Juujun’na Slave [JuriMayu]

Aquí está el Juujun’na Slave que me pidió Tina-senpai!!! Siento haber tardado un poco 0.0′

Disfrútenlo!!!

————————————————————————–

Nunca pensé que necesitaría de alguien para poder vivir, o más bien empezar a vivir. Sin darme cuenta, era dependiente de ella, de su presencia, de su cuerpo, y que necesitaba que estuviera conmigo para poder seguir adelante. Sin darme cuenta me convertí en su marioneta, en su esclava.

Nunca pensé que mi vida podría verse reducida en servir las necesidades de otra persona. Yo era una chica normal, lo tenía todo. Pero no me di cuenta de que había algo que me faltaba hasta que le conocí. Ese día, mi vida dio un giro radical.

Iba camino al instituto, como siempre, puntual, revisando mis apuntes, desinteresada y desconectada del mundo exterior. Todo iba como siempre, a su hora, nada fuera de lo normal, hasta que crucé la puerta del instituto para adentrarme a mi lugar de aprendizaje, que me aportaba todo lo que necesitaba, desconectar del mundo. Pero algo me impidió la entrada, o más bien alguien, que salía del centro, sin mirar si podría chocar con alguien o no. Esa manera despreocupada de salir del instituto hizo que, por primera vez, levantara la mirada de mis apuntes para centrarla en esas personas despreocupadas que solo estudian porque les obligan y que no hacen nada interesante en sus vidas. Su mirada se centró en la mía al pasar por delante de mí, y una sonrisa gatuna apareció en su rostro, antes de salir completamente del instituto.

Mierda. Algo había interferido en mi rutina, pero aunque era algo que solía ocurrir en un mundo cambiante, dentro de una sociedad, ese algo había captado mi atención, y eso era lo que me preocupaba. No logré quitar de mi mente esa sonrisa gatuna, y eso me molestaba, ya que no conseguía estar centrada en las clases.

Los días pasaban, y todos los días le veía salir del centro cuando el resto de estudiantes entraba, hasta que un día, no llegue a entrar en clase.

Gomen.-escuché que me decía después de haber chocado sin querer conmigo.

Iie.-le dije intentando retomar mi marcha.

-Oye.-me llamó para que me detuviese- Me gustaría compensártelo.-me dijo mostrando su sonrisa gatuna.

-¿Compensarme? ¿Por qué?-le pregunté confusa al no encontrarle sentido a sus palabras.

-Por hacer que llegaras tarde.-hizo un gesto con la cabeza, señalando las clases.

-Tranquila.-le sonreí un poco confusa- Todavía llego a hora.

Volví a retomar mi marcha, pero me detuvo sosteniéndome la muñeca.

-¿Qué haces?-le pregunté molesta y bastante nerviosa.

-He dicho que te compensaré, ¿vamos?-dijo sería, pero mostrando su sonrisa.

Me sacó, de la muñeca, del centro.

-Déjame, te he dicho que me sueltes.-le decía sin parar, mientras me arrastraba por las calles.

Desde ese día, todo volvió a cambiar. Me acostumbré a su presencia, a que me sujetara la muñeca mientras me llevaba a una cafetería alejada de la multitud de gente que nos podría ver faltando a clases. Entablamos conversación rápidamente. Me encantaba escucharla hablar, cómo me miraba.

Empecé a faltar a clases, a no llevar los deberes hechos, a mentir. Aun así, logré aprobar los exámenes con mis notas habituales.

Me di cuenta de que me había convertido en su esclava de caprichos, un día que se cruzó con otra estudiante y esta le besó. Sí, me convertí en su esclava porque no me importó que lo hiciera siempre y cuando no me dejara atrás. Pero no podía evitar sentir celos, ya que no era, ni sería, la única que lo hacía.

Me enteré de que ella acudía a mi instituto para acompañar a una de sus “distracciones”, como les llamaba ella. Ella necesitaba ver que tenía a alguien a su lado, que le acompañara en momentos de soledad, que satisficiera sus necesidades. Odiaba la soledad, y eso me cautivó. Yo en cambio amaba la soledad, pero solo eso, la amaba, en pasado.

Un día, a la hora de entrar al instituto, ya estaba fuera, esperándome. Parecía molesta, enfadada, nerviosa.

Ohayou, Jurina.-le dije cuando ya estaba a su altura.

-Vámonos.-me cogió de la muñeca, para que no me pudiese negar- Te necesito.-su tono de voz sonaba dolido.

Andando, sin darme cuenta, llegamos a las afueras de la ciudad. Ella seguía sosteniéndome la muñeca, y no pronunció palabra alguna en todo el camino. Al ser ella quien usualmente lo sacaba, decidí quedarme callada, y de esta manera llegamos a un edificio viejo, con aspecto de estar abandonado. Jurina empujó la puerta y nos adentramos en él. El silencio lo inundaba todo, al igual que la oscuridad, dado a que las puertas y ventanas estaban selladas.

Llegamos a un apartamento que tenía la puerta cerrada. Jurina la forzó un poco y nos adentramos en él. El apartamento estaba prácticamente amueblado para poder ser habitado. Jurina se detuvo en medio del salón, con la cabeza bajada, apretando los puños.

-¿Qué pasa?-me decidí a preguntarle, un poco temerosa- ¿Ha pasado algo?-mi voz rompía tímidamente el silencio que reinaba en todo el edificio.

Tras la pregunta, solo siguió más silencio. Jurina seguía parada en medio del salón. Poco a poco se giró hacia mí, con lágrimas en los ojos. Lentamente se acercó a mí y me cogió de los hombros, evitando así que me pudiese mover o huir. Empecé a notar como acercaba su rostro, incluso podía sentir su aliento en mis labios.

-Te necesito.-me susurro antes de sellar sus labios con los míos, robándome, sin saber, mi primer beso.

Cerré los ojos al sentir que quería profundizar el beso. Sintiéndome inexperta e inútil, me dejé llevar, hasta que sentí como mi cuerpo era reposado en alguna superficie blanda. Poco a poco, con suavidad, iba invadiendo mi cuerpo, con cada beso, caricia. La explosión de tantas emociones juntas hizo que se me erizara la piel y que por primera vez escuchara mis gemidos. Parece ser que ella también lo oyó.

-Vuélvelo a hacer.-me ordenó al oído, y seguidamente me mordió el cuello.

 

Despierto en la cama, una cama vieja, desecha, en una habitación abandonada, de un apartamento abandonado, en un edificio abandonado.

-Mayu.-oigo que me llama desde el salón.

Entra en la habitación, abrochándose la camisa que le había quitado unas horas antes en el salón.

-Vístete, nos vamos a una fiesta.-me sonríe con su sonrisa gatuna.

-Sí, Jurina.-le respondo casi en un susurro.

Tengo deberes que hacer, y mañana es lunes, pero si es eso lo que ella quiere que haga lo haré, porque desde ese día ya no soy un juguete más, soy su juguete.

*************************FIN**************************

No olvidéis darle a “Like” si os ha gustado!!! =)

Dejar comentarios con lo que os ha gustado y lo que no =3 que siempre se agradece un Feeback para mejorar la calidad de los Fics ^.^

Y sobretodo, compartirlo y divulgarlo por las redes sociales y darle a “Follow” para recibir las actualizaciones al instante!!! 😉

Un Saludooo!!! OwO

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Juujun’na Slave [JuriMayu]

  1. tinasenpai says:

    Uououo Mayu es la eclava ○.○ No me lo esperaba así pero me ha encantado ^.^/
    ¿Puedo seguir sugiriendo parejas? ○○’ Sé que ya he dicho dos pero… ¿qué tal un YuiParu? ^.^’

    Liked by 1 person

    • mairemegami says:

      Siiii!!! Quería hacerlo diferenteeee!!! =D
      YuiParu eeeh??? Mmmm, tengo otros planes que informaré di aquí poco, así que no sé si escribiré otro Juujun’na Slave o dejarlo para lo otro 0.0

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s