Oshibe to Meshibe Yoru no Chouchou [Kasai Tomomi x Ohori Megumi]

Recordáis el Oneshot que hice de Kinjirareta Futari?? =D Pues este es igual, pero con la canción de stageOshibe to Meshibe Yoru no Chouchou =). Lo he ligado un poco con el de Kinjirareta Futari  jejeje =P

Supongo que ya sabéis donde está la conección ;·) Nos os hago esperar maas =D

Espero que os guste =)

——————————————————————————————————–

Tomomi mira por la ventana. Hoy hace un día nublado pero soleado. Los rayos del sol se filtran entre las nubes y alumbran tímidamente la arboleda.

Hace un tiempo que siente curiosidad y dudas. Ha estado casi un año sin querer salir de casa, y todavía conserva la otra mitad del corazón de piedra.

Todo era diferente: las miradas, las sonrisas, las caricias…

—Dos meses antes—

Tomomi mira por la ventana. Hoy hace un día nublado pero soleado. Los rayos del sol se filtran entre las nubes y alumbran tímidamente la arboleda.

No podía evitar seguir sintiendo pesar y nostalgia. Una lágrima salía tímidamente de su ojo derecho, siguiendo el recorrido de las anteriores.

Llamaron a la puerta, sacando a Tomomi de sus pensamiento. No quería dejar pasar a nadie, así que desvió nuevamente la mirada al exterior de la ventana.

La puerta se abrió, sin que ella diese el permiso, y entró su ama de llaves, Ohori.

Pasó de decirle nada. Ni siquiera apartó la mirada de su anhelado paisaje.

-Su padre me ha mandado a decirle que vamos a ir a pasear al lago.-le dijo siguiendo las órdenes de su amo como si fuese un robot.

-¿Quienes?- preguntó con indiferencia sin apartar la mirada de la ventana.

-Usted y yo.-dijo desde la puerta de la habitación- Ya he preparado la cesta con la merienda.-se la mostró.

-Paso.-dijo en tono neutro.

-Muy bien señorita.-salió de la habitación haciendo una pequeña reverencia.

La noche caía. La nubes se volvieron anaranjadas a causa de la puesta de sol.

Tomomi tenía hambre. Por fin decidió apartarse de la ventana. Su habitación estaba oscura, nunca se había dado cuenta, solo estaba iluminada por la poca luz que entraba por la ventana. Esa luz se había vuelto azulada, a causa de la luz lunar.

Aprovechando esta escasa iluminación, abrió lentamente la puerta de su habitación y se adentró en la pasillo.

La casa estaba solitaria. El silencio era el único que lo cubría todo. Se dirigió a la cocina, intentando no hacer más ruido que el del suelo de madera al ser pisado. Al entrar en la cocina vió a su ama de llaves. Primero se sobresaltó, pero siguió en silencio hasta la mesa que se encontraba en el centro mientras Ohori seguía recogiendo sin darse cuenta de su presencia.

-Buenas noches señorita.-le dijo mientras seguía limpiando- ¿Ha cambiado de idea respecto a ir a comer fuera?

Tomomi miró sorprendida a su alrededor. Miro por la pequeña ventana de la cocina, por la cual solo entraba la luz de la luna.

-Pero es de noche.-le dijo con voz inocente- ¿Qué vamos a hacer?

-No tiene porque enterarse nadie.-se giró por fin hacia ella- Será nuestro secreto.-le sonrió.

Tomomi se puso de pie, al lado de la mesa. La cesta de la comida seguía preparada, al otro lado de la mesa. Megumi se acercó, lentamente, y cogió la cesta. Luego avanzó hacia la puerta y esperó a su ama. Le abrió la puerta cuando ya estaba a su altura.

Avanzaron en silencio, en secreto, iluminada y vigiladas solamente por la luz de la luna, que vigilaba sospechosamente entre las nubes.

A paso sigiloso y cauteloso, llegaron al lago, que en ese momento estaba menos iluminado que el resto de la zona. Tomomi se desorientó y buscaba desesperadamente a su ama de llaves.

-Megumi-san.-se decidió a llamarla.

-Ven aquí.-escuchó y siguió la dirección de la voz.

Se acercó a ella. Ohori estaba esperándola, y se acercó para acariciarla, pero ella se apartó.

-¿Qué quieres decir con eso?-le preguntó Kasai un poco temerosa.

-Las chicas son un jardín de flores,- le dijo mientras la acostaba entre la hierba del lago- que esconde el sabor de la miel.

-¿Sí?-le preguntó mientras se acomodaba.

-Es un travieso secreto.-le susurró al oído, mientras se acomodaba a su lado.

Megumi empezó a acariciarla. Kasai se dejaba llevar, haciendo sonreír a la  más mayor.

-Me estremezco.-le dijo mientras seguía acariciándola.

-Mi corazón se acelera.-le dijo tímidamente.

-¿Es por eso?.-le preguntó mientras se ponía encima de ella.

-Lo es.-le dijo mientras miraba a su ama de llaves a los ojos- Es un juego peligroso, ¿verdad?

Sus miradas se cruzaron. Mantenían la mirada fija la una en la otra en silencio. Ninguna de las dos sabía porque en ese momento no hablaban. Tomomi le ofreció la mano. Sin dudar, Ohori la cogió y volvieron a recostarse.

Las caricias y las miradas furtivas llenaban la noche. Ambas compartieron un juego peligroso y secreto entre el estambre, el pistilo y una mariposa nocturna que en ese momento eran cómplices de ese secreto.

Las dos estaban tumbadas, debajo del cielo nocturno, con las nubes y la luna como paisaje celeste. Una duda abordaba la mente de Tomomi.

-Y…-empezó a hablar un poco temerosa- Si alguien nos ve, ¿qué haremos?-le preguntó mientras se incorporaba un poco sin cubrir su cuerpo desnudo, para poder mirar a los ojos de la mayor.

-¿Deberíamos mostrarle?-dijo sin quitar el tono seductor con el cual le había hablado todo el instante.

Kasai se tumbó sobre el pecho de la mayor.

-¿Me amas?-le preguntó sin levantar la mirada.

Ohori se levantó, también sin cubrir su cuerpo, y se paró delante del lago.

-Hehehe.- rió de una forma un poco malévola y dolida- Que pregunta…

Kasai se incorporó, observando su silueta iluminada por el reflejo de la luna sobre el lago.

-Hey, ¿me amas?-le dijo con tono infantil, mientras también se ponía de pie.

-Ven aquí.-le susurró mientras le abría los brazos para recibirla.

-Onnesama.- se acercó corriendo, para evitar así que pudiese escapar.

-Buena chica.-le susurró, cuando ya la tuvo entre sus brazos.

Ohori la mantenía en sus brazos, dejando que sus manos descubrieran el cuerpo de la menor.

—Actualidad—

Kasai se levanta de la silla y abre silenciosamente la puerta de su habitación. Hace el mismo recorrido que lleva haciendo desde hace dos meses.

Entra en la cocina. Ohori la espera contemplando el exterior a través del cristal de la puerta trasera. Al escuchar los pasos de la menor, el ama de llaves se gira hacia ella con una sonrisa.

Salen al exterior. Esta noche el cielo está como esa vez, cubierto de nubes, por la cuales la luna observa sospechosamente a través de ellos.

Mientras siguen el mismo recorrido de siempre, Kasai empieza a sentirse confusa. La chica que va andando detrás de su Oneesama no se parece a ella. Su madre estaría decepcionada.

Llegan al lago. Megumi la espera con el lago a sus espaldas. Kasai se acerca tímidamente.

-Este secreto,-le dice Ohori después de darse cuenta de las dudas de la menor- ¿no tiene sentido?-Ohori la rodea por la cintura -Solo ahora.-le susurra- Vamos a pasarlo bien.

Tomomi se deja llevar, pero duda un instante, ya que ella no sabe que tendría que hacer.

-Nunca he visto todas las flores.-le dice refiriéndose al cuerpo de la mayor- Se siente agridulce.

-Esa es la fragancia.-le dice recostándose nuevamente sobre ella- Si quieres, te mostraré el jardín de las mujeres.-le dice mientras recorre todo el cuerpo de la menor con la mano.

-El amor es siempre inmoral, ¿verdad?-le pregunta un poco decepcionada.

-Verdad.-le responde pícara y seductoramente, mientras se acerca a besarla.

-Estos labios,-le dice recapacitando sobre todos los hechos- no deberían estar cerca.

-No.-le dice Ohori intentando besarla, pero la menor se parta.

-No.-le dice apartándose de ella.

-Que linda.-le dice levantándose y poniéndose a su altura.

-Hemos cruzado la línea.-se abraza a si misma.

Megumi se acerca y la abraza por la espalda.

-Nos hemos enamorado.-le dice en un susurro suave.

-Ya nos hemos enamorado.-se gira hacia su ama de llaves y no puede evitar suspirar.

-Es tan caliente…-le dice confusa Kasai mientras esconde su rostro en el pecho de la mayor.

-Estos instintos…-Ohori la abraza dulcemente.

-Que miedo.-se deja abrazar y guiar por la mayor.

-Te los doy…-dice acostándola nuevamente a la orilla de lago, con el estambre, el pistilo y una mariposa nocturna que siguen cómplices de este juego peligroso.

———————–——–———–FIN ————————–——————

Si no os ha gustado: podéis comentar el por qué =)

Si os ha gustado: podéis comentar que parte os ha gustado y cual no; también, por supuesto, darle a Like ;·)

Si os ha gustado mucho: podéis comentar por qué os ha gustado; por supestísimo, darle a Like y, por último, compartir ;·P

Y si queréis estar al día con nuestras publicaciones, darle click a “Seguir” o “Follow” =3

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s