. -le respondo, dándole un suave beso, para no despertarle, en la frente -Te amo. -le digo, a sabiendas de que ya no me escucha, dado que no debe saber nadie de mis sentimientos hacía ella, ni ella, Tano Yuka; aunque, a veces, me da la sensación de que es consciente de mis sentimientos y de nuestra situación, y por ello finge que no sabe nada.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~Fin~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Por aquí abajo encontraréis el botón “Like” OwO No olvidéis darle clic si os ha gustado

Como no, comentad lo que os ha gustado o lo que no =) Así podré mejorar los próximos Fics ^.^

Y sobretodo, compartirlo y divulgarlo por las redes sociales y darle a “Follow” para recibir las actualizaciones al instante!!! 8)

Saludoos a tod@s nuestr@s lectorees!!!

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , . Bookmark the permalink.

6 Responses to Juujun’na Slave [TanoTomu]

  1. youtei says:

    ¡¡Que kawaii!! ¿Pero cuales eran los problemas que Tano les daba al personal de la casa?

    Liked by 1 person

  2. Tina says:

    Uuaaa *.* Es una mezcla de “Agashi o Fingersmith” y (me recuerda mucho) del fic “Amor imposible” 😍
    Me enctanta! Ha quedado taaan mono ^.^
    Ya tengo ganas de leer el de Mariko-sama ^.^

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s