Mirror Mirror Cap.3

Buenas genteee!!! Aquí os traigo la actualización de Mirror Mirror ^.^ Espero que os guste como se desarrolla la acción, ya que es algo diferente a como suelo escribir =3

Disfrútenloo!!!

————————————————————-

Un secreto es todo aquello que un ser humano, incluso animal o criatura, oculta para que los demás no sepan de ello. Se suelen ocultar las cosas para beneficio propio o por beneficio de los demás.

En algunos sitios, un secreto se considera una mentira, ya que no se dice la verdad, aunque este secreto haya sigo para preservar una vida. En algunas culturas, ocultar algo se considera una ofensa o una traición. Entre amigos o una pareja, se puede considerar una falta de confianza.

Pero todo el mundo tiene secretos, cosas que ocultar, para poder sobrevivir, encajar, vivir en comunidad, para no perder a un ser querido.

Ji Yoon sabía que Ji Hyun se había dado cuenta de su secreto. Pensaba que lo que le había obligado a abandonar su casa fue por eso. Nunca, nadie, se había dado cuenta, solamente lo sabía su familia, con la cual no se hablaba. Tampoco había tenido la necesidad de contárselo a nadie, así que se había acostumbrado a vivir en su mentira.

Aún así, haber conocido a Ji Hyun, hizo que cambiara su forma de ver las cosas. Claramente, Ji Hyun, se había dado cuenta. Este hecho podía perjudicarle, pero aún así quería intentarlo. Era la primera mujer con la que quería compartir su secreto. Sabía que ella también ocultaba algo, no sabía el que, pero no le importaba. Seguro que su secreto era peor que el suyo, y por ese motivo no veía mal que le engañase.

Desde que se encontró con Ji Hyun, salía todos los día a la calle y andaba por la zona en que le había visto, pero no le volvió a ver. Volvió, sin ganas, a ser como antes. Salía a la calle y coqueteaba a las chicas jóvenes que veía que no llevaban anillo de compromiso, pero finalmente les regalaba una flor, y con una sonrisa un poco forzada, les pedía perdón y se iba. Su vida se paró el día que le conoció. Le anhelaba sin apenas conocerle. Pasaba las noches en vela, contemplando el cielo nocturno desde la ventana de su habitación.

Un día, salió a pasear por las afueras de la ciudad. Allí vio a una joven sentada en una roca, cerca del lago. La chica entrelazaba flores, haciendo una corona. La contemplo con una sonrisa y se acercó.

-Bonita corona.-le dijo parándose delante de ella.

La chica le miró un poco confusa y asintió un poco.

-¿Estás sola?-le preguntó mirando alrededor.

-Está conmigo.-le contestó una voz masculina, por la espalda-Lárgate.-le amenazó.

-Lo siento.-puso las manos delante para excusarse-Solo quería hablar con ella.

Entonces tropezó y cayó encima de la chica. El hombre le levantó, cogiéndole por las solapas de su chaqueta, y cuando estaba a su altura, le dio un puñetazo, dejándole caer al suelo.

-Como se te ocurre echarte encima de ella.-le volvió a tirar de la camisa para levantarle.

Ji Yoon se cubrió la cara, a la espera de otro puñetazo, pero no llegó.

-¿Pero que tenemos aquí?-decía mofándose-Es una mujer.-le soltó con desprecio-Das asco.-le escupió y se fue con la joven.

Ji Yoon intentó levantarse, pero le dolía el brazo de la caía. Se dejó caer boca arriba y se limpió un poco la sangre del labio. Se quedó en esa posición un buen rato, mirando al cielo, frustrada, decaída, sin ganas de levantarse. Apretó los puños y la mandíbula con rabia. Le habían vuelto a descubrir, pero esta vez estaba tirada en el suelo, con un puñetazo en la cara y rascadas en el costado a causa de la caída. Ya estaba harta de ser tratada de esa forma, por ese motivo se vestía de hombre. Hasta su familia le rechazó, ya no le quedaba nada. Veía normal que Ji Hyun no quisiese verle, ya que hasta ella se daba asco.

Se quedó en esa posición, esperando que su final llegase pronto. Sabía que esa zona era poco frecuentada por los ataques de los animales salvajes, así que no le preocupaba que nadie más le viese. Solamente quería desaparecer en su soledad.

El sol se ocultó totalmente y seguía tumbada en el suelo. Sentía su cuerpo temblar, levemente, a causa del frío. Ya no sentía dolor en la mandíbula y apenas sentía hambre. Una suave brisa empezaba a inundar el lugar, acentuando su frescor por la proximidad al lago.

Abrió los ojos y contempló el cielo infinito de la noche, con su infinidad de estrellas. Las contemplaba maravillada y desanimada, ya que no podía compartir un momento así con nadie; pero se alegró de encontrarse sola en el lugar, por la condiciones en las que se encontraba. Suspiró, haciendo que saliese vaho entre sus labios. Observó como desaparecía rápidamente esa extraña apariencia semblante al humo que tenía. Pero los ojos le pesaban, la respiración se le había vuelto bastante lenta, ya casi ni recordaba que podía respirar. Sentía su cuerpo entumecido por el frío, haciendo que sintiese dolor en los dedos y parte de sus extremidades. La herida de su labio hacia mucho que ya no sangraba. Sabía que ya le quedaba menos para llegar a su destino, así que volvió a cerrar los ojos, con tranquilidad, paz, descanso.

Apenas podía sentir nada procedente del exterior, y su cuerpo ya no le mandaba señales de dolor o frío, cuando sintió un aroma conocido, ese aroma que un día había llevado entre sus brazos. Pero ya no podía hacer nada, sabía que su fin ya estaba esperándola. Podía verla, en forma de luz. Se acercó a ella, pero no hizo nada más, solo la miraba.

-La luz es para los que han llevado una vida pura.-se dijo a sí misma, escuchando eco por todas partes de su voz.

Entonces, empezó a sentir un dolor intenso en cuello, haciendo que cayese desde el lugar donde se encontraba la luz. Se volvió a abandonar a la suerte. Sabía que no se merecía la luz, que su pecado tenía que ser purgado, que tenía que ir al infierno, o a algún sitio peor el cual su madre mencionó antes de echarla de casa. Pero solo era oscuridad, frío, nada más. Sentía gotas caer sobre su cuello. El dolor no cesaba, y la luz no desaparecía.

Quería mirar a su alrededor, ver lo que estaba ocurriendo, pero todo era oscuridad. El cielo infinito, decorado con una infinidad de estrellas que hace un momento estaba contemplando, había desaparecido. Solo sentía dolor, mareo, nauseas. Sentía como desfallecía con angustia. Nunca pensó que morir fuese tan horrible, tan angustioso, tan doloroso.

Pero el dolor remitió de repente.

-No puede ser.-escuchó un llanto- Ji Yoon-ssi.-unas gotas empezaros a recorrer su frente-Lo siento…

-¿Ji… Ji… Ji Hyun?-consiguió preguntar, intentando abrir los ojos.

Sintió que alguien le abrazaba, pero no sentía el calor de su cuerpo. Abrió los ojos, lentamente, y vio a Ji Hyun abrazándole.

-Pensaba que te había matado.-decía mientras le abrazaba.

Ji Yoon le miró extrañada. No entendía esas palabras. Se incorporó como pudo y le levantó la barbilla para que le mirase a los ojos, pero detuvo su movimiento al ver que tenía su rostro cubierto de sangre.

-¿E…estas bien?-le preguntó tartamudeando.

Ji Hyun solo asintió.

-Lo siento…

*************************FIN**************************

No olvidéis darle a “Like” si os ha gustado!!! =)

Dejar comentarios con lo que os ha gustado y lo que no =3 que siempre se agradece un Feeback para mejorar la calidad de los Fics ^.^

Y sobretodo, compartirlo y divulgarlo por las redes sociales y darle a “Follow” para recibir las actualizaciones al instante!!! 😉

Un Saludooo!!! OwO

Advertisements
This entry was posted in 4MINUTE Fanfics, Fanfics, K-Pop Fanfics and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s