Romper la rutina

—–AKB48

Suena el timbre de la salida de clase. Un día como cualquier otro en un centro escolar de Shibuya. O eso pensaba. Me espero a que todos salgan. Me gusta ser la última. No me gusta que la gente sepa de mi. Nadie sabe que existo. Diría que ni los profesores.

Y ahora el cambio del día. Alguien sigue en el casillero de los zapatos. Es una estudiante. Está parada en frente de su casillero. Mira en el interior. Parece asustada. Kojima Mako, pone en la etiqueta. Me cambio los zapatos procurando no hacer mucho ruido. Cojo los zapatos para guardarlos y se me cae uno. Obviamente se ha dado cuenta de que estoy allí. Cierra rápido el casillero, recoge su bolsa y sale apresurada. ¿Qué le preocupa? O, mejor dicho, ¿qué le asusta? Me acerco para ver si puedo ver que hay. Sé que no se debe, pero me ha preocupado, parecía bastante asustada. El exterior parece estar bien. Respiro hondo, no me gusta cotillear. Con cuidado abro el casillero. Hay una nota. No hace falta cogerla para leerla.

“Sabemos a lo que te dedicas. ¿Estás segura de seguir con eso?

P.D. Ni se te ocurra acercarte a mi novio.”

Pero, ¿qué? ¿De qué va todo esto?

Me giro para ver si todavía puedo alcanzarla. Cojo mi bolsa y salgo corriendo. No está.

Otro día termina. No he podido parar de observarla. ¿Qué es lo qué hace? Parece bastante normal. Una chica corriente. Hoy no me he quedado sola en clase. Está ella y dos chicas más. Se acercan donde ella. Parecen amenazantes.

-¿Te lo pasaste bien anoche?- dice una de ellas- ¿Muchos clientes?

Kojima-san sigue con la mirada en la mesa. Parece que les tiene miedo. ¿Serán ellas la de la nota?

-¿Ganaste mucho?- sigue la otra. Esta le coge de la barbilla para obligarle a que le mire- Te estoy hablando.

-¡Oye!- digo al ver que la cosa empieza a ponerse fea.

-¿Tienes algún problema?- la primera se acerca a mí insinuando superioridad.

-Déjala.- me ha enfadado su actitud.

-¿Quién te crees que eres Takahashi? ¿Su príncipe?

-No me creo nada. Simplemente no es justo que seáis dos para una.- ¿De qué van? Me están sacando de mis casillas.

-Ahora veo que estamos igualadas.

-A mí no me metáis en vuestros líos. No estoy buscando pelea.

-Pues no te metas.- vuelve a Kojima-san.

Algo se apodera de mí y me enfrento a ella. Me pongo entre las dos.

-Os he dicho que la dejarais.

-¿Ahora quieres pelea? Mejor.

Se acerca empujándome. Prácticamente no me ha movido. Le empujo yo haciendo que cayera sobre un pupitre.

-¿Qué está pasando aquí?- dice la profesora entrando a clase.

-Kashiwagi-sensei, Takahashi-san me ha empujado. Yo no le he hecho nada.- miente.

-Es mentira.- digo casi gritando- Se estaban metiendo con Kajima-san.

La profesora la mira con un poco de desprecio y seguidamente a las otras dos.

-¿Eso es cierto?- dice un poco arrogante.

-No, Kashiwagi-sensei. Solo pretendíamos conversar con Kojima-san sobre un mal entendido.

-¿Tienes algo que decir?- dice la profesora mirando a Kojima-san. Esta niega cabizbaja- Todo solucionado. Podéis iros.- sale de la clase.

-De esta de has librado Takahashi.- se me acerca vacilando- La próxima vez no tendrás tanta suerte. En cuanto a ti,- ahora le habla a Kojima-san- ya hablaremos.- salen las dos.

-¿Estás bien?- le pregunto. Esta sigue mirando el suelo- ¿Tanto te gusta el suelo?- digo para intentar calmar el ambiente tan espeso que hay.

-Gracias.- coge sus cosas, se levanta y sale.

Yo me quedo mirando como sale. Cojo mis cosas y le sigo. Ya no está en los casilleros. Me cambio rápido los zapatos y salgo corriendo para buscarle. Veo que se aleja apresurada. Por alguna extraña razón hay algo en su conducta que me indica que le siga. Corro hasta estar suficientemente cerca para verle con claridad pero sin que me vea. Descendemos unas escaleras. Llegamos a unos recreativos. Parece que busca a alguien. Se para al lado de un chico que está jugando a un juego de disparar. Duda un momento y va al baño. No sé si seguirle hasta allí por si me ve. Me espero medio escondida en el pasillo. Sale. Ahora lleva brillo de labios. Entramos en un local de comida rápida. Pide un refresco y se sienta en un sitio para cuatro. Me siento cerca. Se acerca un chico. Le dice algo pero por la distancia no logro entenderlo. Se acerca otro. Parecen que quieren ligar con ella o algo. Ver esto hace que me yerba la sangre. Se sientan junto con ella. Siguen hablando. ¿Los conoce?

Terminan de hablar y se van. Ella se espera un segundo y también se va. Le sigo. Pasamos por un puente pasarela. Observa un rato el paisaje de luces de la cuidad. Sigue andando. Pasamos por el cruce de Shibuya. Pasa un tren. Desciende otras escaleras. Estas llevan a un túnel lleno de grafitis. Se detiene en el centro del túnel y se apoya en la pared. Desde el otro lado del túnel entra un hombre con una gabardina negra y sombrero. Se acerca a ella. Le dice algo a lo que ella agacha la cabeza y asiente. Se dirigen a la salida donde yo me encuentro. Me van a descubrir. Por el temor a que me vea me pongo tan nerviosa que casi no sé ni andar. Piso mal un escalón, lo que hace que resbale y caiga sentada en el suelo. Intento levantarme rápido antes de que me vean pero ya es tarde. Me están mirando.

-¿Estás bien?- me pregunta el hombre tendiéndome la mano para ayudarme a levantarme. Simplemente asiento y me levanto sin su ayuda.

-E-estoy bi-bien. Que-que vergüenza.- esto es el karma- Ho-hola Ko-Kojima-san. No-no te había visto.- que vergüenza estoy pasando. Es humillante.

-¿Os conocéis?- pregunta el hombre sonriendo amablemente- ¿Vives cerca? Te podemos acompañar, ¿si quieres?

-No-no hace falta.- ¿quién es?

-Te acompañamos si quieres.- me dice ella. Muestra una sonrisa forzada y tristeza en su mirada.

-Como queráis. Pero no vivo cerca. Yo estaba…- busco una escusa para encontrarme en la dirección opuesta a mi casa- Estaba paseando distraída y he llegado hasta aquí.- espero a que cuele.

-No hay problema.- dice el hombre. Mira la hora- Es muy tarde.

Les digo por donde vivo. Andamos en silencio ella y yo. Él nos cuenta sobre su vida. Parece que no se conocían. ¿Por qué se iba con él?

-Yo os dejo aquí.- dice deteniendo la marcha el hombre casi llegando a mi casa- Me he acordado de que tenía algo pendiente por hacer.- se acerca a Kojima-san y le habla a la oreja. Le entrega un sobre.

-No hace falte.- evita cogerlo.

-Quiero dártelo.- le insiste- Ha sido una noche interesante.- le deja el sobre en el bolsillo de la chaqueta- No quiero que me lo devuelva. Espero volvernos a ver.- nos saluda con la mano y se aleja.

Nos quedamos las dos mirando cómo se aleja. Se ha formado el típico silencio incómodo. No sé de qué hablar. No dejo de pensar en el sobre.

-¿Vi-vives por aquí?- se me ocurre por fin algo de qué hablar.

-Más o menos. No estoy tan lejos como antes.- habla cabizbaja.

-Si quieres te acompaño.

-Te acompaño yo si quieres. Me gusta andar sola.

¿Por qué siempre mira al suelo cuando habla? No quiero que vaya sola. Me hago una idea del porqué estaba con él y el contenido del sobre. Piensa una escusa para no dejarla sola. Vamos, piensa algo.

-Te… invito a algo calentito en mi casa.- a ver que dice- Parece que tienes frío. Te puedo dejar una chaqueta. Vivo aquí al lado.- venga di que sí. Asiente- Pues vamos.

No conozco los motivos por lo que hacía eso pero supongo que es la falta de dinero. He hablado con mi madre y le ha encontrado trabajo en la tienda donde trabaja. No sé si volvería a hacerlo, pero para evitarlo, le acompaño todos los días a casa, que he descubierto que me viene de paso a la mía.

He hablado con las dos que le hacen la vida imposible y ya está todo solucionado. Es más fácil hablar cuando no están en el colegio. Ya no le dicen nada.

Desde ese encuentro en los casilleros ha cambiado mi vida. Ahora hay alguien que sabe de mi existencia. He hecho una verdadera amiga y haría cualquier cosa por ella, aunque no creo que lo sepa.

Suena el timbre. Me espero a que todos salga. Ella sale antes. Recojo mis cosa y salgo una vez sola. Me dirijo a los casillero y me cambio los zapatos.

-Venga Juri, siempre la última.- me dice esperándome en la puerta. Se ha vuelto una rutina nueva.

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Romper la rutina

  1. Pingback: Tina-senpai

  2. Pingback: Primer concurso | Unión de Poder

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s