Unidas por el destino 5/9

——AKB48

Karen encuentra la casa de Sumire sin ninguna dificultad. Es un bloque de apartamentos. Duda un momento delante de la puerta antes de abrir. El apartamento es muy pequeño. Al entrar la cocina a mano izquierda separada por una barra americana del comedor. Kuro corre a darle la bienvenida.

Konbanwa, Kuro-kun.- coge al gatito en brazos- ¿Tienes hambre?- entra en la cocina y busca la comida con la mirada. La cocina está prácticamente vacía. “¿Dónde tendrá su comida?” Busca por los muebles. Nada. En la nevera. Nada. “¿No tiene comida? ¿Qué come?” Busca por los bolsillos. Saca la cartera y mira el interior- Ahora vengo.- deja a Kuro en el suelo del comedor.

Va a un supermercado que ha visto por el camino. Busca el apartado de mascotas. “¿Qué clase de comida le vendrá bien?” Mira las indicaciones de cada alimento para buscar el más adecuado. “Creo que este le vendrá bien.” Coge comida suficiente para una semana. Cambia de sección, ahora está en la de comida preparada. Llena la cesta que lleva colgando del brazo. Echa un último vistazo a la cesta. “Creo que con esto es suficiente.”

Vuelve a casa de Sumire. Deja la bolsa en la encimera y coge una lata de comida para Kuro.

-Kuro-kun, te he traído comida.- deja la lata en el suelo. Kuro va corriendo. Mira con curiosidad la comida. Mira a Karen- Es comida.- Kuro prueba la comida, le gusta y sigue comiendo. Mira la hora- Me tengo que ir. Ittekimasu.- acaricia a Kuro antes de irse. Cierra la puerta y empieza a correr.

Llega al restaurante donde trabaja Sumire. Mira la hora. “He llegado más pronto de lo que pensaba.” Entra en el callejón donde encontraron a Kuro. Sumire está sentada en el suelo. Tiene la cabeza escondida entre las piernas y los brazos. Parece que está llorando.

-Sumire-chan, ¿estás bien?- se acerca hasta ella. Sumire niega- ¿Qué ha pasado?- se agacha y le acaricia la espalda.

-Me han echado…- se escucha muy bajo.

-¿Es porque has llegado tarde?- habla nerviosa. Sumire niega- ¿Y qué ha pasado?

-Es un cúmulo de cosas.- sigue hablando con la cabeza escondida.

-¿Quieres hablar de ello?

-Es muy largo… Y mañana tienes clase…

-No me importa. Me pueden llevar al instituto.

-¿No te dirán nada tus padres?- saca la cabeza de su escondite.

-No están en casa.- sonríe.

-¿Por qué será que esto me suena?- sonríe ella también.

-¿A sí?- piensa lo que podría ser- ¿El qué?

-Anoche… me dijiste lo mismo…

-Es que mis padres trabajan en el extranjero, prácticamente nunca están en casa, y los que se encargan de cuidarme les da igual la hora a la que llegue siempre y cuando avise.- dice con desinterés- Por cierto, -saca el móvil- voy a avisarles.- llama y espera a que contesten-Sakiko-san,… Sí. … Hoy también llegaré un poco tarde. … Con una amiga… Que sí… Tranquila… Matta ne…- cuelga- Ves,- soríe- ya está. ¿Dónde quieres ir?- mira al rededor- ¿O prefieres quedarte aquí?

-Podemos ir a mi casa.- se levanta. Karen hace lo mismo.

-Por mí, bien.

Empiezan a andar y, antes de salir del callejón, a Sumire le suena el estómago en señal de que tiene hambre. Karen se ríe ante la reacción de Sumire, quien se ha sonrojado.

-He comprado algo para cenar… Si no te importa.- le dice Karen un poco apenada.

-No deberías haberlo hecho. Me las puedo apañar bien.- habla nerviosa.

-También le he comprado comida a Kuro-kun.

-Cuando lleguemos te lo pagaré.- sigue andando. Karen acelera la marcha para ponerse a su lado.

-Lo he comprado porque he querido.- Sumire sigue andando como si no hubiese escuchado nada. Keren se apena, no quería hacerle sentir mal.

Llegan a casa de Sumire. Kuro sale a recibir al ama.

Tadaima, Kuro. ¿Te has portado bien?- dice mientras lo coge en brazos. Kuro maúlla- Buen chico.- Sumire entra en la cocina y mira la bolsa con comida que ha dejado Karen. Se gira a mirarla- Has comprado mucho…

-He pensado que, quizá, no tenías tiempo para ir a hacer la compra.- habla nerviosa- Y he comprado comida preparada…

-¿Qué te apetece cenar?- deja a Kuro fuera de la cocina y se lava las manos.

-Ya cenaré cuando llegue a casa. Siempre me guardan mi parte.- fuerza una sonrisa.

-Cenarás muy tarde… Quiero que cenes conmigo.- corta a Karen, que iba a decir algo- Es tuyo también.- la mira fijamente.

-De acuerdo…- desiste- Cualquier cosa. Me gusta todo.

-Ve a sentarte.- la saca de la cocina.

Karen sale murmurando y se sienta en la mesita. Analiza el apartamento con la mirada. Prácticamente no hay nada. Está la mesita y un mueble con algunos libros y una foto en un marco. Karen gatea hasta la foto y la coge para verla mejor. Parece que es la familia de Sumire.

-Son mis padres.- dice Sumire dejando una bandeja con la comida, un par de vasos, cubiertos y servilletas. Se arrodilla para estar a la altura de la mesita- Murieron hace tres meses en un accidente de tráfico.- Karen deja la foto y se pone al lado de Sumire.

-Lo siento…

-No tenían mucho dinero y todavía debo dinero al hospital que atendió a mi padre… Estuvo una semana ingresado en coma… La deuda es grande… y ahora me han echado…- retiene las lágrimas con esfuerzo- El restaurante no me pagaba suficiente porque también me daban de comer… Ahora ya no sé qué más hacer…- se pone a llorar. Cubre su rostro con las manos. Karen se acerca a ella y le abraza.

-Tranquila, algo podremos hacer.- le da un beso en la frente.

-No quiero involucrarte…- dice entre sollozos.

-Estoy pensando que…- pone un poco de distancia entre las dos para mirarla fijamente a los ojos- Puedo hablar con mis padres y trabajar para ellos. ¿Qué te parece?

-¿En serio?- se anima un poco.

-No creo que tengan ningún inconveniente, pueden pagar perfectamente a otro empleado.

-Muchas gracias.- ahora es Sumire quien abraza a Karen.

-Aunque lo más probable es que trabajes para mi.- finge un poco de superioridad.

-No me importa.- sigue igual de animada- No me importa el tipo de trabajo que sea.

-¿Y te importaría mudarte de casa?

-¿Mudarme?- ahora habla dubitativa.

-Todos los empleados, menos los que están casados, viven conmigo.

-¿En serio?- Karen asiente con seriedad- Pues…- mira el apartamento- No tengo ningún inconveniente.- se vuelve a animar.

-A partir de mañana, después de hablar con mis padres, te vienes…- Kuro maúlla- Os venís a mi casa.

Hontōni arigatō.- hace una reverencia.

-No hace falta que seas tan formal. Somos amigas.- Sumire se vuelve a poner a llorar y Karen vuelve a abrazarle.

—— Fin del capítulo

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Unidas por el destino 5/9

  1. Em says:

    Te esta quedando genial :3
    va a ser solo de 8 capitulos? :c

    Like

    • tinasenpai says:

      Los 4 últimos capítulos son el desenlace de cada pareja.
      En un principio no tenía pensado continuarlo. Pero si veis que falta algo siempre lo podéis comentar (me gusta mucho ver que hay comentarios) 🙂
      Gracias por leer. Espero que te guste lo que falta.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s