Del cielo al infierno 8/10

——-AKB48

Yui se encuentra sola en los vestuario. Se ha terminado casi la botella. Sigue igual.

-Yui…- escucha que susurran por todo el vestuario- Yui…- ahora se escucha un poco más claro- Yui…- se escucha a sus espaldas. Se gira de golpe. Ahí está la propietaria de esa voz.

-Ka-Kashiwagi-sama.- se sobresalta un poco.

-Oh… Yui.- habla seductora- ¿Te he asustado?- se acerca haciendo que Yui se vaya tumbando en el banco- ¿En serio?- se ríe un poco sarcástica. Se pone sobre ella- ¿Qué te pasa?- Yui intenta apartarla pero le sujeta las manos poniéndolas sobre la cabeza- ¿Tienes sed?- le susurra a la oreja.

Yui forcejea un poco intentando liberarse. Se siente muy incómoda y la sed con la posición de Yuki, no anima. Yuki hace más presión sobre ella para evitar que se mueva.

-Veo que tienes mucha sed.- pasa la nariz desde la oreja acariciando todo el cuello- ¿Sabes por qué estás así?- le besa detrás de la oreja.

Yui siente como le sube la temperatura corporal. Cada vez tiene más sed.

-¿Sabes quién más está como tú ahora?

Yui se estremece por el contacto del aliento en su oreja. Pasa saliva. Es la primera vez que siente a su cuerpo de esa manera.

-Hay alguien que está como tú y te está buscando.- le habla lentamente al oído- ¿Quieres saber quién es?

Niega. No quiere saberlo porque no quiere hacerle nada.

-Tranquila.- se aparta por fin de su oreja y se pone frente a ella- No hace falta que te lo diga.- se levanta y se para en la puerta. Se gira- Sabrás quién es.- le da la espalda- Lo notarás.- sale dejando a una Yui muy nerviosa.

Sigue tumbada en el banco. Entra Minami. Ve el estado de Yui. Aunque no lo note lo ve. Se le nota mucho. Se acerca apresurada y se arrodilla a su lado.

-¿Estás bien?- le pone la mano en la mejilla- No estás fría. ¿Te encuentras bien?- se acerca más a ella quedando a pocos centímetros de ella.

Yui la mira. Se ve muy preocupada. La analiza. No es ella. Suspira de alivio. Asiente. Sigue tumbada. No quiere levantarse.

-Pero, ¿estás bien?- se pone casi encima.

-No estoy segura.- habla mirando el techo esquivando su mirada.

-Si necesitas cualquier cosa me lo puedes pedir…- se aparta un poco de ella dejándose caer sentada- Me da igual lo que sea.

-No digas eso.- ahora le mira directamente- No te sacrifiques tanto.

-No es ningún sacrificio, es lo que pienso.

-No lo entiendes Minami.- se cubre la cara con el brazo.

Minami se sorprende por la forma con la que se a referido a ella. Yui parece que ni se ha dado cuenta.

-De todas formas,- se levanta- tenlo en cuanta. Siempre voy a estar para lo que sea.- Yui le coge la muñeca.

-Gracias y…- se sienta- siento haberte hablado así. Yo…- tira de Minami para que se siente junto a ella- ¿Hay mucho trabajo?- dice acercándose mucho, entrando en contacto.

-Un poco.- nota el extraño calor de su cuerpo- Pero no tengas prisa. Tómate tu tiempo.- dice rápidamente.

-Tranquila, ya estoy mejor.- miente.

-Como quieras. No te apresures.- sale dejando sola a Yui.

——–

Está sonando Pride. La gente está eufórica animando al grupo. Entre la multitud emocionada se abre paso Rina tirando de Anna. Una chica les corta el paso. Rina intenta esquivarla. La intención es cortarle el paso.

-¿Puede dejarme pasar?- dice Rina un poco molesta.

Niega con una sonrisa malévola. Se acerca a Anna. Le coge de la barbilla para que aparte la mirada del suelo. Anna la mira y se sorprende un poco.

-Oye, ¿qué hace?- dice poniéndose entre las dos Rina.

-Tranquila Rina. Ha venido a ayudarme.- le dice apoyada en su hombro. La gira para que la mire- Es la proveedora de las bebidas.- le guiña.

Rina le abraza y le habla a la oreja.

-Se supone que no debo saber nada, ¿verdad?- Anna asiente- Pues que os vaya bien.- dice apartándose- No me la entretenga mucho que ahora no está trabajando.- le dice a la chica.

-De acuerdo jovencita.- ahora le entrega una sonrisa sincera- ¿Vamos?

Las dos se abren paso entre la multitud. Salen por la puerta trasera.

-He hablado con Rena. Me ha dicho que estás cambiando.- la mira fijamente- La verdad es que se nota mucho. Creo que todas lo habrán notado.- Anna se sonroja- Tranquila, es normal. Todas pasamos por eso.- habla un poco con tono pícaro pero seria- El tercer nivel es el más fácil de detectar para las que te rodean. Es más intenso.- se ríe- Sabes, nunca imaginé que sería yo quien te aconsejara. Siempre pensé que sería Rena.- se vuelva a poner seria- Lo siento. Me ha comentado que es tu amiga, ¿es cierto?- la mira fijamente a los ojos- Veo que si.- se acerca y pone sus dos manos en las mejillas de Anna- ¿Has notado que te ha aumentado la temperatura?

-¿Cómo?- se toca ella también- No puede ser.

-Debes encontrar algo…- sonríe pícara- o alguien,- le guiña- que te ayude a bajar la temperatura.

-¿Algo?- piensa un poco- ¿Cómo qué?- le mira suplicante.

-Alguien…- ahora está seria- Lo mejor es alguien…

-¿No puede ser otra cosa?- está más nerviosa.

-Tu temperatura es alta, bastante. Será difícil encontrar otra…- duda un poco. Bastante- A no ser que tú…- no sabe si decírselo. Anna le mira suplicante- Tú…- está muy dubitativa- Creo que tú sola puedes solucionarlo.- “¿Cómo le dices eso? Pobre niña.”

-¿Yo misma? ¿Cómo?- sigue igual pero ahora está menos nerviosa. No depende de nadie.

-Creo que eso es mejor que lo hables con tu hermana. No quiero que me trate de mala influencia.

-¿Por qué?- piensa un poco- ¿Es… es en serio?- se sonroja.

-Creo que ya lo has pillado pero… si tardas demasiado puede ser tarde y necesitarás beber.- se siente un poco aliviada por no ser ella quien le ha dicho nada.

-O sea que…- mira rápido al rededor buscando respuestas- ¿no es preciso que beba primero para poder controlarme?- dice con un poco de esperanza por que sea así.

-No del todo. Solo te sirve para bajar la temperatura. Lo que quiere decir,- corta a Anna que quiere decir algo- que los impulsos no son tan agresivos.

-Solo eso.- baja la mirada.

-No se puede hacer nada más. Yo…- mira como las lágrimas quieren salir- puedes contar conmigo para ayudarte.- la abraza- No me importa cómo.

Anna la mira.

-¿Te refieres a …- le da vergüenza pensarlo.

-Pero solo si tuvieses cualquier problema con lo que sea.- se aparta- Sé que es extraño,- se sonroja- pero sé lo que se siente.- aparta la mirada- Solo como último recurso.

Anna la abraza. Se sorprende.

-Gracias Kuramochi-san- suelta el abrazo.

-No hay porqué darlas.- le acaricia la cabeza- ¿Entramos? Tu amiga se enfadará por entretenerte mucho.- sonríe.

——–

Haruna está sola en la barra. Su compañera ha ido al baño. Alguien se sienta a su lado. Siente quien es. Habla sin girarse.

-¿Por qué?- siente un cuerpo sobre el suyo- Sabes que no me importa.

-No es fácil.- le habla a la oreja.

-¿Por qué?- se gira quedando a escasos milímetros de ella.

-Es complicado.- se aparta sentándose.

-Siempre es complicado.- expresa rabia.

-Lo hago por ti. No sabes cómo soy.- habla sin perder la calma.

-Pero Yuki, sabes que somos amigas. No me importa como seas pero…- se acerca para hablar sin que nadie más lo oiga- no hace falta que me borres la memoria.- se aparta- No me importa que seas tú.- se sonroja- Aunque no sea mi gusto lo hago por ti. Porque eres mi amiga.

-Creo que no es justo para ninguna de las dos seguir así. Debes encontrar a alguien más.- se pone seria.

-De momento no me hace falta nadie más.- le pone la mano en la rodilla.

-Deberías hacer más amigas. Yo no soy buena influencia.- mira de reojo.

-Yo no creo que lo seas.- dice con una media sonrisa.

-Lo soy…- aparta la mano de Haruna- Eres muy inocente.- se levanta y le acaricia el cabello- No me busques.- se aleja.

-Espera.- se levanta y la detiene- ¿Seguirás viniendo a verme? No me dejes sola.- le coge la mano.

-Haruna yo…- pone su mano sobre la de ella- No quiero hacerte daño.

-¿Lo dices por esto?- se acaricia el hombro- ¿Qué es?

-Nunca debió pasar.- se suelta del agarre de Haruna.

-Por favor.- las lágrimas se asoman- No sé a qué se debe pero… seamos solo amigas. Sin nada más. Eres mi única amiga.

-Mira Haruna.- le coge por los hombros- No sabes cómo puedo llegar a ser. No sabes nada de mi.- le mira fijamente a los ojos. Se arrepentirá toda su vida por hacerla sufrir- ¿Cómo puedes decir que somos amigas? No puedes decirlo y lo sabes. ¿Qué sabes de mi? Nada.- cierra los ojos con fuerza- Déjame.- le empuja un poco, no quiere hacerle más daño- Olvídate de mí. Nunca he existido.- se va. Se siente miserable. “No hay otra forma.” Quiere alejarse todo lo lejos que pueda. Se detiene en la puerta del bar. Falta algo. Desde lejos ve como Haruna llora y va al baño. Se vuelve a acercar a la barra. Se queda mirando fijamente a Mayu. Lo siente y se jira.

-Señorita.- hace una pequeña reverencia con disimulo.

-No has visto nada, ¿verdad?- la mira con ira.

-No Kashiwagi-sama, estaba con la chica que me pediste que le sirviese.-la mira- Ya casi no puede con ella.- habla seria.

-Así me gusta.- mira la puerta del baño- Esta noche ya has cumplido. No hace falta que vengas. Puedes irte donde quieras.- la mira con un poco de desprecio.

-Como quiera.- Yuki se va- Buenas noches.- sigue con lo suyo.

——–

Melody sigue reteniendo a Aki quien intenta liberarse.

-Melody, en serio, no quiero hablar del tema.- intenta apartarla por los hombros. Melody hace fuerza para no ser apartada.

-Sabes que es imposible por eso quieres huir. ¿No es mejor buscar a alguien más?

-De momento prefiero quedarme como estoy.- se pone muy triste.

-Yo… Maaf (Lo siento) Solo quería que abrieses los ojos. Sabes que siempre estaré aquí. Para lo que sea.- le coge la cara con ambas manos.

-¿Por qué eres tan buena conmigo después de todo lo que te he hecho?

-Tú no me has hecho nada. No puedo luchar contra los sentimientos. ¿Puedo…- respira hondo- darte un último beso?

Aki, sin decir nada, le levanta la barbilla y le deposita un beso suave y delicado. Entra Sayaka. Se quedan muy cortadas.

-Tranquilas, por mi no os cortéis.- pasa al baño riendo y sin mirarlas.

-¿Vamos?- dice Aki cogiéndole de la mano y tirando un poco de ella. Salen.

Sayaka sale del baño. “Pensar que he entrado para dejarlas sola y se van.” Piensa divertida. Se mira en el espejo. Se arregla un poco el flequillo. Entra Yui, necesita lavarse la cara. Se acerca al lavabo y, sin dirigirle ninguna mirada a la chica que la observa, se lava la cara.

-¿Un mal día?- intenta entablar conversación Sayaka.

Yui la mira sin expresión. “¿Qué sabrás?” No quiere responderle. ¿Para qué? No sabe quién es.

-Que borde.- murmura para que lo oiga.

-Creo que es normal que si no te conozco no responderte.- habla con tono neutro.

-Solo ha sido un acto de educación. Pareces mal.- pone un poco de arrogancia en su voz.

-Gracias por la preocupación pero estoy bien.

Sayaka se pone delante para que no salga. Yui intenta esquivarla.

-Tengo que seguir con el trabajo.- dice empezando a perder los nervios. No está para juegos.

-¿Trabajas aquí?- Yui la mira respondiendo a la pregunta- Pues… ¿me puedes servir?- dice dejándole paso.

Yui se para en la puerta y se gira para verla.

-¿Qué quiere tomar?- dice mostrando una sonrisa.

-Como cambias.- dice socarrona.

-Lo siento pero no sé a qué se refiere. ¿Qué le pongo?- dice con una sonrisa que podría ser natural.

-¿Puedo pedirte a ti?- se acerca.

-Si todos pudiesen no quedaría.- dice irónica. En su estado pierde los nervio enseguida.

-Lastima…- se pone a su lado- En otra ocasión.- sale dejado a Yui un poco confusa.

“¿Por qué me pasa esto a mi?” Vuelve a levarse la cara y sale.

——–

Rie y Mariya están mirando el concierto desde la barra. Están animando con el resto de espectadores. Rie más que Mariya, le ha afectado un poco más el alcohol. Levanta la mano para que le sirvan. Mariya se la agacha. Sumire que lo ha visto se acerca.

-Buenas, ¿qué le pongo?- dice con una sonrisa.

-Yo creo que ya tiene bastante.- dice Mariya para evitar que beba más.

-Antes has dicho que te daba igual.- dice haciendo un puchero. Mariya desiste.

-Ponle lo que quiera.

-Lo de antes.- y le guiña.

-Marchando.- se aleja a prepararlo. Pasa por delante de Haruka que está medio dormida. Sumire la mira divertida. Alguien en la barra llama su atención. Prepara la bebida de Rie mirándola de vez en cuando. La entrega y va a atenderla.

-Buenas noche, ¿te sirvo algo?- dice dedicándole una sonrisa.

La chica levanta la vista de sus rodillas y la mira. Parece que no le ha oído, solo ha notado que la observaban. Sumire se da cuanta.

-Buenas noches, ¿te sirvo algo?- repite de la misma forma que la vez anterior.

-No-no, gracias. Estoy bien.- le sonríe por los nervios.

-¿No quieres beber nada?- dice interrogante pero mostrando una sonrisa.

-De momento no. Solo he venido a acompañar a unas amigas.- mira al rededor buscándolas.

-Parece que te han dejado sola.

-Allí están.- dice señalando un grupo de chicas que destaca por el alboroto.

-¿No te gusta el grupo?- dice volviendo la vista a la joven.

-No me gusta estar apretada.- vuelve a mirarla- Dan un poco de vergüenza.- se burla.

-Parecen divertirse.

-Prefiero estar aquí leyendo. La gente no empuja tanto.- baja la vista a lo que está leyendo.

-¿Puedes leer en un sitio como este?- se sube un poco encima de la barra para ver que lee.

La mira y se sonroja por su proximidad. Vuelva la vista al manga. Asiente.

-Impresionante.- se baja de la barra- Yo no podría.- le llaman- Te dejo.- se aleja un poco- Disfruta de la lectura.- va a atender al cliente.

——–

Yagami y Mina están paseando por el parque. Tienen una conversación divertida. Las dos ríen. Llegan a unos columpios. Se sientan en ellos.

-Me estoy divirtiendo mucho.- dice Kumi.

-Yo también.

Las dos se miran a los ojos. Reflejan alegría.

-Tienes unos ojos muy bonitos.- le dice Mina.

Kumi se sonroja y agacha la cabeza. Niega. Mina se levanta y se agacha frente a ella. Le coge la barbilla y hace que la mire.

-Es verdad. Los tienes. Yo no miento. No me gusta.- le acaricia la mejilla. Se vuelve a sentar.

-Eres muy buena.- habla con un poco de nostalgia.

-No mucho. Intento portarme bien con la gente que aprecio.

-Gracias.- vuelve a bajar la mirada.

-¿Por qué me las das? No hay porqué.- le sonríe- Gracias a ti por cuidarme.

-No ha sido nada.

-Tú también eres buena.- Kumi la mira extrañada- Es verdad. Sabes que no miento.

Se quedan en silencio. Mina mira las estrellas. Kumi el suelo. No saben de qué conversar. Se oye un ruido entre los arbustos. Las don se asustan. Mina intenta buscar al responsable. Sale alguien entre los arbustos. Se acerca lentamente a ellas. Se ilumina con la luz de la farola. Es un hombre joven. Parece que no se encuentra bien. Kumi está muy asustada. Busca el móvil. El hombre cada vez está más cerca. Tiene los ojos inyectados en sangre. Mina se levanta y se pone delante de Kumi muy despacio. Acelera la marcha. Corre hacia ellas.

——Fin del capítulo——

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Del cielo al infierno 8/10

  1. Pingback: Tina-senpai

  2. Pingback: Tina-senpai

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s