Dance Dance Dance 01

Holaaa queridos/as lectoreees!!! OwO Aquí os dejo el primer capítulo de este Fanfic de e-girls. Este lo iré escribiendo sobre la marcha, así que no sé cada cuando lo publicaré, pero intentaré no haceros esperar mucho =3

Espero que os guste el tipo de trama, aunque sea de vida diaria =)

————————————————————————–

Reina

Ha sido un día largo de trabajo. Es sábado, estoy agotada pero no me apetece volver a casa. De vuelta a casa paso por delante de varios locales bastante transitados. Me detengo delante de uno de ellos y, sola, me adentro en él.

Analizo el lugar, de ambiente un poco oscuro, lleno de gente en las diferentes mesas y en la barra. Busco un sitio libre en la barra y me siento. A mi lado, un grupo de unas cuatro chicas arma bastante alboroto.

Sumimasen, ojou-san.-me dice el camarero, mirándome con un poco de recelo- ¿Tiene usted la mayoría de edad?-me analiza detenidamente.

Ha-hai.-le respondo un poco nerviosa, buscando en mi bolso la documentación.

Cuando la encuentro se la entrego. Él analiza el documento y asiente en señal afirmativa para sí mismo.

-¿Qué le sirvo, Washio-san?

Realmente no sé qué pedir. Es la primera vez que salgo y lo hago sola, así que no tengo ninguna referencia en cuanto a bebidas.

-¿Qué me recomienda?-le pregunto con algo de duda.

El jaleo de mi lado se detiene y siento que se ha acercado alguien por mi espalda.

-Póngale lo mismo que a nosotras.-dice una de las chicas de al lado, posando un brazo sobre mi hombro-¿No nos habías visto, Washio-san?-me pregunta como si nos conociésemos.

-¿Cómo?-le pregunto confusa porque conoce mi nombre, aunque lo habrá escuchado del camarero.

-Estábamos aquí al lado todo el rato.-el hombre sirve la bebida y la chica la coge- Ahora que ya has llegado vamos a la mesa.

Me lleva sin quitar el brazo de mi hombro y el resto de chicas nos sigue. Nos sentamos nosotras dos a un lado, y las otras tres chicas al otro.

-Por cierto, soy Aya, Takamoto Aya.-se presenta dejando la bebida delante de mí.

-Washio Reina.-le digo instintivamente.

-Y ellas son…- mira a la chica que está más a la izquierda.

-Erie.-dice la chica con una sonrisa.

-Ami.-se presenta inmediatamente después de su amiga.

-Shizuka.-dice la última chica mirándome fijamente-¿Cuántos años tienes?

-Veintidós.-le respondo al terminar de darle un trago a la bebida.

-¿Y que haces sola por aquí?-mira alrededor por si ha obviado mi soledad.

-No me apetecía regresar a casa después de trabajar.-le respondo con sinceridad.

-Bueno, pues ya no estás sola.-dice Aya-san- A parte de que es peligroso ir sola por la calle, y más si tenías pensado beber.

-¿Tienes pensado hacer algo después de estar aquí?-me pregunta Erie-san.

-Realmente no sé dónde podría ir.-bajo la mirada un poco avergonzada.

-Nosotras iremos a un club de aquí cerca, donde pincho esta noche.-sigue orgullosa de su trabajo.

-¿Eres DJ?-me asombro tras sus palabras.

-Exacto.-afirma con una sonrisa triunfante- ¿Vendrás a verme?

Veo que Ami le da un pequeño codazo, lo que hace que tarde en responder.

-¿Qué?-se defiende ella masajeando su brazo golpeado por el codo de su amiga- Ya es mayor de edad, ya lo has oído.

-No hay problema.-dice Aya, negando con la cabeza.

Nos terminamos las bebidas y ellas pagan todo sin que me dé cuenta, y sin querer aceptar mi parte del dinero.

Salimos del bar y, mientras hablamos de temas banales como el trabajo, nos adentramos por las calles transitadas del barrio de Shibuya. Hay tanta gente a esas horas que cuesta creer que sea de noche. Todo el mundo pasa desapercibido por los ojos de todos menos para los que buscan a alguien o, como yo, son nuevos en el barrio.

Salimos de la multitud y llegamos a un callejón, tranquilo, sin tránsito de ningún tipo, como si fuese otra dimensión. Nos detenemos delante de una puerta, cerrada, igual de solitaria que el resto de la calle. Arriba de la puerta, un cartel en el cual se anuncia el nombre del local: “Dance Dance Dance”. El cártel, formado por bombillas al estilo cabaret, está parado.

-Hora de abrir.-dice Shizuka acercándose a la puerta.

Aya saca unas llaves de su bolso y se las pasa.

Instintivamente miro la hora para ver a qué hora abre el local. Son las doce menos diez de la noche.

-Prepararlo todo. Se nos ara tarde.-dice Aya dirigiéndose detrás de la barra que está justo al lado de la entrada.

Erie se sube al escenario, detrás de una gran mesa de mezclas que está justo al centro del escenario. Shizuka desaparece por detrás del escenario mientras Ami parece que hace gestión de la caja, junto a Aya.

Esto me da a entender que estas cuatro chicas son las que regentan el local.

De repente se encienden las luces y empieza a sonar la música por los grandes altavoces que están dispersos por todo el local.Shizuka vuelve a aparecer y abre la puerta del local. Miro la hora, las 00:00 en punto. La gente empieza a llenar el lugar. Una marea de gente inexistente ha aparecido y llena el lugar de vida. Me dirijo a la barra y me siento en una de las esquinas para no entorpecer el paso. Ami se acerca a mí con una bebida en la mano y la deja delante de mí, guiñandome un ojo. Cuando vuelvo a centrar mi atención en el local, ya no cabe nadie más entre toda esa gente.

Konbanwa!-dice enérgicamente Erie desde lo más alto del local- ¡Bienvenidos a “Dance Dance Dance” una noche más!- la gente responde con halagos, silbidos y aplausos- Una noche más, para todos ustedes, DJ Erie.-la música toma un ritmo más movido que el inicial y el público se torna eufórico, bailando y dando saltos sin parar.

Vuelvo a centrar la mirada en mi bebida y la rodeo con ambas manos. Echo otro vistazo a Erie y a la pista y le doy un trago a la bebida. Miro al frente, donde puedo ver todo el movimiento de la barra. Realmente da trabajo estar en una barra.

De repente la luz se torna más tenue y fría, llenando el lugar de tonalidades azules. La música se vuelve melódica y al escenario salen dos chicas y un chico, que cubre su rostro con un sombrero. El público, la mayoría femenino, enloquece tras la presencia de las tres personas de encima del escenario. Las chicas empiezan a cantar con una voz súper dulce, encandilando al público entero que centra su atención en ellas. Mientras tanto, el chico interpreta la canción con movimientos sutiles y delicados para que los realice un hombre. Siento que quedo cautiva de sus movimientos, y no puedo apartar la mirada de él. Hasta que un movimiento me deja perpleja. De forma sutil y elegante, el chico se quita el sombrero, liberando una larga cabellera castaña.

Me sorprendo y me castigo a mi misma por no haberme dado cuenta de que se trataba de una mujer. Los movimientos de la bailarina siguen captando, sin que me dé cuenta, mi completa atención, dejando la bebida de lado, la cual va perdiendo sus cubitos, convirtiendo mi bebida en acuosa. Mis ojos se centran en cada uno de sus movimientos, en cada parte de su cuerpo, en cada prenda de ropa masculina que se desprende de su cuerpo.

La música vuelve a cambiar, a una más estilo electro. Las luces se vuelven intermitentes y llenan todo el lugar de una gran variedad de colores. Sacudo la cabeza, asustada. No sé cuánto tiempo he pasado embelesada por esa mujer y me avergüenzo de mi misma.

Me bebo rápidamente la bebida, antes de que el hielo se termine de deshacer y pido otra copa. Cuando me la trae, antes de que se marche le dejo el dinero en la mano.

Me bebo la copa, ajena a todo mi alrededor, la gente, la música y las luces. Me levanto al terminar la bebida y hago una señal para despedirme de Aya i Ami.

Salgo del local, desorientada. Miro alrededor en busca de algún taxi. Al no encontrar señales de vida me dirijo al centro de Shibuya. Consigo localizar un taxi y lo detengo antes de que alguien se me adelante. Una vez en el interior del vehículo, una serie de flashes procedentes de los recuerdos de ese local llegan a mi mente. Mujeres, ningún hombre, bailando en la pista y pidiendo en la barra. Cierro los ojos intentando recordar alguna presencia masculina. Nada, mujeres, femeninas, masculinas, deportivas, andróginas, pero ningún hombre. De repente un flash invade mi mente entera, ella, la bailarina. Sacudo la cabeza, queriendo sacarla, inútilmente, de mi mente.

-Ya hemos llegado, ojou-san.-interrumpe mis pensamientos, salvándome del miedo que siento en ese momento.

Le pago y salgo rápidamente del coche, y me dirijo rápidamente a mi hogar. Entro y me dejó caer en la cama, llena de pensamientos confusos que bombardean mi mente incesantemente, donde una y otra vez aparece ella.

*************************FIN**************************

No olvidéis darle a “Like” si os ha gustado!!! =)

Dejar comentarios con lo que os ha gustado y lo que no =3 que siempre se agradece un Feeback para mejorar la calidad de los Fics ^.^

Y sobretodo, compartirlo y divulgarlo por las redes sociales y darle a “Follow” para recibir las actualizaciones al instante!!! 😉

Un Saludooo!!! OwO

Advertisements
This entry was posted in E-Girls Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Dance Dance Dance 01

  1. tinasenpai says:

    Me ha encantado *.* Fantástica descripción de Reina cuando se emboba con los chicos XD Aunque en esta ocasión se trata de una chica.
    Tengo muchas ganas se saber cómo seguirá la historia 😉

    Liked by 1 person

    • mairemegami says:

      Jajajaja, sii XD Lo he cogido como referente para darle un toque así más realista y divertido =3

      En cuanto a la historia, todavía estoy pensando como montarla, ordenarla y escribirla, ya que quiero que sea diferente a lo que he escrito hasta ahora OwO Igualmente, el segundo cap ya está en camino =D

      Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s