Ángeles Caídos 3/10

—–AKB48

Desde ese día no he vuelto a verle. Es cierto que se ha ido…

Todo ha sido mi culpa. No debí preguntarle… Debí haberme callado… Ahora le he apartado de mí.

¿Y si le he causado problemas? Parecía realmente asustada, preocupada. ¿Por qué no me callé…? Ha sido culpa mía…

Ahora, para intentar solucionarlo estoy parada al frente de su casa, con la duda de si llamar o volver sobre mis pasos. ¿Por qué estas cosas me pasan a mí?

《Flashback》

-Matsui-san,- me llama la directora- ¿puede venir un momento?

Voy a su despacho. La situación es la misma que la otra vez. Me ha hecho sentar y ella se ha sentado en la silla del lado.

-¿Pasa algo, señora directora?- le pregunto al ver que duda en hablar.

-Puedes llamarme por mi nombre.- me muestra media sonrisa.

-¿Takahashi-san?- dudo.

-Muy bien.- amplía un poco su sonrisa- Bueno, al tema.- respira hondo- ¿Ha pasado algo con Kashiwagi-san?

Ya se ha dado cuenta. Solo era cuestión de tiempo que se diese cuenta. Es más observadora de lo que pensaba.

-Me he enterado que salistéis juntas el domingo. Parecía que os llevábais bien. ¿Qué pasó?- se nota la preocupación en su voz.

-No estoy segura… No pasó nada.- respondo nerviosa- Solo hablamos. Yo…- se me humedecen los ojos- Fue mi culpa…- no puedo evitar ponerme a llorar.

¿Por qué mi cuerpo reacciona así? No nos conocemos tanto para sentir tanto su partida.

-Me gustaría hacer que vuelva…- hablo entre sollozos- Pero no sé donde vive ni su número de teléfono…

-Si quieres, y guardas el secreto, puedo ayudarte con eso.- habla bajo, de forma confidente.

Al escuchar esas palabras hace que centre toda mi atención en ella.

《Fin del flashback》

Supongo que tengo que solucionar el error que cometí. Sé que fue mi culpa. Calladita estaba más guapa. Pero me dijo que confiase en ella, que podía preguntar cualquier cosa. A qué mala hora lo hice. Le aparté de mí.

Me fijo en la casa que tengo delante, casa que corresponde a la dirección que me facilitó Takahashi-san. Noto que tiemblo al pensar que he de llamar a su puerta. Me siento nerviosa. No sé si seguirá aquí o se habrá ido. ¿Se extrañará o se enfadará al verme?

Respiro hondo y traspaso la puerta del jardín. Me detengo en la puerta. Miro el timbre.

-No has venido hasta aquí para nada.- me animo en voz baja- Ganbatte.- saco valor y llamo un par de veces.

Si no está tampoco podré llamarle ya que el número que tengo es el fijo.

Vuelvo a llamar por si está en el baño.

Nada.

-¿Qué hago?- me pregunto saliendo del jardín.

Busco en el bolso y encuentro un papel y un lápiz. En él escribo quien soy y que, por favor, se ponga en contacto conmigo cuando lea la nota, que necesito hablar con ella. Escribo el número del teléfono fijo, el único que tengo, y la dirección de mi casa. Paso la nota por debajo la puerta.

Ahora solo queda esperar a que vuelva y, si quiere, se ponga en contacto conmigo. Y para eso tengo que esperar en casa.

¿Y si no le interesa y me paso días encerrada en casa esperando por ella? Que más da. Me lo merezco. Por querer saber de más. Debí dejar que el tiempo siguiera su curso, no adelantarlo. Debí esperar a que fuera ella quien descubriese que soy igual que ella.

Noto que me fallan las piernas y me apoyo en la pared. Poco a poco me voy dejando caer hasta quedar sentada en el suelo.

¿Por qué tengo tanta necesidad de saber de ella? ¿Por qué causa esta reacción en mí? ¿Qué me está pasando? ¿Es normal esto que siento? No está bien. Esto no debería ser así. Dos ángeles no pueden estar juntos. No pueden estar con nadie. No podemos enamorarnos.

¿Amor? ¿Es esto lo que siento? No puede ser. Todos lo sabemos. No nos podemos enamorar. Tenemos sentimientos pero no uno tan grande como el amor. El amor lo descontrola todo.

-¿Rena?- escucho que me llaman- ¿Te encuentras bien?- suena preocupada.

-Estoy bien.- noto que me cae una lágrima.

-¿Segura?- me ayuda a levantarme- ¿Quieres tomar algo?

-No. No. Estoy bien, en serio.- intento mantenerme firme.

¿Qué me está pasando? Algo no está bien. Me está pasando algo.

-Necesito hablar contigo.- me decido- Lo siento. Realmente lo siento.- sigo de forma apresurada- No quiero que te apertes de mi lado. Yo…

-Es mejor que hablemos dentro.- me interrumpe.

Posa una mano sobre mi espalda y me guía hasta la puerta. Sigo nerviosa. No le he mirado a la cara en ningún momento. Me siento realmente culpable por lo sucedido.

-Mira,- empieza a hablar una vez sentadas en el sillón- sabes que este tema es delicado. No podemos hablarlo en cualquier sitio. Me dijiste que no sabías que hice para que nos echaran, ¿verdad? También recordarás que teníamos prohibiciones, por pocas que fuesen, y algunas limitaciones.- respira hondo-¿A ti te gustaría volver?- fija su mirada en la mía.

No sé en qué momento exacto me he decidido a mirarle a la cara.

-No estoy segura.- respondo después de una pausa- Después de todo lo que he vivido… lo que he visto y sentido… No… No estoy segura… Creo que he empezado a sentir cosas que antes no podíamos.- bajo mi mirada al juego de mis manos.

-Parece que los sentimientos son la culpa de todo.- habla después de suspirar- No siempre podemos estar felices. No nos puede gustar todo a todos. No pueden pretender que no nos guste alguien después de pasar tanto tiempo juntos. Creo que no pensaron en eso cuando pusieron las normas. En un principio los animales no tienen sentimientos, éstos han salido de la evolución, de esa mutación de genes predominantes. Si de ellos ha salido la humanidad, ¿cómo pretendían que no nos pasase a nosotros?- hace una pausa- ¿Sabes? Llegué a sentir algo por otro ángel antes de que nos echaran. Todavía no era, ni de lejos, lo que podría llegar a sentir muchos años después, pero ya notaba que necesitaba estar cerca de ella…- suspira de forma pesada- ¿Sabes por qué nos echaron? Me dijiste que no podías juzgarme por algo que no sabes que hice… Ahora podrás hacerlo… Yo… Solo cuestioné todo lo que te he dicho.

-¿Qué?- no lo llego a entender- ¿Solo eso? Debe haber algo más… No sé…- hablo nerviosa.

-¿Algo más?- muestra una sonrisa nostálgica- Demostrar que es cierto. Desmontar que, si nos apartaban a alguien con quien pasamos tiempo juntos, podríamos sentir nostalgia, tristeza. Un sentimiento no apto para estar en el cielo. Ese fue el peor sentimiento que pude decir que podríamos llegar a sentir.

——Fin del capítulo

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Ángeles Caídos 3/10

  1. mairemegami says:

    Qué diceeees???? Solo por esooo???? )°0°( a eso se le llama envidia de poder sentir 😒 Pero no entiendo porqué sigue teniendo miedo o.o

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s