Del cielo al infierno 1/10

—–AKB48

Un lugar donde se encuentran dos mundos diferentes, contrarios. Por el día una hermosa y tranquila cafetería, por la noche un ruidoso y cañero bar nocturno. Este lugar es llevado y dirigido por dos hermanas también contrarias. Por la mañana, la más joven de las hermanas, joven alta y de rasgos delicados e inocentes. Por la noche, la mayor, una chica baja, con apariencia de niño y rasgos más bastos, una chica ikemen y cañera.

Son las 6:00 de la mañana, Minami, la mayor, no hace mucho que ha cerrado y está limpiando. Anna, la pequeña, acaba de llegar y está preparando para abrir para los clientes que van a desayuna.

A las 6:30 se prepara para abrir, Minami se despide de su hermana y se va. Al poco de abrir empieza a entrar los primeros clientes, los más habituales, no es normal que entren nuevos. Como son pocos, de momento está solo Anna.

-Buenos días Annin.- dice muy animada la clienta más habitual, Kawaei Rina, mejor amiga de Anna aunque Anna no vaya al instituto. Su amistad empezó en la cafetería.

-Buenos días Rina. Hoy vienes muy animada.- comenta contagiándose de su alegría.- ¿Ha pasado algo bueno?

-La verdad es que no.- dice después de pensarlo un poco.- Solo estoy contenta.

Anna ya le ha servido su desayuno de siempre.

-Bueno,- dice apurando el último trago de zumo.- me voy a clase, nos vemos más tarde.- le saluda y sale.

El día suele ser más aburrido, pero Anna nunca se aburre, siempre tiene algo que hacer o clientes que atender. A las 10:00 llega Ōba Mina, una de las empleadas de la mañana. Ayuda en todo a Anna. Se encuentra en el vestuario poniéndose el uniforme de trabajo. Termina, pone sus cosas en el casillero y sale saludando a Anna.

-Buenos días Jefa.- sobre ser mayor le gusta llamarle así porque sabe que le molesta.

-Buenos días Mina-san.- dice mirándole de reojo.

-¿La cafetera sigue hecha o la preparo?- pregunta queriendo ponerse al trabajo.

-Queda poco café, prepara otra. Voy a sacar más pasteles.- sale al almacén mientras dicta sus órdenes.

No tarda en llegar toda la clientela que para al descanso. También Rina. La otra ayudante llega un poco tarde, Kojima Haruna.

-Mina-san, ¿ya está el café?- pregunta nerviosa Anna al ver que se amontonan los clientes.

-Ya está, pásame la lista. Empieza a agilizar un poco el ritmo.

-¿Os ayudo mientras llegue Kojima-san?- pregunta Rina al ver a su amiga nerviosa.

-Me sabe mal, pero no puedo negar la ayuda. Luego te invito a lo que quieras y el almuerzo lo tienes gratis.- dice Anna entregándole un delantal.

-Ya hablamos de eso después.- coge el delantal y se lo pone ya en el otro lado de la barra.

Son las 11:15 y ya se han calmado las aguas. Haruna todavía no ha llegado. Rina se ha ido con la multitud a clase.

-¿Qué le habrá pasado? Normalmente avisa cuando no viene.- comenta Anna mirando el reloj de encima de la puerta.

-No coge el teléfono, ¿quieres que vaya a su casa?- Mina deja el teléfono y habla a Anna mirándola a los ojos.

-Cuando sepas algo avísame.

Mina sale casi corriendo, sin quitarse el uniforme. Llega a casa de Haruna y llama al timbre. No hay respuesta. Insiste.

-Haruna-san ¿estás en casa?- no para de llamar a la puerta.Comprueba si la puerta está abierta. Abierta. Duda un poco pero entra. -¿Haruna-san?- el piso está a oscuras. Busca algún interruptor.- ¿Haruna-san?- oye un ruido que sale de la cocina. Se asusta y cae sobre la pared- ¿Haru…

No llega a terminar de pronunciar su nombre al ver una sombra moverse dentro del comedor. Se queda callada todavía apoyada en la pared. Nota como su corazón quiere salirse del pecho. Ve como la sombra va hacia la dirección donde se encuentra.

—-

Anna sigue mirando preocupada el reloj que está encima de la puerta cuando entra una clienta. Es la primera vez que la ve. “Una clienta nueva” piensa más animada. La chica perece tener más edad que ella pero lleva uniforme escolar. Se sienta en la barra en frente de Anna.

-Buenos días, ¿qué quiere tomar?- intenta aparentar que todo va bien.

-Buenos días. No sé que hay, ¿me das una carta?- dice mirándola a los ojos, ojos con mirada profunda, y dedicándole una sonrisa gatuna.

-Claro.- se gira a cogerla y se la entrega.- Aquí tiene.- se apoya con ambos codos en la barra.

Ojea un poco la carta.

-¿Qué me recomiendas? Se ve todo muy rico.- muestra una sonrisa que la hace ver más joven de lo que parece.

-Pues…- se sube un poco encima de la barra poniéndose a la altura de la chica para poder ver mejor la carta.- Un capuccino con un trozo de pastel.

Levantan las dos la vista de la carta y se quedan a escasos centímetros la una de la otra. Mantienen la mirada, ninguna de las dos quiere apartarla.

-¿Y el pastel?- pone un codo sobre la barra y pone la mano debajo de la barbilla para apoyarse. -¿Qué sabores hay?- siguen manteniendo la mirada.

-De fresa, chocolate, nata, plátano, kiwi, multifrutas, vainilla, queso, manzana…- dice la lista como si la leyese si apartar la mirada de la chica.

-Hay mucho, ¿cuál te gusta más?- se acerca más, acortando la distancia entre las dos.

-Multifrutas.- dice notando que le falta el aire.

-Pues ese.- apoya su frente en la de la camarera y la mira más fijamente a los ojos.- Parece que ya te encuentras mejor.- le sonríe sin cambiar la posición.

“¿Qué tiene esta chica que me absorbe tanto?”

——Fin del capítulo—-

Advertisements
This entry was posted in AKB48 Fanfics, Fanfics, J-Pop Fanfics and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s