Del cielo al infierno: Epílogo 1/2

——AKB48

Haruna va andando buscando la dirección del papelito que lleva en la mano.

[Recuerdo] Minami está abrazando a Haruna. Ahora está sonando Love Survive. Pasan desapercibidas entre los ánimos del público. Haruna sigue llorando. Se encuentran apoyadas en la puerta. Haruna está sentada en el suelo y Minami agachada a su lado.

-Debe haber un motivo por el que cree que podría afectarte y hacerte daño.- le seca las lágrimas.

-Yo creo que… le quiero más que como amiga… pero no se lo quiero decir.- habla mirando el suelo- Sé que no sería correspondida.

-¿Por qué eres mujer?

-Para ella no es ningún problema. El problema es que solo me ve como amiga. Creo que intentamos algo más pero… ahora se distancia diciéndome eso.

-Me hago una idea de lo que puedes estar pasando.- ahora ella también tiene los ojos lloros. Intenta no llorar.

-Es duro, ¿verdad?- las dos se ponen a llorar- ¿A ti te ha pasado lo mismo?- se seca las lágrimas.

Minami simplemente asiente mirando el suelo.

-¿También es una mujer?- mira por el bar- ¿Está ella aquí?- Minami sigue asintiendo.

-Es una empleada. Está claro que no le gusto. Le he visto con otra chica.- se seca ella también las lágrimas- ¿Conozco a quién te ha hecho sentir así?

-Es una cliente habitual. Se llama Kashiwagi Yuki.

-¿Kashiwagi-san?- se sorprende al escuchar su nombre.

-Sí. ¿Hay algún problema con ella?- dice un poco preocupada.

-No-no, na-nada.- hace una pequeña pausa- ¿Tienes su dirección? Sé que es difícil que la tengas.- Haruna niega- Espera un momento.- coge un trozo de papel y le apunta algo en él. Le suena el teléfono- ¿Si? Tomu-chan, ¿qué pasa?- le pasa el papelito a Haruna. [Fin del recuerdo]

Se para delante de una casa bastante grande. Vuelve a comprobar la dirección. “¿Es aquí?” Respira hondo y traviesa la puerta del jardín. Llega a la puerta de entrada. Duda un momento y vuelve a respirar hondo antes de llamar. Después de un corto periodo de tiempo la puerta se abre muy poco a poco.

-¿Quién es?- se escucha desde dentro con desgana.

-¿Yuki? Soy yo, Haruna.- dice un poco temerosa.

-¿Qué haces aquí?- abre completamente la puerta dejándose ver- ¿Cómo has encontrado mi dirección?

-Es un poco largo de explicar. ¿Te ha molestado mucho?- dice ahora apenada.

Yuki se hace a un lado indicándole que pase. Haruna entra mirando el suelo. Yuki cierra y se dirige a la sala de estar. Haruna le sigue.

-¿Qué quieres?- se sienta en una butaca y le indica que se siente.

-Quiero saber el motivo real por el que quieres que me aleje de ti.- dice seria.

-Te he dicho que es…- mira al rededor. Se levanta, cierra la puerta y se sienta al lado de Haruna- Te he dicho que no quiero hacerte daño. No soy como crees. Soy peligrosa.

-¿Eres una delincuente o algo?- dice enfadándose por el razonamiento que ya ha escuchado antes.

-En el bar me has preguntado por el hombro.- le acaricia suavemente- Anoche no estaba bien y no dejaste que me fuera. Insististe que me quedase. Yo… necesitaba algo que no quería que tú me dieses.- hace una pausa- Nos acostamos… -baja la mirada a la alfombra- Pero no tuve suficiente…- vuelve a fijar la mirada a la de Haruna, quien la mira confusa- Te mordí…

Las dos se quedan en silencio. Haruna está analizando la última frase. “¿Me mordió?”

-¿Me mordiste?- habla mirando a la nada- ¿Qué tiene eso de malo?

-Que casi…- la vista se le vuelve borrosa por las lágrimas- Casi te hago como yo… No pude controlarme…- intenta contener las lágrimas pero estas se dejan caer libremente.

-No te entiendo.- ahora la mira a ella. “Es la primera vez que te veo así. ¿Tan grave es?”

-No quiero que seas como yo. Es una condena.- vuelve a mirar la alfombra- No poder controlarte… Hacer daño a quien quieres…

Haruna le abraza. No sabe exactamente de qué está hablando, pero ahora sabe que le quiere.

-Cuando estés preparada te esperaré para que me lo cuentes, si quieres, pero no te apartes de mi lado.- sigue abrazándola.

-No quiero hacerte daño.

-No creo que me hicieras más daño del que me harías si te fueses.- rompe el abrazo y le deposita un suave beso en los labios.

Yuki le acaricia la mejilla y baja, acariciándola, por el brazo hasta llegar a su mano. También le deposita otro beso en los labios. Haruna impide que se aleje con otro beso, ahora un poco más apasionado. Yuki se deja llevar correspondiéndole el beso. Poco a poco va tumbándola hasta quedar encima de ella.

-Te quiero.- dice Yuki besándole la frente.

-Y yo a ti.

——

En casa de Kumi. Mina está preparando la cama. Kumi intenta quitarse la ropa pero los vendajes le imposibilitan un poco el movimiento.

-Déjame que te ayude.- se acerca a ella y, poco a poco, le quita la camisa. Vuelve a ver ese vendaje que le acaban de poner. Lo acaricia con suavidad para no hacerle daño- Siento no haberte podido proteger…- apoya un poco la cabeza sobre su hombro.

-Has hecho más de lo que yo podría aun sabiendo su existencia.- dice casi en un susurro.

-¿Cómo es que sabes de su existencia?

Kumi le coge la muñeca y la lleva hasta la cama. Se sienta y le indica que haga lo mismo. Ahora le coge ambas manos y le mira fijamente a los ojos. Respira hondo.

-Yo trabajo para una… No te puedo decir quien es…

-¿Por qué?- dice un poco nerviosa.

-Ella me eligió…- aparta la mirada posándola sobre la cama- Fui su primera vez…

-¿A qué te refieres? ¿Ella y tú…?

-No-no es eso.- responde un poco nerviosa- Ellas también se alimentan de sangre… Ella me eligió para…- vuelve a mirarla a los ojos- No sé cómo decírtelo.

-¿Fuiste su alimento?- dice un poco enfada.

-Algo así… Ella me proporciona protección y me ayuda con el alquiler a cambio de que le haga las tareas que se tienen que hacer de día y de que no diga nada de su existencia.

-¿Sigue alimentándose de ti?- está más confusa que cuando le han dicho de la existencia de vampiros.

-Es complicado…

-¿Hay… Hay algo más qué debería saber?- intenta asimilar la avalancha de información que ha tenido en una noche.

-Puede…- Mina le mira para que hable- Lo de esta mañana… No estabas mal hasta que te has cruzado con una de ellas.

-¿A qué te refieres?- le acaricia las manos para que se calme. La ve muy nerviosa.

-No sé exactamente que habrás visto o qué ha pasado, solo sé que te alteraron los recuerdos…- hace una pequeña pausa- Por lo que sea, quedaste en shock y Yoko… el ama te ha ayudado a que salgas de él.- vuelve a hacer otra pausa. Respira hondo- Antes de la cena, la primera persona no se había equivocado. Era el ama que quería saber cómo estabas… Ella me ha dado permiso para que pueda cuidarte.

-¿El ama…?- dice casi murmurando- Pero, ¿te trata bien?- le acaricia el brazo.

-Es muy buena conmigo. Me consiente bastante.- sonríe un poco.

-Me alegro.- las dos se quedan en silencio mirando el suelo o la cama- ¿Te ayudo a que termines de ponerte el pijama? Vas a coger frío.- dice señalando el torso que solo está cubierto por el vendaje. Kumi asiente- ¿Dónde está el pijama?

-No uso pijama.- dice cabizbaja escondiendo su sonrojo.

-Oh…- se sonroja- Pues…- mira nerviosa al rededor.

-Te puedo dejar uno, si quieres…

-No-no hace falta.- intenta aparentar tranquilidad- Voy a quitarte el pantalón.-dice muy bajo pero audible. Le desabrocha el botón y la cremallera. Con ambas manos le quita lentamente el pantalón con la vista clavada en el suelo- Siéntate.- le indica. Kumi se sienta. Mina termina de quietarle el pantalón. Levanta la mirada y se encuentra con la de Kumi. Mina se levanta mirando los ojos de Kumi que siguen, también, los suyos. Mina, lentamente, se va acercado al rostro de Kumi quien, lentamente, va tumbándose en la cama. Mina se pone sobre ella. Le acaricia el rostro. Le deposita un beso en los labios.

-Es el primero que nos damos buscándolo.- dice un poco sonrojada Kumi.

-Es verdad.- se ríe.

Las dos ríen tumbadas en la cama.

——

Son las 00:00. El bar ha cambiado de ambiente. Ahora es un poco más sombrío. Haruka está durmiendo en la barra. Minami la ha visto y se acerca a ella.

-Oye.- dice sacudiéndola un poco- Despierta. No puedes dormir aquí.- Haruka no hace mención alguna de querer despertarse. Minami mira al rededor buscando una camarera libre. Pasa la vista por cada una de ellas. Sumire está conversando con Karen. Tomu, quien está cerca, está hablando con Yuka. Busca a Yui, está atendiendo a las nuevas clientes. Rena conversa alegremente con Airi. Sigue a Mayu con la mirada. Se dirige a la barra. Deja copas bacías. “Perfecto.”- Mayu-chan.- le hace señas para que se acerque- ¿Me puedes ayudar a llevarla a los vestuarios? Yo sola no puedo.

“¿En serio tengo que cargar con ella? ¿Dónde está Yokoyama-san?” Piensa Mayu buscándola. Ve que está atendiendo. “¿Por qué yo?”

-De acuerdo.- dice sin mostrar ninguna expresión.

-Gracias, Mayu-chan.

Entre las dos la cargan como pueden y la dejan tumbada en el banco del vestuario.

-Espero que no le dé por devolver.- dice intentado animar a Mayu.

-Yo también lo espero.- sonríe un poco.

-Hacía tiempo que no te veía sonreír.- dice un poco más contenta. Mayu baja la mirada- ¿Va todo bien? ¿Kashiwagi-san te trata bien?

-Eso no te incumbe.- responde un poco seca.

-Solo estoy preocupada.

-¿Por qué? ¿Porque soy tu empleada?

-No tiene nada que ver. Aunque parezca mentira me preocupo. Hace tiempo que quería hablar contigo… Pero no encontraba el momento. Sé que Kashiwagi-san puede hacer daño sin querer, hoy mismo lo he comprobado. Al igual que tiene un lado bueno.

-Eso ya lo sabía.- dice ahora un poco más calmada mirando al suelo.

-Es posible que…- dice analizando su comportamiento- ¿Te gusta?- Mayu se sonroja un poco- No hay por qué avergonzarse, es algo natural.

-Pero ella es mi dueña.- dice apretando los puños- También está la otra. Es más mayor y libre.

-No creo que eso tenga que ver.- habla con los ojos lloros. “Hoy es la segunda vez.”- A ella le conoce de antes.

-¿Sabes quién es?

-La he conocido por casualidad. Puede que…- respira hondo- tengas que buscarte a alguien más.

-Eso será complicado…

——-

Cerca del bar, apoyada en la pared, está Rie. Mariya está sujetándola para que no caiga.

-¿Estás segura qué tú sola puedes?- vuelve a insistir Aki.

-Tranquila, podéis iros.- fuerza una sonrisa Mariya.

-Venga, vámonos Aki.- le dice Melody tirando un poco del brazo.

-Akicha, espera.- dice medio gritando Rie- Acércate.- le hace señas para que se acerque.

Aki se acerca y Rie se cuelga sobre ella. Le habla a pocos milímetros medio susurrando.

-Gracias.

Aki se sorprende un poco. “¿A qué se refiere?”

-¿Por qué?- dice muy nerviosa.

-Por ser tan compresiva.

-Yo…

Deja la frase sin terminar porque Rie le ha callado con un beso. Melody y Mariya miran la escena muy sorprendidas. Aki está más sorprendida que ellas. Rie rompe el contacto y se vuelve a apoyar en la pared. Ninguna espectadora sabe que decir. Aki sigue con la misma expresión de sorpresa.

-Nos… vamos.- dice volviendo a la normalidad Melody.

Aki asiente. Melody le coge por el brazo y se alejan.

Selamat malat. (Buenas noches)- dice Melody ya desde la distancia.

-Espero que no te hayas enfadado.- dice Rie colgándose en Mariya.

-Ya hablaremos cuando estés bien.- dice con un poco de enfado.

-¿Estás enfadada?

-Vámonos a casa.

-Quiero quedarme un poco aquí. Me mareo un poco con el movimiento.

-Qué remedio…- dice decepcionada.

Rie se sienta y apoya la cabeza en las rodillas. Mariya se apoya en la pared al lado de Rie. Están un rato en silencio. Mariya mira a Rie quien sigue en la misma posición.

-¿Por qué la has besado?- pregunta mirando a la nada. Rie la mira- ¿Ha sido por qué sí, porque has querido o para vengarte por mi beso?- sigue hablándole a la nada. Rie la mira interrogante. Ahora Mariya mira directamente a Rie- ¿Por qué?

-Puede que haya sido un poco por venganza…- aparta la mirada para hablar- Puede que haya notado que quería que lo hiciese o…- respira hondo- para no besarte a ti…- ahora la mira directamente a los ojos- ¿Quién sabe?- sonríe.

-No te sienta muy bien el alcohol.- sonríe un poco.

-Yo creo que si no fuera por el mareo iría muy bien.- sonríe de una forma más amplia.

-No sabría que decirte. ¿Te acordarás del beso a Aki mañana?- dice maliciosamente.

– Te llamaré para decírtelo.- sonríe de igual forma.

-Si te acuerdas.- le da un pequeño empujón- Te llamaré yo para preguntarte.

-Como quieras pero que no sea pronto. Duerme todo lo que quieras.

-Eso tenlo por seguro. Me pondré el despertador y luego seguiré durmiendo.

-Eso es muy cruel por tu parte.

Las dos ríen. Ese tipo de bromas les trae muchos recuerdos.

-Extrañaba estos momentos.- dice Rie después de un momento en silencio- No sé por qué me distancié. Fui una estúpida. Debí preguntarte primero y no apartarme.- habla seria. Muestra arrepentimiento.

-No fue culpa tuya.- se agacha a su lado- Fue mi culpa. Había quedado contigo y dejé que ella se quedara.

-Iba a irse… Yo hubiese hecho lo mismo.

-Debí haberte llamado, avisado que ella estaba conmigo.- empiezan a asomarse las lágrimas.

-No es tu culpa. Fui yo quien se alejó sin decirte nada, sin dar explicaciones…- ella también tiene ganas de llorar.

-¿Mariya?- oyen cerca de ellas. Levantan la mirada para ver quién es. Mariya muestra una gran sorpresa.- ¿Tanto miedo doy?- ríe.

-¿Qué haces aquí?- se levanta todavía sorprendida.

-De forma indirecta me han echado de casa y he venido a ver a alguien que trabaja aquí.

-No me refiero a eso… ¿No te ibas fuera de la ciudad?

-No recuerdo haber dicho algo así. Simplemente que…- piensa las palabras correctas- Necesitaba un cambio de aires.- sigue pensativa.

-¿Y por eso te alejaste?- muestra un poco de rabia.

-Es complicado.- se acerca a su oreja- Es mejor hablarlo cuando ella no esté cerca. ¿No querrás hacerle más daño?- dice con comprensión. Se pone frente a ella- Ya hablamos.- saluda con la mano.

-Nao, espera.- se acerca a ella- Gracias por evitarle más daño. Me he dejado llevar.

-Lo entiendo. No pasa nada. Nos vemos en otro momento.- se da la vuelta- No la dejes mucho tiempo sola.- entra en el bar.

Mariya se gira y ve que ya no está. “Gracias.” Vuelve al lado de Rie, quien la mira intrigada.

-¿Todo bien?- Mariya asiente- Ya me encuentro mejor.

-¿Te acompaño a casa?

-Sí, porque me muero del cansancio.- ríe.

-Te había dicho que no bebieses más.- finge molestia.

-Te recuerdo lo que me habías dicho antes.- sigue de broma.

-No me lo recuerdes, a qué mala hora.- sigue con el mismo tono.

-Jo.. Mariya… No te enfades.- hace un puchero y se cuelga de su brazo.

-No me enfado. Pero no te cuelgues.- dice apartándola.

-Vale.- dice más animada- ¿Vamos?- le ofrece la mano.

Mariya duda un momento pero acepta cogerle la mano. Ambas se sonrojan. Empiezan la marcha camino a casa Rie.

-No te vuelvas a alejar.- dice Mariya apoyándose en el hombro de Rie.

-No me dejes sola otra vez.- le suelta la mano y le pasa el brazo por el hombro. Mariya pasa el brazo por su cintura.

——-

Aki y Melody van andando en silencio. Aki sigue como en shock y Melody no sabe de qué hablar. De vez en cuando mira a Aki de reojo.

-Es ella, ¿verdad?- dice después de haber estado un buen rato pensando.

Aki detiene la marcha. Y, por primera vez en todo el trayecto, vuelve a la realidad. Empieza a llorar. Melody corre hacia ella y la abraza. Aki pierde las fuerzas y poco a poco va dejándose caer. Melody retiene su caída. Aki termina prácticamente tirada en el suelo. Melody la cubre con su cuerpo agachada a su lado. Le acaricia el cabello. Llora mucho más que antes. Melody apoya su cabeza en la de Aki. Le da un beso y sigue acariciándola.

-Desahógate todo le que quieras. Voy a estar aquí contigo. No me voy a ir.

Aki abraza los brazos que le rodean. Se protege en ellos. Empieza a calmarse un poco, aunque le cuesta respirar un poco.

-¿Te encuentras mejor?- le vuelve a dar un beso en la cabeza. Aki asiente- Tómate tu tiempo.

Después de un tiempo, Aki se ha calmado. Tiene una respiración constante y tranquila. Melody espera a que Aki haga cualquier cosa mirando a la nada.

-¿Por qué crees que lo ha hecho?- consigue articular, por fin, Aki.

-Yo también me he sorprendido.- habla tranquila.

-¿Lo ha hecho porque si? ¿Para molestarme?- habla deprisa- ¿Sabe lo que siento y lo ha hecho para hacerme daño? ¿Para…- empieza otra vez a llorar.

-Tranquila,- le abraza más fuerte- no creo que lo haya hecho para hacerte daño. Puede que el alcohol le afecte de esa forma. ¿Quién sabe?- se ríe un poco.

Aki deja de llorar y se seca las lágrimas. Rompe un poco de contacto con Melody.

-Siempre consigues que me anime.- le dedica una sonrisa- Desde la primera vez que nos vimos.

-Será un don que tengo.- bromea.

-Si ese día no te hubiese conocido no sé que hubiese hecho yo sola en Indonesia.

-Puede que fuera el destino o una gran casualidad de la vida.- sigue con el mismo tono.

-Puede.- sonríe Aki también- Si no me hubiese dejado el mapa en aquel restaurante no me hubiese perdido.

-Y si ese día no hubiera empezado a hacer ejercicio no hubiese chocado contigo.

-Menos mal, empezaba a estresarme por no recordar el camino de vuelta.

-Aunque no volviste al hotel hasta el día siguiente porque era muy tarde y estabas muy lejos.- las dos ríen- Era gracioso como nos comunicábamos.- ríen de forma más animada- ¿Qué idioma era ese? era una mezcla impresionante y con mucha lengua de signos.

-Aprendimos bastante de las tres lenguas. Fue muy buena experiencia.- se quedan las dos un momento en silencio- ¿Dónde estás hospedada?

-Pues…- intenta recordar. Saca un papel del bolsillo- Sini (Aquí).- se lo entrega.

-Te acompaño, kalau kamu mau (si quieres).

Tidak perlu (No es necesario). Estamos cerca de tu casa.

-Es que me hace ilusión ver el interior del hotel.- dice ocultando su timidez.

-Como quieras.- se levanta y le ofrece la mano- Ikimasho?- Aki le coge la mano.

Ninguna de las dos hace mención alguna de soltar la mano de la otra por lo que andan cogidas de la mano mientras hablan del tiempo en que Aki estuvo en Jakarta.

——

Dentro del bar, la presencia de una clienta no ha pasado desapercibida. Está sentada en una mesa esperando a que alguien en concreto le atienda. Se acerca una segunda camarera, Rena.

-Buenas noches, ¿le pongo algo?- le pregunta intentado que su sonrisa sea natural.

-Buenas noches, Matsui-san. Le he dicho a Sato-san que quería a Mayu.

-Puedo servirte algo mientras esperas. Mayu-chan ya está avisada pero está ayudando a Takahashi-san.- dice mirando en dirección al almacén donde está Mayu.

-De acuerdo…- suspira- Un especial de la casa, cargadito.

-Ahora se lo pongo.- Rena va a preparárselo. Cuando llega a la barra Mayu sale del almacén- Mayu-chan, ¿has terminado?

-Sí.- mira dirección a Nao- Ya voy.

-Ha pedido esto.- le entrega la copa.

Mayu coge la copa y se la lleva a la clienta que pedía su presencia. Se pone a su lado.

-Nao.- dice poniendo la copa en la mesa.

-Mayu.- dice sin dedicarle una mirada.

-¿Qué quieres?- habla mostrando desacuerdo con su presencia.

-De forma indirecta el ama me ha echado de casa. Ha entrado alguien en casa y ha cerrado la puerta de la sala de estar. No he visto conveniente quedarme.- habla con indiferencia.

-¿Te has ido sin su permiso?

-Digamos que lo he conseguido de forma indirecta. Es la primera vez que mete a alguien en casa.

-¿Quién es?- cambia el tono por uno de preocupación.

-El juguete de desahogo.- ríe maliciosamente- Es la segunda chica común que entra.- ahora mira a Mayu- Parece que no te hace gracia.- hace una pausa- ¿Sabes que también está marcada?

Mayu aparta la mirada dolida. “La ha marcado. ¿Para qué estoy yo? ¿Ya no sirvo?”

-Esta noche ya has cumplido. No hace falta que vengas. Puedes irte donde quieras.

Recuerda las palabras que le ha dicho horas antes. “¿Quiere decir que no soy útil. Que no sirvo para nada más?”

-Ya que no le sirves, ¿quieres que te haga mía?- le dice Nao restándole importancia.

-Sumire-san tiene mayor rango que tú, igual que Matsui-san. Te respetan por quien estás protegida.- le reprocha.

-¿Crees que vas a poder estar sin dueña?- sigue de la misma forma- Aunque tenga dueña,- habla ahora seria- no resta que no pueda hacerte daño. Si Kashiwagi-sama no te necesita, quiere decir que no eres de su propiedad. Puedo hacerte lo que quiera.

-De momento no me ha liberado, no puedes tocarme.- hace una breve pausa mientras piensa como continuar- ¿Crees que Takahashi-san lo consentiría?- habla ahora con tono de superioridad.

-Has tenido suerte de estar aquí. Y ahora, si me permites,- ella también habla con superioridad- quiero disfrutar del ambiente, camarera.

-Que disfrute la bebida.- usa un tono normal pero con un poco de desprecio. Se acerca a la barra. Todas las trabajadoras observan a Mayu. Minami se acerca ella.

-¿Todo bien?- le dice acariciándole el brazo. Mayu simplemente asiente- Si quieres tomarte un descanso. Si veo que te necesitamos iré a buscarte.

-No hace falta. Estoy bien.

-Eres la única que no se ha tomado todavía su descanso.- le dice Rena.

-Tú tampoco.- le dice Mayu.

-Puede que me lo haya tomado sin querer.- dice sonrojada- Solo quedas tú.

-Venga, ve. Yo te cubro.- le dice Minami sacándola de detrás de la barra- Después iré a buscarte.

Mayu va a los vestuarios. Ve a Haruka todavía dormida en el banquillo.

-Que bien vives…

——

Es la 1:00 am. Está sonando How Come?. Mayu ha salido de los vestuarios porque se aburría. Sayaka está bailando sentada. No para de seguir a Yui con la mirada.

-Disculpa.- llama su atención cuando ve que está sola.

-¿Qué le pongo?

-¿Tienes mucho trabajo ahora?- dice mirando que la gente de la barra ya está servida.

-Ahora mismo, no mucho.- dice comprobándolo.

-¿Puedo hablar contigo? No tengo a nadie más.- dice apenada.

Yui duda un momento. “¿Será otra broma? Aunque no parece que tenga muchas ganas de hacerlo. Parece preocupada.” Se acerca a la barra y espera a que hable.

-Gracias…- duda un momento- Yo… Siento lo de antes. Es verdad que me has llamado la atención como nunca antes nadie lo ha hecho.- Yui la mira extrañada- Pero… tengo una amiga… mi vecina. También es una compañera de juegos.- mira la cara de Yui. Se vuelve a fijar en sus ojos- Sé que parece extraño, pero solo jugamos. Nos desahogamos, hablamos de nosotras, soñamos despiertas… A veces nos hacemos cosquillas o luchamos de broma.- se ríe- Siempre venzo yo. Volvemos a la niñez…- baja la mirada al botellín vacío que tiene entre las manos.

-¿Te gusta?- Sayaka levanta la mirada- ¿Qui-quieres otra?- dice señalando el botellín. Sayaka asiente un poco. Le coge el botellín y va a por otro- A-aquí tiene.- Sayaka busca dinero- A esta invito yo.- dice sin mirarla directamente.

-Gracias… Puede que…- dice jugando con el botellín. Bebe un poco- Que sí que me guste un poco. Pero a ella ya le gusta alguien… Me ha hablado mucho de ella. Somos opuestas…- Yui mira de reojo a Minami, quien está discutiendo con la caja, le da un golpe a la caja. Yui se ríe por la escena- Veo que contigo tampoco tengo ninguna posibilidad.- dice mirándola fijamente.

-No sé de qué hablas.- dice evitando mirarla. Mira las manos que juegan con el botellín- Seguro que encuentras a alguien apropiada.

-Pensaba que ya la había encontrado.- finge una sonrisa.

-Ahora puede que encuentres a alguien. Mira.- le indica la pista donde está llena de chicas- Allí hay una sola, ¿por qué no le hablas? No hace falta que ligues con ella. Simplemente para que no estéis solas.- sonríe.

Sayaka la mira confundida. Analiza a la chica.

-¿Qué puedes perder?- Sayaka vuelve a mirar a Yui- Espera un momento.- se aleja y prepara una bebida. Se vuelve a acercar- toma, llévate esto. Yo invito.- le guiña.

-Gracias.- se sonroja. Coge las bebidas y se aleja.

-Ánimo.- le dice cuando ya no puede oírla.

Sayaka se acerca dubitativa a la chica. La chica nota su presencia y se gira a verla.

-Buenas noches.- saca su lado ikemen– ¿Quieres acompañarme?- le enseña la bebida que ha preparado Yui.

-Claro.- la chica se sonroja y le ofrece asiento.

-¿Has venido sola?- le entrega la bebida.

-He oído que estaba bien y he decidido venir.- mira al rededor- No se han equivocado.- ahora la mira a ella- ¿Y tú?

-Me han dejado sola.- le resta importancia- Pero ya no lo estoy.- le sonríe un poco ikemen.

-Soy Watanabe Miyuki.- se presenta la chica.

-¿Watanabe? Me suena mucho.- dice pensativa.

-Mi prima trabaja aquí.- dice buscándola.

-Mucho gusto.- vuelve la atención a ella- Yo soy Yamamoto Sayaka.

-Mucho gusto.- vuelve la atención a ella.

-¿Ha sido tu prima quien te ha dicho de venir?- Miyuki asiente- Le daré las gracias cuando la vea.

-¿Por qué?- le pregunta intrigada?

-Porque ha hecho que nos conociésemos.

——-

El grupo de chicas escandalosas ha parado de hacer alboroto al notar la presencia de Nao. Tomu se ha dado cuenta de su comportamiento y de quien es la causante. La mira atentamente, analizándola. Es la primera vez que se cruza con ella. “Casi pienso que no eres real.” Piensa con ironía.

Todas la miran con intriga menos Juri, quien la mira apenada. Nao, al sentirse observada mira hacia su dirección. Sus miradas se encuentran. “Cuanto tiempo.” Piensa Juri. Le muestra una ligera sonrisa. Nao agacha la cabeza y se vuelve a girar, dándole la espalda. “Yo no te hice eso.” Se gira ella también.

-¿Por qué crees que ha venido?- le pregunta Hirata a Karen, quien ha dejado de leer.

-No lo sé. Hacía tiempo que no la veía.- dice dejando de mira a Nao para mirar a Hirata.

-¿Por qué no se lo preguntas a Sato-san?- dice mostrando una sonrisa pícara Tano.

-¿Por qué lo dices?- pregunta Karen nerviosa y sonrojada.

-Parece que te llevas muy bien con ella.- continua Tano de la misma forma.

-Solo hemos hablado un poco.- sigue igual de nerviosa.

-Dejarla.- dice Ryoka- Todas sabemos que admira a Takahashi-san.- continua medio burlándose.

-¿En serio?- se sorprende Tomu- ¿Por qué ella?

-¿Qué tengo de malo? Tomu-chan.- dice Minami detrás de ella.

Todas se sorprenden por su presencia. Karen se sonroja. Todas miran esperando la respuesta de Tomu.

-No-no es que-que te-tengas nada malo.- dice evitando mirar a Minami directamente- Solo te veo como…- busca como seguir la frase- Sensei– dice como si le hubiese venido la inspiración de golpe.

-Entiendo…- dice Minami mirándola de reojo. Mira al grupito- ¿Cómo os lo estáis pasando? Os he visto darlo todo durante el concierto.- dice haciendo gestos de ánimo.

-Ha estado muy bien. Me lo he pasado estupendamente.- empieza a hablar Hirata.

-Me alegra escuchar eso.- dice volviendo al semblante profesional- ¿Pensáis todas igual?- todas asienten- Perfecto.- dice contenta. Ahora mira a Tomu- Te vigilo.- dice de broma mientras le hace señas de “te estoy vigilando”.

-Si señora…- le sigue el juego fingiendo desinterés. Minami se aleja.

-¿No os parece kakoii?- pregunta entusiasmada Karen.

-No me la imaginaba así.- bromea Hirata.

-Parece que os lleváis muy bien.- le dice Tano a Tomu.

-Nos conocemos desde hace mucho y me ha ayudado bastante.- dice volviendo al semblante serio de hace un momento. Tano agacha la cabeza- No es nada malo.- dice intentando animarla- Me refiero a los entrenamientos y todo eso.- agrega rápidamente.

-Yo…- empieza a hablar- ¿Puedo…- la mira directamente- ¿Puedo ser tu amiga?- termina de decir nerviosa.

-¿Mi amiga?- la mira sorprendida- ¿No sería un poco extraño?

-¿Por qué?- dice intrigada.

-Somos totalmente lo opuesto de la otra.- dice apoyándose en la barra. Mira un punto fijo de esta.

-Yo no le veo el inconveniente. Llevamos todo el rato hablando.- dice intentado encontrarle sentido a lo que Tomu le ha dicho.

-Déjalo.- desiste dejándose caer sobre la barra. Levanta la mano para que la atiendan. Se acerca Sumire.

-¿Qué te pongo?- dice dedicándole su sonrisa habitual.

-¿Qué me recomiendas?- dice incorporándose.

-¿Suave o fuerte?

-Suave…- dice poco convencida- Y… algo sin alcohol…

-Refresco, limonada, zumo…- piensa la lista mentalmente.

-¿Qué quieres?- pregunta Tomu a Tano.

-¿Yo?- dice sorprendida.

-¿Quién si no?- dice mostrando una fase tsunedere mirando de reojo.

-Pues…- duda un momento.

-¿Quieres un licor de los de antes?- le pregunta Sumire. Tano asiente- ¿De otro sabor?- vuelve a asentir- De acuerdo…- toma nota- Ahora lo traigo.- se aleja.

-Gracias.- dice mostrándole una amplia sonrisa.

-No es nada.- Tomu muestra indiferencia.

——

Entran en el baño Juri seguida de Ryoka.

-¿Te encuentras bien?-le pregunta Ryoka.

-No lo sé…- dice apoyándose en la pared.

-Debe de haber sido impactante.- se apoya en la pared a su lado- Después de tanto tiempo…

-Tú lo has dicho, hace mucho tiempo.- mira fijamente el suelo- Si hubiese esperado un poco… Sé que aun me faltan tres años. ¿Por qué tuvo que adelantarse tanto?

-Iriyama-sama también se ha adelantado.

-También lo he sentido… Grado tres…

-Sinceramente, no me lo esperaba.- dice Ryoka pensativa.

-Yo tampoco.- ríe un poco.

-¿Vas a hablar con ella?- dice ahora seria.

-No lo sé. Hace tiempo que no hablamos y no sé de qué hablar.

-Creo que empezando por un “¿Qué tal? ¿Cómo te ha ido todo?” estaría bien.

-No sé qué haré.- se desliza por la pared hasta apoyarse en Ryoka.

-Erais muy amigas. Si quieres volverlo a ser… podrías decirle que la echas de menos.- dice todavía más seria.

-Ahora tengo nuevas amigas…- dice al ver su reacción.

-No tienes curiosidad de cómo ha estado…

-No quiero preguntarle sobre eso, trabaja para Kashiwagi-sama…

-Eso no te da curiosidad?

-Parece que tú muestras más interés.- dice mirándola fijamente.

-Lo hago por ti.- ella también la mira de la misma forma- Sé que estabais muy unidas y de pronto todo cambió. Parece ser muy duro.

-No hace falta que te preocupes tanto por mí. Estoy bien, solo que…- aparta la mirada- no esperaba verla… Eso es todo.

-Entonces… ¿No quieres hablar con ella?

-No tuve un vínculo tan fuerte como el que tengo por ti… por ejemplo.

“Por ejemplo” piensa Ryoka. “¿De verdad piensas eso? ¿No quieres volver a hablarle? Si fuese yo quien estuviese en tu situación y, tú fueses ella, iría a hablar contigo sin dudarlo. ¿qué ha cambiado tanto? Siempre me hablabas de ella.” Se aparta de la pared. “¿Por qué no se lo preguntas directamente? Cobarde.”

-¿Te encuentras bien?- Juri ha visto cada cambio facial que ha tenido hasta estar a punto de llorar.

-Es solo que… No sé qué hubiese hecho yo en tu lugar…

-Puede que el hecho de que te hablara tanto de ella pareciera que tenía mucho apego.- se deja caer poco a por la pared- No quería darte esa impresión. Simplemente… me impactó un poco que se fuera sin decir nada… Que fuera con Kashiwagi-sama… Siento haberte dado una imagen que no era.- apoya la cabeza en la pared.

-No es tu culpa.- se agacha a su lado- Cuando te pase a ti… no te alejes.

-¿Por qué crees que lo haría?- pregunta extrañada.

-No es que lo crea. Solo te lo digo.- dice un poco sonrojada.

-No pienso hacerlo.- sonríe- No pienses en eso ahora. Todavía falta tiempo.

-Si ninguna se adelanta tú vas un año antes que yo.

-Eso lo decidirá el tiempo.

——Fin 1ª parte Epílogo—-

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s